eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La electrónica vence a la resaca en el segundo día de Tomorrowland Brasil

- PUBLICIDAD -
La electrónica vence a la resaca en el segundo día de Tomorrowland Brasil

La electrónica vence a la resaca en el segundo día de Tomorrowland Brasil

Algunos siguen durmiendo y otros todavía no se han acostado cuando abren por segundo día en Brasil las puertas del festival belga "Tomorrowland" (La Tierra del Mañana) y en menos de tres horas el festival consigue vencer la resaca que amenaza con conquistar a los más holgazanes.

Al otro lado del arco iris inflable, bajo el que el jueves se apelotonaban miles de fans locos por comenzar a bailar, el cansancio hizo sus estragos, aunque los rayos de sol que se sintieron esta mañana no dejaron descansar a más de uno que, desesperado, buscaba un poco de sombra bajos los árboles.

Aunque ya es otoño, el clima brasileño le saca ventaja al belga, como exclama a Efe la inglesa Lisa Pucker, de 20 años, mientras se prepara para volver a la fiesta.

La joven, que estuvo en las versión belga del festival, recalca que en el país suramericano "se baila mucho más y es mucho más interactivo, aunque también es más pequeño". Y agrega: "pero tengo que admitir que la comida estaba más rica allá".

Por su parte, la argentina Paula Caruso, de 25 años, asegura que su grupo fue de los primeros en llegar y explica que "el jueves fue el día más importante" por la fiesta de apertura, a la que, según dijo, "entramos todos los países juntos cantando nuestras canciones".

El cámping, que aloja a 30.000 personas de una veintena de nacionalidades, se ha convertido en todo un campamento internacional, por el que desfilan gentes sumergidas en un ambiente de lo más Woodstock.

El espíritu hippie contrasta con la cantidad de servicios reunidos en la calle principal, que da acceso a las cuatro áreas de descanso -que van desde carpas a chalés- y que incluye puestos de comida, salón de belleza, un mercadillo de ropa y un espacio para masajes.

Pero los altos precios están vaciando los bolsillos más rápido de lo que muchos esperaban, afectando a los comerciantes como Alexandre Pérez, quien reclamó que el sistema de Token (la moneda oficial del Tomorrowland) no funciona en Brasil: "aquí estamos acostumbrados a pagar en parcelas y este método nos está hundiendo", dijo.

Mientras tanto, cerveza en mano, bandera en la espalda y disfraz enfundado, millares de personas comienzan a inundar las pistas de baile de la Hacienda Maeda, en el municipio de Itú, a unos 100 kilómetros de Sao Paulo, donde se celebra la primera edición latinoamericana del festival.

Tras la tríada de disyóqueis formada por Hardwell, Afrojack y Steve Aoki, que tiñeron con su electrónica los 1,2 millones de metros cuadrados del recinto, Tomorrowland Brasil recibirá al holandés Armin van Buuren.

El "rey del trance", nominado a un premio Grammy, es uno de los pesos pesados de la cita sónica, donde pinchará ante un público que espera sin rodeos las pistas de "Imagine", el álbum de estudio que lo lanzó en 2008 a todas las listas de éxitos.

Antes de Van Buuren, saltará al palco principal el "electro house" de los hermanos belgas Dimitri Vegas & Like Mike, que están trabajando en su nuevo disco mientras sueñan con tocar con Eminem.

Hardwell volverá a repetir sesión, pero desde uno de los escenarios menores, al que su discográfica -Revealed Records- da nombre, tras conquistar ayer el podio de "El libro de la sabiduría", que corona el palco más importante.

Doce horas más de música que sumergirán al cuento de hadas de "La Tierra del Mañana" en el océano de la electrónica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha