eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Más allá del cine: la desconocida faceta plástica de Bigas Luna

- PUBLICIDAD -
Los mitos de Auladell, último Premio Nacional de Cómic, llegan a València

Los mitos de Auladell, último Premio Nacional de Cómic, llegan a València

La exposición "El 'otro' Bigas Luna" muestra en Zaragoza la primera aproximación global a la totalidad de las prácticas artísticas del cineasta catalán y que fueron su faceta más desconocida.

Creador de una veintena de películas, entre ellas "Jamón, jamón", "La teta y la luna" y "Yo soy la Juani", Bigas Luna (1946-2013) decía considerarse "más que como director de cine, artista" y, de hecho, su dedicación a las artes plásticas fue más intensa que accidental.

"Era una persona con una capacidad creativa inmensa, hiperactiva. Pero necesitaba algo tangible, ya que el cine decía que era algo como virtual, que no se podía tocar", apunta la comisaria Raquel Medina en la presentación de la exposición "El 'otro' Bigas Luna" en el zaragozano Museo Pablo Serrano.

Surgen así los dibujos sobre papel envejecido, los guiones cinematográficos (en paquetes o como fondo de pinturas), los anti-muebles, los collages fotográficos o las grandes lonas que pintó en su última etapa, envejecidas a la intemperie de su huerto y alteradas deliberadamente por la tierra y los elementos naturales.

"Siempre se escapa de lo corriente, y no es porque busque ser original para vender más, ya que su trabajo era el cine y él no vivía de esto. En todo momento pintaba para él mismo por lo que su obra nos da una imagen verdaderamente auténtica del personaje", puntualiza la comisaria de esta exposición, que reúne un centenar de obras de la vasta producción del creador.

Un territorio íntimo que se muestra por ejemplo en su serie "Anfang", donde une sus anotaciones de rodajes mediante alfileres, dando lugar a una verdadera obra biográfica. Para Medina, "una manera de unir su trabajo y su vida con la creación".

Pero fue la fotografía la técnica que primero cautivó al polifacético artista. Prueba de ello son los montajes fotográficos realizados en tierras monegrinas durante el rodaje de "Jamón, jamón" o la serie "A fior di pelle", a partir de imágenes eróticas manipuladas.

Descubre la exposición que durante su infancia, Bigas Luna padeció una enfermedad infecciosa (paratifus) que trataba bebiendo leche en porrón, lo que desencadenó la utilización artística de la imagen de la leche y los alimentos, pero también la relación del pecho femenino con la leche, añade la comisaria.

"La comida y el sexo, junto con la espiritualidad, simbolizan mi vida y mi creación", recoge una de las frases del cineasta que documentan la muestra y que ayudan a comprender un poco esta obra tan personal en la que se mezclan rostros, ojos o senos bajo el omnipresente leitmotiv de la naturaleza.

"Él no usaba pinceles al uso: utilizaba cañas, hojas, ramas, calçolts... Algo que daba como resultado dibujos primitivos", analiza Medina, autora también del libro "El otro Bigas Luna, la seducción de lo tangible", que agrupa las obras seleccionadas de su inédita colección particular y cedidas por su viuda, la zaragozana Celia Orós.

Porque Bigas Luna mantuvo una estrecha relación con Aragón y con su capital, donde el artista dejó un gran legado como director artístico del emblemático cabaré "El Plata" y como promotor de la actual ubicación de la Virgen del Pilar en la ofrenda de flores en las Fiestas del Pilar, en el centro de la plaza y rodeada por un espectacular manto.

"El 'otro' Bigas Luna" se podrá visitar en el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano de Zaragoza hasta el 10 de diciembre, cuando continuará su andadura hacia otras ciudades españolas con el objetivo de acercar al público la cara más desconocida del enigmático cineasta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha