eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La Milana Bonita, el programa radiofónico que busca democratizar la cultura

La Milana Bonita empezó siendo un proyecto de radio que quiere crecer y lanzar una revista, a través de una campaña de micromecenazgo, que siga acercando la literatura a todo aquel que quiera participar del proyecto 

“La cultura debe salir del ámbito académico y bajar a la calle”

- PUBLICIDAD -
Los impulsores de esta iniciativa defienden que "la cultura debe bajar a la calle"

Los impulsores de esta iniciativa defienden que "la cultura debe bajar a la calle"

Hace unos años este grupo de amigos decidió crear su propio espacio de radio, dedicado especialmente a la literatura. En un mundo en el que el acceso a la cultura parece algo reservado a ciertas élites académicas, ellos se propusieron democratizar la literatura, haciendo de ella algo que pudiera llegar a todo el mundo.

Cuando eran alumnos de periodismo en la Universidad de Valladolid, decidieron montar este proyecto para poder coger práctica y experiencia. Enseguida se dieron cuenta de que en la radio de la facultad se hablaba de muchos temas: cine, fútbol, noticias de interés general… pero nadie lo hacía de literatura. Resolvieron apostar por ella, hacer algo diferente que consiguiera despertar el interés de sus escuchantes (como a ellos les gusta llamarlos). Y surgió La Milana Bonita, nombre que proviene de la novela Los Santos Inocentes, de Miguel Delibes. Al principio el programa se emitía desde la radio de la facultad, pero un tiempo después compraron las herramientas y equipo necesarios para poder montar su propio estudio y empezaron a retransmitir desde casa.

Cada semana la dedicaban a analizar un libro diferente, el primero lo dedicaron a La Metamorfosis de Kafka. La  Milana Bonita se caracteriza por ser un programa que pertenece tanto a sus directores, como a su público. Entre todos eligen cuál va a ser el libro del que se va a hablar.

Víctor Gutiérrez, uno de los impulsores de este espacio, nos asegura que el objetivo principal de esta iniciativa es “fomentar la lectura”. El programa radiofónico va ya por su sexta temporada, tiene seguidores en todas partes del mundo y las descargas de sus "podcasts" aumentan año tras año. Víctor, junto a Nacho Pillonetto y Eduardo Martín, han decidido ahora que quieren agrandar este proyecto y han lanzado una campaña de crowfunding, a través de la plataforma Indie Gogo, que “a ratos nos convence, y a ratos nos deja de convencer” dice Víctor. "El objetivo es lograr reunir 1000 euros para poder lanzar una revista en papel que apoye y desarrolle los contenidos del programa.", nos cuenta. La campaña fue lanzada a mediados de abril y aún poco más de un mes por delante para poder conseguir su objetivo.

En Milana Bonita se habla tanto de literatura de actualidad como de los grandes clásicos que todos hemos leído alguna vez. Ilustración de Francisca Aleñar

En Milana Bonita se habla tanto de literatura de actualidad como de los grandes clásicos que todos hemos leído alguna vez. Ilustración de Francisca Aleñar

La revista contará con tres secciones: una de creación literaria, que aspira a ser “un altavoz para dar a conocer a escritores jóvenes que están empezando”; otra de actualidad, en la que se incluirán reseñas de libros que pueden mandar los propios escuchantes y lectores; y otra de periodismo “gonzo”, que pretende incluir colaboraciones de periodistas y escritores, más o menos destacados, tanto del panorama nacional como del internacional. Y es que La  Milana Bonita cuenta con muchos seguidores también en el continente latinoamericano, “tenemos seguidores en México, Colombia y Argentina que ya nos han preguntado por la tirada de la revista. Una chica nos propuso poder imprimirla allí en caso de que decidiéramos distribuirla en esos países para así ahorrar costes”, nos cuenta Víctor.

“Además nos escuchan muchos españoles desde todas partes de Europa, emigrados por trabajo que buscan cosas de casa”, añade el periodista.  “Queremos desarrollar un proyecto común, que la revista pertenezca a todos los escuchantes y a todos aquellos que quieran participar de él”.

“Por 3€ te mandamos la revista a casa y por 15€ puedes formar parte del consejo de edición de la misma, por ejemplo. Con este tipo de financiación lo que buscamos es que las revistas se puedan pagar de antemano para poder así imprimirlas una vez que ya tengamos una idea de cuántos ejemplares "tirar". La revista se mandará a casa de las personas que la soliciten y los ejemplares que sobren irán a parar a bibliotecas, organizaciones y universidades. No buscamos lucrarnos con este proyecto. Lo que buscamos es lo que pretendíamos hace seis años cuando decidimos lanzar el programa de radio: poder acercar la literatura a la gente.” Víctor lo tiene claro, este es un proyecto que no aspira a ser un negocio, sino un medio que sobrevivirá gracias a las ganas e ilusión de toda la gente que quiera formar parte de él, creando así una gran comunidad literaria.

"Letras escritas en las ondas"

"Letras escritas en las ondas"

“Estamos muy contentos y nos da mucha alegría ver que la campaña está yendo bastante bien. Aún quedan muchos días por delante y creemos que sí que podremos llegar al objetivo de conseguir esos mil euros que nos ayuden a impulsar esta iniciativa” comenta con respecto a la evolución de la campaña de crowfunding. “Está teniendo muy buena recepción, no es una idea que nazca de la nada. Somos honestos y eso la gente lo sabe. Lo bueno de este proyecto es que todo el mundo puede colaborar, que todo el mundo puede sentirse parte de él”, añade Gutiérrez.

La Milana Bonita no es sólo un programa de radio, hay mucho más: encuentros, conferencias, charlas en institutos y muchas actividades que sólo pretenden acercar el mundo de los libros, de la literatura, a la gente. “La cultura debe salir del ámbito académico y bajar a la calle” defienden los impulsores de este proyecto.

“Considero que la política cultural en este país es errónea. La mayoría de los autores literarios están canonizados, parece que la cultura es algo que sólo pertenece a las élites. La cultura es algo que debería democratizarse y normalizarse mucho más. Hay obras que están demasiado idealizadas y dan miedo al lector, El Quijote es un ejemplo de ello. La cultura tiene que bajar a los bares” concluye Víctor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha