eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La explosión de la taquilla china margina aún más al cine independiente

- PUBLICIDAD -
La explosión de la taquilla china margina aún más al cine independiente

La explosión de la taquilla china margina aún más al cine independiente

Son buenos momentos para el cine comercial en China, pero los peores para el independiente, que se ha visto más marginado que nunca por la explosión de la taquilla que ha registrado el país este año, convirtiéndose en líder mundial.

La taquilla en China es de los superhéroes como "Los Vengadores", a quienes un espectador puede ver este fin de semana en hasta ocho pantallas en un mismo cine, mientras una película como "Red Amnesia", del renombrado director Wang Xiaoshuai ("Beijing Bicycle"), tan sólo logra proyectarse en una sala a primera hora de la mañana y a última de la noche.

"Vemos muchas películas basura triunfando... Pero la gente también necesita ver filmes de calidad, no sólo los convencionales", denunciaba el director en un reciente encuentro con la prensa en el que pedía "mayor espacio" para las producciones de autor que, en su opinión, pasan por su peor momento.

Wang no tuvo una oportunidad "real" para que se viera su último trabajo, considera en unas declaraciones a Efe la cineasta Vivian Qu, productora del thriller "Black coal, thin ice", de Diao Yinan y ganadora del Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín de 2014.

En China, explica, el Gobierno no establece cuotas en los cines para limitar el número de proyecciones que puede tener una sola película, como sí hacen otros países, por lo que cintas que dan dinero "fácil" como "Transformers" ahogan hoy más que nunca al cine independiente.

"El dinero nos rodea en China, pero no llega a nosotros. Los creadores de cine independiente nos centramos en la calidad y en el arte. Los productores, las grandes compañías, los cines, que son quienes eligen qué poner, sólo piensan en hacer dinero rápido", dice Qu, justo antes de marcharse al Festival de Cannes ya en marcha.

De ahí que el éxito de la taquilla en China, líder mundial en febrero por primera vez por encima de Estados Unidos, con una recaudación de 650 millones de dólares gracias a producciones "comerciales", haya arrinconado "todavía más" al cine de autor independiente, asegura.

Qu deja a un lado los trabajos que no pasan la censura del gobierno comunista, y que nunca llegan a ver la luz en China -aunque suelen recibir buena acogida en el exterior- y se centra en aquellas creaciones que logran entrar en el mercado, como la de Wang.

"Creo que el debate que ha abierto es bueno. Wang no tuvo problemas de censura, hicieron mucha publicidad y promoción, y sólo consiguieron el 1 % (de las 24.000 salas de cine con las que cuenta China)", comenta la directora de películas como "Trap Street", que compitió en el Festival de Gijón (España).

Y hasta que haya 40.000 salas, añade, la oportunidad seguirá sin estar para los creadores, según le comentaron en un encuentro reciente las autoridades encargadas del sector, que ven una prioridad en recaudar fondos.

La dificultad para encontrar un espacio en el que mostrar sus trabajos provoca que "no exista" una industria de cine independiente capaz de arrancar en el país.

"El mayor desafío al que nos enfrentamos es que no hay una cadena de trabajo. No puedes pedir dinero para subvencionar tu película y no poder devolverlo, porque no tienes forma de enseñar tu filme. No es justo. Tiene que haber una industria sana", reclama Qu, quien también comenta el problema de los festivales: los oficiales, hasta "arriba de dinero" pero con poca calidad, y los independientes, sufriendo para poder celebrarse.

Para otros creadores como ella, las consecuencias de la "poca" calidad de las películas que acaparan las salas y en las que no tiene cabida una historia como la de "Red Amnesia", sobre la Revolución Cultural, "tendrá consecuencias graves en el futuro".

"No hay cultura", denuncia Wang Xianmin, profesor de la prestigiosa Academia de Cine de Pekín y organizador del festival de cine chino independiente, quien ha sufrido en primera persona las dificultades para promocionar el cine de autor en el país en los últimos años, con incremento de la represión que llevó en 2014 a que las autoridades cancelaran el festival de cine independiente de Pekín.

No obstante, Wang recuerda a Efe que este tipo de arte en China siempre ha atravesado por una época complicada: "No es posible esperar que una cosa creativa, crítica, sea vista por mucha gente. Tampoco creo que sea malo que menos personas acaben viendo las creaciones buenas. Ha funcionado siempre así".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha