eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Primavera Sound no es una cita obligada

Barcelona acoge del 27 al 31 de mayo una nueva edición del festival de música Primavera Sound, al que asistirán miles de personas, pero ni es todo lo que hay, ni necesariamente lo más interesante. Te contamos qué hacer sin pasar por el Parc del Fòrum.

- PUBLICIDAD -
Superflex, The working life, 2013. Presentada por la galería Jousse Entreprise (París) en 2014.

Superflex, The working life, 2013. Presentada por la galería Jousse Entreprise (París) en 2014.

Desde hace aproximadamente dos décadas los festivales de música han ido proliferando poco a poco a través de la Península Ibérica (incluyendo Gibraltar) hasta que prácticamente cada comunidad autónoma española ha conseguido tener el suyo. La protagonista de estos eventos suele ser la música catalogada como indie (en su concepto más amplio, sin entrar en tecnicismos ni polémicas recientes), y aunque otros estilos también tengan su hueco, como la electrónica, lo que prima son las guitarras y las letras en inglés.

En este terreno el soberano -con permiso del longevo y primigenio FIB- es el Primavera Sound, que se celebra en Barcelona del 27 al 30 de mayo. Desde sus inicios en el 2001, el festival ha ido creciendo hasta convertirse en un evento multitudinario al que acude público de todas partes dispuesto a dar vueltas por el Parc del Fòrum durante tres días. La clave de su éxito es incluir en el cartel a varios grupos de renombre –aprovechando muchas veces el atractivo de la nostalgia– y a una larga lista de grupos de interés medio como relleno. A la lista de actuaciones se le unen factores como la propia ciudad que lo acoge, gente moderna o la posibilidad de ver el amanecer junto al mar mientras se echa el último baile, entre otros.

Sin embargo, no todos los habitantes de la Condal están cautivados por el acontecimiento. Las causas, no tanto del rechazo como de la incomodidad, son varias y en ocasiones no sólo tienen que ver con el festival sino con la propia situación de la ciudad. Una de ellas es el exceso de turismo que abarrota las calles y los transportes colectivos, unida a la subida de los precios que se aprovecha de la despreocupación vacacional de los visitantes.

También está el efecto de los macrofestivales en las actividades de las salas de conciertos, del poder de la organización en el ámbito cultural de la ciudad o el odio al hipster que ha dado a la masa enfurecida un nuevo objetivo en la vida. El Primavera es no sólo una fuente de canciones y psicotrópicos, también hay odios, desencanto y violencia.

Imagen del documental La lista de Falciani dirigido por Ben Lewis

Imagen del documental La lista de Falciani dirigido por Ben Lewis

Como consecuencia, hay gente que no va. Y, como siempre, hay gente que no puede ir (¡esos precios!). Para rezagados, insurgentes y bolsillos pelados, ojo, esos días en Barcelona ocurren más cosas que el Primavera Sound. Y además, con la ventaja de que muchos de sus potenciales interesados estarán haciéndose hueco para ver a Belle & Sebastian a una distancia razonable. El ambiente de las alternativas será distendido.

CINE

Los cinéfilos tienen dos eventos que apuntar en sus agendas. Por un lado está el festival Docsbarcelona, que se celebra su decimoctava edición del 27 al 32 de mayo. Como su propio nombre deja entrever, se trata de unas jornadas dedicadas al cine documental. De entre las 40 películas que se proyectarán se encuentran títulos como La lista de Falciani (Falciani's Tax Bomb) (Ben Lewis, 2015) o Dancing With Maria ( Ivan Gergole, 2014), que abrirán y cerrarán el festival respectivamente. Su programación está llena de atractivos y supone una buena oportunidad de visionar trabajos que posiblemente no vuelvan a proyectarse en las salas de Barcelona.

Asimismo, la cartelera de Phenomena se mantiene impasible aunque una gran parte de su público potencial esté dando saltos y coreando alguno de sus estribillos preferidos en otro sitio. Durante ese fin de semana en su sala de Barcelona se podrán ver películas tan míticas como Olvídate de mí (Michel Gondry, 2004), Reservoir Dogs (Quentin Tarantino, 1992) o Zoolander (Ben Stiller, 2001). Esta última se proyecta dentro de su sección Beer & Pizza Tonight, en la que con la entrada se puede recoger un trozo de pizza y una cerveza antes de entrar a la sala. Casi como en casa pero con una pantalla enorme (y sin el pijama).

NUEVAS PERSPECTIVAS

El festival Loop de videoarte e imagen en movimiento vuelve a la ciudad en su ya decimotercera edición. Articulado en tres secciones -Fair, Festival y Studies- presenta un programa compuesto por exposiciones en diferentes espacios de la ciudad, piezas de vídeo seleccionadas por los organizadores, charlas y encuentros entre profesionales del sector e intervenciones en espacios públicos.

El evento se celebra entre el 28 de mayo y el 6 de junio y sus dos grandes hilos conductores serán: What about Collecting Video Art? sobre la figura del coleccionista de vídeo y Beyond the Image: Sound, una investigación sobre el sonido relacionado con la imagen en movimiento. Asimismo y como novedad de esta edición se presenta el: “ Premio Discovery, con el soporte de Estrella Damm, que nace con el objetivo de apostar por la producción de vídeos y películas de artistas Internacionales a través de una convocatoria abierta a la comunidad artística”. La dotación económica será de 5.000 euros y el ganador se anunciará el 5 de junio en la Antigua Fábrica Damm.

Dentro del ciclo Pantalla CCCB, un mes, un artista del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona hasta el 31 de mayo se puede contemplar el trabajo audiovisual de Terrorismo de Autor, un colectivo madrileño compuesto por diversos creadores multidisciplinares. Para esta ocasión han hecho una pieza a partir de obras anteriores con el objetivo de mostrar la precariedad de los trabajadores del sector cultural así como la de los creadores.

¡Y TAMBIÉN MÚSICA!

Aunque parezca increíble, ese fin de semana también hay conciertos en la ciudad fuera del Primavera Sound. El 29 de mayo el Estadi Olímpic Lluís Companys acogerá el concierto de AC/DC, que sigue fiel a su etiqueta de “grupo llena estadios”: las  entradas llevan agotadas desde diciembre de 2014. Por otro lado, el domingo 31 de mayo el grupo Shellac, formado por Steve Albini, Todd Trainer y Bob Weston, tocará en la sala Sidecar. Aunque también actúa en el festival, el grupo dará también este concierto para aquellos que no hayan podido o no hayan querido verlo en el Fòrum.

Asimismo, sin salir del ámbito de la música pero viéndola desde el otro lado del escenario, el centro de arte MUTUO acogerá una  Masterclass a cargo de Gordon Raphael, productor de grupos como The Strokes o Regina Spektor. En la charla hablará de su extensa carrera profesional y debatirá con los asistentes sobre los temas que se le presenten. Un fin de semana lleno de oportunidades que no exigen llevar una pulserita para su acceso [aunque sí una entrada, claro].

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha