eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"La mirada de Chapman", una novela desde la rabia de 25 años de policía

- PUBLICIDAD -
"La mirada de Chapman", una novela desde la rabia de 25 años de policía

"La mirada de Chapman", una novela desde la rabia de 25 años de policía

"La mirada de Chapman" es la quinta novela del escritor y policía nacional Pere Cervantes y su segunda narración en el género negro, en la que el autor ha volcado todo el "vinagre" y la "rabia" acumulada en 25 años de profesión, cansado de comprobar la injusticia que sufre la víctima del delito.

Una novela en la que, además, Cervantes quiere hacer partícipe al lector de algo que el propio escritor tiene claro: nuestra sociedad sufre de psicopatía, de esas conductas un tanto psicópatas que cada uno ve en su jefe, en su compañero de trabajo e incluso en su pareja sentimental.

Así resume Cervantes a Efe su novela (Ediciones B), que acaba de salir a la venta y en la que da continuidad a los protagonistas de su antecesora, la titulada "No nos dejan ser niños", el inspector jefe Roberto Rial y la oficial de policía María Medem.

Como la anterior, la trama se desarrolla en Menorca, el lugar "en el que no me dejan vivir", confiesa Cervantes. "Escribir sobre ella, es como vivir allí", remarca el policía y novelista, que cada año viaja a esta isla misteriosa y cargada de historia para documentarse pero, sobre todo, para sacarse la espinita de no disfrutar de ella los 365 días del año, como sería su deseo.

Son los mismos protagonistas, pero han dado el mismo giro que su autor. Porque a Pere Cervantes y a Roberto Rial ya no les importa ser políticamente "incorrectos" y por eso han sustituido en el nuevo libro la "cabeza" por las "entrañas", siempre desde la "empatía" con la víctima de alguien que viste el uniforme azul de policía desde hace un cuarto de siglo.

"La mirada de Chapman", cuya trama central narra el atroz asesinato del hijo de un reconocido editor y de otros participantes en la primera Semana Negra de Ciudadela, es "totalmente reivindicativa". Permite al autor utilizar al inspector jefe Rial para reivindicarse a sí mismo.

Así, ha volcado en Rial lo que al escritor y agente le gustaría hacer para no contradecir su propia identidad. Por eso, el inspector, antes comedido y casi sumiso a sus superiores, ahora es consciente de que, además de llevar placa, es persona.

Hartos de la hipocresía social, Cervantes y Rial no renuncian a la justicia de verdad, a veces alejada de la de los tribunales,y escupen -Cervantes en su papel de escritor y Rial en el de investigador de crímenes- la "bilis" que en la anterior novela se aguantaron.

Pere Cervantes (Barcelona 1971) está satisfecho con el resultado de su nueva novela porque ha sido "fiel al escritor y al policía" y porque ha puesto al servicio de la trama su experiencia profesional, pero no desde la distancia, sino de lo que él interiormente ha sentido en cada uno de sus servicios en el cuerpo.

Hay subtramas en la novela con temáticas muy actuales, como los secuestros internacionales de niños y, por supuesto, las historias personales de sus protagonistas, como la lucha de la oficial María Medem por conseguir la custodia de su hijo.

La novela tiene un final cerradísimo, dice a Efe su autor, que desvela el porqué del título: la última fotografía de John Lennon poco antes de morir a manos de Mark David Chapman cambiará la vida de Roberto Rial para siempre.

Una fotografía captada en el momento en el que Chapman pide un autógrafo al antiguo miembro de los Beatles y que recoge la mirada del asesino admirando a su presa. Solo sabe que Lennon va a morir cuando él quiera. Roberto lo ve claro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha