eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Un diplomático chileno conservador intentó salvar al poeta Miguel Hernández

- PUBLICIDAD -
Un diplomático chileno conservador intentó salvar al poeta Miguel Hernández

Un diplomático chileno conservador intentó salvar al poeta Miguel Hernández

El diplomático chileno Germán Vergara Donoso hizo "todo lo que pudo" para salvar de la cárcel al poeta Miguel Hernández, a quien conoció tan solo una tarde en la Embajada de Chile en España en septiembre de 1939.

El político chileno intentó evitar la condena del republicano, a quien un tribunal franquista sentenció a la pena capital (conmutada posteriormente por 30 años de presidio), y se ocupó económicamente de su esposa y su hijo con periódicos envíos de 200 pesetas, una suma considerable para la época.

"Vergara Donoso tuvo un comportamiento ejemplar con Miguel Hernández. Merece ser conocido y recordado por eso", dijo hoy a Efe el historiador español Mario Amorós.

La solidaridad de Vergara Donoso con el autor de "El rayo que no cesa" y su familia, a quien ayudó a subsistir durante algunos años, quedó plasmada en una serie de cartas inéditas que fueron descubiertas en 2015 por Amorós tras bucear en el archivo del diplomático chileno en Santiago de Chile.

Se trata de once misivas manuscritas que el poeta envió entre junio de 1939 y enero de 1942 a Vergara Donoso, quien en esa fecha era el encargado de negocios de la Embajada de Chile en España.

En ellas queda patente, según Amorós, la "humanidad" y la "ayuda capital" que este político chileno brindó al poeta, con quien no tenía ninguna relación personal.

Los escritos permanecen guardados en el Archivo Nacional de Chile entre los documentos que fueron donados por la familia de Vergara Donoso tras su muerte, en los años ochenta.

Desde las cárceles españolas y con una letra redonda como de escolar, Hernández agradece en varias ocasiones la colaboración del diplomático, además de solicitar que le ayude para ponerse en contacto con Pablo Neruda o buscar una salida a su encarcelamiento.

"Querido tío (sic) Germán: El parentesco y la necesidad me fuerzan a pedirle una nueva ayuda. La necesito. No sé si le parecerá insolencia mi franqueza: creo que su comprensión profunda de mi situación hará que no le parezca tanto", escribió el poeta en enero de 1940 desde la prisión madrileña del Conde de Toreno.

El 28 de febrero, en un pequeño papel de libreta redactó otra carta en la que le agradeció la ayuda económica que periódicamente enviaba a su esposa, Josefina Manresa, y a su hijo, quienes se encontraban en "la más extrema miseria".

"Querido tío Germán: (...) siento no poder darle una franca demostración de mi reconocimiento por sus constantes atenciones. Hoy lo hago como puedo. Sepa no olvidaré nunca su amistad familiar. En mi situación, la siento como una doble prueba de afecto, que necesito para no verme solo y comprobar que no todo es mezquindad en esta vida", manifestó.

Germán Vergara Donoso fue un conocido político chileno conservador nombrado embajador y canciller en varias ocasiones de quien, sin embargo, hasta que estas cartas fueron descubiertas se ignoraba su dimensión humanitaria en este caso.

"Pensar que un político chileno que seguramente era de una estirpe muy conservadora ayudara a una familia española que estaba sufriendo sin preocuparse por sus ideas políticas me parece muy notable", destacó hoy en declaraciones a Efe la directora del Archivo Nacional de Chile, Emma de Ramón Acevedo.

A pesar de los intentos de Vergara Donoso por mediar en la situación, en marzo de 1942 -hace 75 años-, Hernández murió de tuberculosis, una tragedia que la viuda comunicó al diplomático chileno mediante una carta que también se conserva en la actualidad.

"Puedo decir que Miguel Hernández fue muy amigo mío, aunque sólo le pude ver una vez, pero eso fue suficiente para comprenderle y quererle, además de la admiración que sentía por su obra de poeta y escritor. Tuvimos amigos comunes, sus cartas al "querido tío" las guardo como afectuosos recuerdos", contestó el político chileno a Josefina Manresa.

Años después, en un semanario chileno, Vergara Donoso aseguró que mientras Hernández estuvo preso recibió avisos de diversas personas, entre ellas Pablo Neruda, sobre la situación del poeta español "junto con el encargo" de ocuparse de él.

"Hice todo lo que tuve en mi mano por evitar su condena", confesó.

"Vergara Donoso ayudó al poeta por humanidad. La sociedad debería conocer el comportamiento extraordinario que tuvo este político chileno", enfatizó Amorós.

Según el autor de la biografía "Neruda, príncipe de los poetas", el hallazgo de estas cartas, que fueron publicadas en la revista española Tiempo en 2015, refleja la "humanidad del poeta", así como sus firmes "convicciones políticas".

"Miguel Hernández da a entender en los escritos que tuvo ofrecimientos de autoridades de la dictadura franquista para salir de la cárcel si se echaba atrás en sus ideales políticos", explicó el historiador y periodista español.

Sin embargo, quien fue uno de los más grandes poetas españoles de los años 30 prefirió cambiar la libertad por la fidelidad a ese compromiso que expresó en los furiosos versos de "Viento del pueblo" que escribió durante la Guerra Civil.

"En las cartas encontramos reflejos de sus profundas convicciones políticas republicanas", concluyó Amorós.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha