eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Una exposición recuerda a Jean Dubuffet en el 30 aniversario de su muerte

- PUBLICIDAD -
Una exposición recuerda a Jean Dubuffet en el 30 aniversario de su muerte

Una exposición recuerda a Jean Dubuffet en el 30 aniversario de su muerte

Con motivo del treinta aniversario de la muerte de Jean Dubuffet, la galería Guillermo de Osma le dedica una exposición antológica en la que se podrán contemplar 36 obras, entre pinturas y dibujos, que recorren toda su trayectoria artística.

La exposición, que abrirá sus puertas el jueves día 28, está organizada en colaboración con la galería Marc Domènech de Barcelona y es la primera de Dubuffet realizada en una galería de arte de Madrid.

El recorrido por la muestra comenzará con obras fechadas en el año 1944 y finalizará con una pintura de 1984, cubriendo así un abanico amplio y representativo de la variada producción que Jean Dubuffet realizó en el transcurso de cuatro décadas.

Algunas de las series más conocidas de su trabajo artístico, como Portraits, Assemblages d'Empreintes, Matériologies, Texturologies, L'Hourloupe, Parachiffre, Partitions, Psycho-sites y Non-lieux, configurarán en el discurso de esta exposición.

Un número importante de las obras exhibidas han sido cedidas por coleccionistas públicos y privados, como la Fondation Dubuffet de París, el Museé Granet de Aix-en-Provence y la Fondation Jean et Suzanne Planque de Lausana.

Jean Dubuffet (Le Havre,1901-París,1985) está considerado como uno de los artistas más importantes de la segunda mitad del siglo XX y, uno de los últimos grandes artistas franceses de una larga saga que empezó en el siglo XVIII.

Nacido en el seno de una familia de comerciantes de vino, Jean Dubuffet se interesó por el mundo del arte desde muy joven, como él mismo describió en su autobiografía: "Todo se puede aprender si uno se aplica a ello con perseverancia. Así que decidí abrazar la profesión de artista".

A pesar de entablar contacto con artistas como Masson, Léger y Gris, sus dudas sobre los valores de la cultura le alejan inicialmente del mundo del arte. Después de unos años de juventud llenos de vicisitudes, en los que se debate entre este mundo y el negocio familiar, en 1942 decidió finalmente dedicarse de lleno a la carrera artística.

Esta época inicial, marcada por una visión del mundo amarga y existencialista, es precisamente la etapa en la que, a consecuencia de su fuerte posicionamiento anticultural, se interesó por las producciones creativas de los enfermos mentales, así como aquellas realizadas al margen de la oficialidad artística que bautizó con el término de Art Brut.

Después de sus viajes a Argelia y al Sahara y la realización de un conjunto de obras de temática árabe, empieza a finales ya de los años 50 las series Texturologies y Matériologies.

Con ellas se sumerge en el tema del mundo de la materia y utiliza diversos elementos biológicos partir de los cuales crea una serie de obras que se acercan al informalismo imperante en la época.

A partir de los 60 con las famosas series Paris Circus y L'Hourloupe, su obra se llena de color y de una vitalidad casi delirante. "Quiero que mi calle resulte una locura, que el pavimento, las tiendas y los edificios entren en una danza enloquecedora, por este motivo deformo y distorsiono los contornos y los colores", afirmaba entonces el artista.

La última serie que pintó, recibió el título de Non-lieux. En su autobiografía describía las obras que pertenecen a este conjunto como "pinturas que no aspiran ya a representar el mundo, sino su incorporeidad, la nada, espectralmente poblada de los fantasmas que proyectamos".

Con motivo de la exposición se ha publicado un catálogo con textos de Jean Planque y Florian Rodari y en el que están reproducidas todas las obras exhibidas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha