eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La otra cara de la Revolución de Terciopelo en veinte instantáneas

- PUBLICIDAD -
La otra cara de la Revolución de Terciopelo en veinte instantáneas

La otra cara de la Revolución de Terciopelo en veinte instantáneas

Una exposición fotográfica inaugurada hoy en el Palacio Lucerna de Praga muestra la otra cara de la Revolución de Terciopelo, esa que fue preámbulo de una década idílica de transición.

El proceso iniciado con la marcha estudiantil del 17 de noviembre de 1989 en el campus universitario de Albertov de la capital checoslovaca dio paso a un nuevo guión sin cortapisas, con dirigentes cercanos, sin convulsiones sociales ni caos y donde emprender era muy fácil y tener éxito más todavía.

"Un período de carnaval, capaz de lo mejor y lo peor. Grandes robos de pertenencia del Estado. Y, a la vez, libertad absoluta de realizar lo que uno no podía hacer antes", recuerda hoy sobre aquellos momentos especiales Pavel Hroch, autor de esta colección en blanco y negro.

La veintena de fotos capta esos momentos iniciales con cierto sabor festivo, como la amnistía decretada por el primer presidente democrático, el dramaturgo Vaclav Havel, así como los primeros negocios turbios de la joven democracia, como la venta del parque automovilístico de la jefatura del Estado.

"Entonces también lo vimos como un sueño, porque pensábamos que nos íbamos a morir en el comunismo. Nadie esperaba eso. Esperaban cierto ablandamiento, pero que esto se cayera, nadie lo esperaba", señala a Efe el fotógrafo, que entonces tenía 25 años y recorrió las calles de la capital checoslovaca con sus cámaras Pentax K1000 y Pentax LX.

En realidad, sí que hubo un días de incertidumbre, ya que el Ejército podía intervenir, pero los temores se disiparon en cuestión de semanas.

Y, después, con la perspectiva de los meses, "uno se dio cuenta que, de veras, pasó algo transcendental" cuenta Hroch, quien recuerda que a la gente de su generación le parecía un "chiste" poder ver en vivo a bandas como los Rolling Stones o Pink Floid.

Hroch recuerda la marcha ciudadana de aquel 17 de noviembre de 1989 por la Avenida Nacional y el miedo que la gente sintió "cuando cerraron a los participantes de la marcha y, en un momento, no se podía salir y era desagradable. La gente se caía o se empezaba a asfixiar".

"Y luego nos empezaron a pegar", relata sobre aquella marcha estudiantil duramente reprimida y que acabó desencadenando la caída del régimen comunista totalitario y los cambios democráticos.

Para él esa vivencia guarda un sentido especial ya que muchas de sus fotos (hizo en total unas 2.000 durante mes y medio) eran rápidamente reveladas y distribuidas por toda la ciudad y el país.

"Mis fotos las distribuíamos y pegábamos en todas partes. Y yo pensaba: 'A ver qué pasa' y 'Si logran reprimirlo'", ya que aún existía censura de la información que salía a provincias, recuerda.

Pero no hubo ninguna represión ya que "a la cúpula comunista le dio miedo", asevera.

Si hubo algo de aquellos días que sorprendió a Hroch y a muchos del "underground" y de la disidencia, fue "cuando en las listas (de candidatos en partidos democráticos) aparecían los colaboradores de la policía política. Para muchos fue una gran decepción y muchos fueron sorprendidos por esa cantidad de personas, que de alguna manera cooperaron".

Pero concluye: "Es muy difícil de juzgar, porque algunos fueron presionados".

La muestra está patrocinado por la Biblioteca Vaclav Havel, y tiene lugar en el Palacio Lucerna, donde estos días también se celebra un festival de cine relacionado con el 25 aniversario de los cambios políticos en el país.

La exposición será presentada el 20 de noviembre en el Museo Memoria y Tolerancia de México DF y luego en la Casa Cultural del Distrito de Tlalnepantla, que forma parte de la capital.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha