eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Las madres benedictinas animan a los ciudadanos a hacer el bien con sencillez

- PUBLICIDAD -
Las madres benedictinas animan a los ciudadanos a hacer el bien con sencillez

Las madres benedictinas animan a los ciudadanos a hacer el bien con sencillez

Las once hermanas que conforman la orden de Santa Cruz de Sahagún (León), premiadas por su labor hospitalaria y de atención a los peregrinos en el Camino de Santiago, han instado a los ciudadanos a que, como ellas, hagan el bien con sencillez, especialmente en estos momentos de dificultades económicas.

La abadesa, sor Anunciación, ha explicado que esa ha sido la máxima de esta orden, fundada en 1546, además de la premisa de servir a quienes acuden a su monasterio ubicado en Sahagún, en el que continúan "las puertas abiertas".

Sor Anunciación ha hecho estas declaraciones durante el acto de entrega del VIII Premio Diario de León al Desarrollo Social y de los Valores Humanos que le fue concedido el pasado 22 de octubre a las madres benedictinas de este monasterio de la Santa Cruz de Sahagún y que ha presidido el jefe del Ejecutivo castellanoleonés, Juan Vicente Herrera.

Los integrantes del jurado destacaron por unanimidad en su acta la labor de esta orden religiosa "por su indudable contribución al desarrollo social de los valores humanos".

El jurado que otorgó el galardón estuvo compuesto por el presidente de Diario de León, José Luis Ulibarri Cormenzana; la consejera de Diario de León, Adriana Ulibarrri Fernández; el rector de la Universidad de León, José Ángel Hermida; el procurador del común, Javier Amoedo, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción Rodríguez.

También formaron parte del mismo el presidente de la Audiencia Provincial de León, Manuel García Prada; el rector de la Basílica de la Encina, Antolín de Cela, y el director de Diario de León, Joaquín Sánchez Torné, que actuó como secretario.

El presidente de Diario de León, José Luis Ulibarri, ha abierto el acto de entrega de estos premios que comenzaron a otorgarse en 2006, con un recuerdo a los seis mineros fallecidos en el accidente de la mina del Pozo Emilio el pasado 28 de octubre en León.

Ha recordado que estos premios debían haberse celebrado el pasado 30 de octubre, pero fueron pospuestos a raíz del accidente que segó la vida de seis trabajadores.

En esta línea, ha afirmado que León debe seguir luchando por mantener en funcionamiento el sector del carbón, "al menos hasta que se le dote de alternativas reales".

Ulibarri también ha recordado la labor de las madres benedictinas, que han ayudado durante siglos, "mucho antes de que se hablase del estado de bienestar", a crear "una sociedad mejor" y "un mundo menos desigual".

Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León y del PP autonómico ha afirmado que tuvo el privilegio de sentir en primera persona la hospitalidad de las madres benedictinas durante su peregrinación por la ruta jacobea.

Ha invitado, además, a que los valores humanos y de hospitalidad continúen estando "en alza", especialmente en estos momentos en los que "la larga y dura crisis" ha hecho daño a tantas familias.

Desde el siglo XVI, las madres benedictinas han atendido a los peregrinos del Camino de Santiago y a la población de su entorno en el monasterio de la Santa Cruz, donde también gestionan desde hace años el Museo de Sahagún.

El monasterio data del año 1546, cuando fue fundado por voluntad y gracias a las donaciones de doña María Antonia Enríquez Orense y siempre estuvo bajo la tutela del abad de San Benito hasta que en 1835 las leyes de desamortización de Mendizábal expulsaron a los monjes.

Desde ese momento, no sin muchas dificultades, el monasterio tuvo que buscar nuevos protectores entre los ciudadanos de Sahagún.

Las monjas de este monasterio, once en la actualidad, son de carácter contemplativo, es decir, no toman parte activa, directa y visible en las tareas apostólicas y sus actividades se desenvuelven, habitualmente, en el ambiente silencioso del recinto monacal.

Atienden su refugio de peregrinos y también velan por el monasterio de la Santa Cruz, que lograron restaurar en su totalidad con medios propios, y elaboran sus apreciados dulces, entre los que destacan los amarguillos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha