eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

LOS DISCOS DE LA SEMANA

Por qué Kendrick Lamar ya está a la altura de los más grandes del rap

Lamar lanza DAMN, un disco en el que aborda temas como el orgullo, la lealtad o Dios, ejerciendo a la vez de cronista de EEUU con alusiones a Trump

Además, esta semana hablamos del recopilatorio de Alice Coltrane y los nuevos trabajos de Arto Lindsay, Kreidler, -M- / Toumani Diabaté / Sidiki Diabaté / Fatoumata Diawara, Oiseaux-Tempête y The New Pornographers

- PUBLICIDAD -

Kendrik Lamar

DAMN
Interscope / Universal
RAP
9/10

Drake podrá vender discos como churros, Kanye West dominará la agenda mediática como nadie, pero el rapero que verdaderamente soporta sobre sus hombros la tradición musical afroamericana es Kendrik Lamar. El de Compton -que de casta le viene al galgo- ha aceptado el órdago y responde a las expectativas generadas por el monumental To Pimp a Butterfly con otro trabajo capital. Y van dos cuando aún no ha cumplido treinta años.

Mucho se ha hablado de este disco antes de ver la luz, de la posible ruptura de Lamar consigo mismo, de su creciente interés por el sonido trap, la más que probable aparición de estrellas invitadas devolviéndole los muchos favores que ha prestado en los últimos años, o incluso de la existencia de un doble álbum (otro) de publicación inminente.

A la hora de la verdad, los cambios en DAMN tienen un carácter más cosmético que otra cosa. Las producciones -que firman principalmente Sounwave y el “misterioso” Bëkon, más conocido por su alias Danny Keyz- efectivamente apuestan por un sonido electrónico, sintético, contemporáneo, en perjuicio del clasicismo de To Pimp a Butterfly.

Para darle forma, Lamar echa mano junto a los dos productores citados de un larguísimo listado de invitados, entre los que destacan Kamasi Washington, James Blake, Thundercat, el productor de Adele, Greg Kurstin o los dos cameos de los que todo el mundo habla a estas alturas: Rihanna, en la que posiblemente sea la canción más comercial y cercana al r’n’b del disco ( LOYALTY) y U2, en un tema, XXX, en el que la balanza se inclina claramente del lado de Lamar y la colaboración de los irlandeses entra en el terreno de lo anecdótico.

Pero cuestiones de estilo al margen, pocas cosas parecen haber cambiado en el universo de un Lamar ambicioso –esos títulos en mayúsculas refiriéndose a conceptos como el orgullo, la lealtad, el miedo o Dios- que no reniega de su faceta de cronista del EEUU contemporáneo entre referencias a la violencia en las calles y el ascenso al poder del actual presidente, Donald Trump.

Alice Coltrane

The Ecstatic Music of Alice Coltrane. Turiyasangitananda
LuakaBop / Popstock!
JAZZ
9/10

Luaka Bop, la discográfica fundada por David Byrne en 1988, es una de las principales responsables de la progresiva aceptación de las músicas del mundo en Occidente, ayudando a popularizar la carrera de artistas como Tom Zé, Os Mutantes o William Onyeabor mediante series como Brazil Classics, World Psychedelic Classics o Adventures in Afropea. Anuncian ahora una nueva colección que lleva por título World Spiritually Classics y su primer volumen es este recopilatorio de Alice Coltrane.

La idea de esta nueva serie es publicar trabajos en los que lo musical y lo espiritual vayan de la mano, y pocos artistas han trabajado esa línea como la viuda de John Coltrane. A partir del fallecimiento de su esposo, en 1967, y hasta su muerte, en 2007 a los 69 años de edad, Alice Coltrane se convertiría a la religión hinduista, adoptando el nombre de Turiyasangitananda y dando un brusco viraje a su carrera vinculado a esa nueva faceta espiritual.

Este recopilatorio elaborado con la colaboración de sus descendientes a partir de las grabaciones originales remasterizadas por Baker Bigsby, recoge grabaciones registradas entre 1982 y 1995 a partir de cuatro cintas: Turiya Sings, Divine Songs, Infinite Chants y Glorious Chants. Son piezas en las que el protagonismo pasa del arpa a las texturas electrónicas y que en el apartado vocal  podemos escuchar tanto la interpretación de la propia Alice como un impresionante coro de 24 voces. Grabaciones formalmente bien diferentes entre sí, pero que comparten lo trascendente como vínculo.

 

Arto Lindsay

Cuidado Madame
Ponderosa / Music As Usual
MESTIZAJE
7/10

Desconozco la razón del largo silencio musical de Arto Lindsay, que tras una década de frenética actividad musical, tanto como solista como en su faceta de productor, tras la publicación de Salt en 2004 prácticamente desapareció del mapa musical.

Apenas alguna producción –el Samba Carioca de Vinicius Cantuaria, en 2010-, una colaboración con el percusionista Paal Nilssen-Love que se convertiría en 2013 en un trabajo menor ( Scarcity) y su visita a Madrid en 2014 para presentar en directo en el Circo Price un álbum recopilatorio haciendo repaso a su carrera post DNA y Lounge Lizards. Bienvenido sea pues el retorno de este heterodoxo de la guitarra, responsable de una fórmula en la que avantgarde neoyorquino y tradición brasileira se funden en un abrazo.

Publicado inicialmente en Japón el pasado mes de enero, llega ahora a nuestro país Cuidado Madame que toma el título de una película de Júlio Bressane en la que tres criadas deciden rebelarse ante la sociedad opresora asesinando a sus señoras. El disco, más que un salvaje grito de rebeldía, reclama el espacio propio que Lindsay ha mantenido desde la publicación de Envy en 1984. En sus propias palabras, "el álbum es una exploración de los nexos culturales entre la espiritualidad afro-brasileña y la modernidad occidental".

 

 

Kreidler

European Song
Bureau B / Gran Sol
KRAUT
7/10

Hay una segunda oleada kraut que, aún lejos de la la despampanante creatividad de los Can, Kraftwer, Faust, Neu! y compañía, han merecido mejor suerte de la que han tenido tras dos décadas largas de exploración musical. Son los Schneider TM, Tarwater, Pole y, por supuesto, el cuarteto de Düsseldorf Kreidler.

Explican en su nota de prensa que European Song no es el disco que estaba previsto que viera la luz después de ABC (2014). La banda planeaba un trabajo ligero y luminoso cuando los acontecimientos sociopolíticos comenzaron a alterar el plan: el conflicto sirio y el tratamiento por parte de Europa de la crisis de los refugiados, la elección de Donald Trump como Presidente de los EEUU, el Brexit, el auge de los partidos de ultraderecha,... El resultado de este angustioso panorama es un disco planteado como banda sonora de una distopía futurista que, en realidad, parece a la vuelta de la esquina. Cinco largos temas instrumentales de rítmica maquinal y atmósferas opresivas, "música para resistir al fascismo" a base de representarlo musicalmente.

 

-M-, Toumani Diabaté, Sidiki Diabaté, Fatoumata Diawara

Lamomali
Wagram / Popstock!
WORLD MUSIC
8/10

Apenas apreciado en España, el músico francés de origen libanés Matthieu Chédid, más conocido por su nombre artístico -M-, es un fenómeno musical en su país, alternando una carrera como músico pop con bandas sonoras y excursiones de corte más experimental que le llevan a colaborar con músicos de diferentes nacionalidades. Es el caso del disco que nos ocupa, acreditado conjuntamente a -M-, Toumani Diabaté, Sidiki Diabaté y Fatoumata Diawara, pero en el que hay espacio para muchas otras colaboraciones de peso como las de Ibrahim Maalouf, Youssou N’Dour, Santigold, Seu Jorge y un largo etcétera.

La verdad es que en pocos álbumes como en este alcanza el término "mestizaje" todo su significado. Lamomali es un popurrí de formas inesperadas del que conocemos los ingredientes, pero la variación de la fórmula nos lleva a disfrutar de sabores inesperados, de lo sublime a lo vulgar.

Allí donde domina la aportación de los Diabaté, como en las preciosas Une Âme, Mama o Le Bonheur (esta con la colaboración de Kerfala Lanté y el contratenor Philippe Jarousky) la canción alcanza altísimas dosis de emotividad. Pero a continuación el disco puede dar un giro inesperado con un ejercicio de disco-funk protagonizado por un all-star de la world music ( Solidarité). O producirse esa colisión entre África y los sonidos de club que es L’Âme Au Mali, en la que la voz del dúo malí Amadou & Mariam contrasta con la aportación popera de la francesa Jain. También hay algún ejercicio de pop-funk bastante tontorrón, muy del gusto de Matthieu Chédid – Bal de Bamako-, pero en el balance final pesa más lo positivo y, sobre todo, la capacidad de sorprender en un tiempo en que hasta el mestizaje se ha convertido en espejo de sí mismo.

 

Oiseaux-Tempête

 

Al-'An! الآن (And Your Night Is Your Shadow — A Fairy-tale Piece Of Land To Make Our Dreams)

Sub Rosa
WORLD MUSIC
7/10

Como ya ocurría con Godspeed You! Black Emperor, el grupo que mejor ejemplificó la ortodoxia post-rock, en Oiseaux-Tempête la apuesta por el formato instrumental no equivale a ausencia de mensaje. Para el cuarteto francés, vida y obra están interconectados de forma indisoluble y la una conduce a la otra en una suerte de círculo vicioso de resultados inesperados. Por eso Al-'An! الآن (And Your Night Is Your Shadow — A Fairy-tale Piece Of Land To Make Our Dreams) se plantea como la tercera etapa de un viaje que comenzó en Estambul con un debut homónimo en 2013, continuó dos años después con Ütopiya? -registrado en Sicilia- y que ahora, en su travesía mediterránea, ha terminado llevándoles a Beirut, donde se ha grabado buena parte de este disco.

A diferencia de otros acercamientos a la música tradicional, la razón de ser de Oiseaux-Tempête no es el turismo cultural, sino la colisión de ideas con las que enriquecer un discurso musical que, sí, encaja en los cánones del post-rock: música instrumental de guitarras con desarrollos cercanos a lo progresivo, tendencia a la épica y, por momentos, a la representación sonora de lo apocalíptico.

La banda se rodea aquí de una serie de amigos de carretera como G.W. Sok (The Ex), su compatriota, el inclasificable Mondkopf, miembros de la Johnny Kafta Anti Vegetarian Orchestra o el dúo libanés Two Or The Dragon para completar un diario sonoro que grita alto y fuerte un mensaje de unión y hermandad entre los pueblos.

 

The New Pornographers

Without Conditions
Caroline / Music As Usual
POP
7/10

La ausencia de Dan Bejar, absorbido por el nuevo disco de Destroyer, y la batida en retirada del batería titular de la banda, Kurt Dahle, podrían dar indicios de debilidad en unos New Pornographers que, para colmo de lo sospechoso, con su séptimo trabajo abandonan el sello con el que habían formado una sociedad perfecta, Matador. Pero, en realidad, no hay motivos para la preocupación. Como ha ocurrido desde que en el cambio de milenio debutaran con Mass Romantic, en su nuevo trabajo el supergrupo canadiense se debate entre la perfecta canción pop y el digno material de relleno.

Entre las primeras un arranque impecable con la irresistible Play Money con Neko Case al frente y una High Ticket Attractions juguetona en la que parecen invocar el espíritu de los B-52’s del Cosmic Thing, en parte por una producción que, tal y como ya apuntaba Brill Bruisers (2014), tiene un no sé qué metálico que aleja la naturalidad de sus primeros discos.

Sí, el disco camina cuesta abajo y en conjunto se encuentra lejos de sus momentos de mayor gloria. Pero, ¿quién no firmaría que mantengan la cuerda e inspiración para seguir regalándonos un puñado de perfectas canciones pop cada tres años hasta el fin de los tiempos?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha