eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El premiado Moneo quiere "seguir en la brecha" mientras se sienta "con ganas"

- PUBLICIDAD -
El arquitecto español Rafael Moneo, galardonado con el premio imperial nipón

El arquitecto español Rafael Moneo, galardonado con el premio imperial nipón

El arquitecto español Rafael Moneo, distinguido hoy con el "Praemium Imperiale", el máximo galardón de las artes en Japón, confirmó hoy su intención, a sus 80 años, de "seguir en la brecha".

"A lo mejor el estudio no está tan activo como lo estaba hace quince años, pero mientras me sienta con ganas, esa expresión tan española, pues creo que debo seguir en la brecha", dijo Monoeo a medios españoles en la Embajada de España en Berlín al anunciarse los premios que concede anualmente la Asociación de las Artes nipona.

Según Moneo, no hay motivos para retirarse mientras tenga "ganas de trabajar" y llegue al estudio de arquitectura "con la sensación de que todavía las ideas que uno tienen pueden ayudar a los demás".

El arquitecto se mostró "contento" y "feliz" de recibir el "Praemium Imperiale" y afirmó ser "consciente de lo que significa que gente de una cultura tan distante" haya mostrado interés por su trabajo.

"Uno trabaja siempre con dudas acerca de lo que hace y realmente me alegra ver que efectivamente otros entienden, son capaces de recibir con interés nuestro trabajo y esa es quizás la mayor recompensa de un premio como este", señaló.

En Berlín, Moneo (Tudela, 1937) está presente con el hotel Grand Hyatt en la plaza Potsdamer Platz y en un edificio de oficinas, todavía en construcción, ubicado en un lugar emblemático, entre la Academia de Arquitectura y la iglesia Friedrichswerdersche Kirche, ambas obras del arquitecto prusiano Karl Friedrich Schinkel (1781-1841).

Moneo, Premio Pritzker en 1996 y Príncipe de Asturias de las Artes 2012, dijo sentir una gran satisfacción a nivel profesional por "tener la suerte" de contar actualmente con un proyecto en Berlín, una de las grandes ciudades de Europa que está viviendo "en este momento de unión de las dos ciudades una actividad constructiva enorme".

El Hyatt, acabado en 1998, "ya navega por sí mismo", dijo, mientras que el nuevo edificio, aunque no muy grande, tiene importancia por su particular ubicación, agregó.

"Me siento honrado y soy muy consciente también del riesgo que tiene no crear demasiada distorsión en un enclave en el que quienes tienen que ser protagonistas, obviamente, son las dos piezas definitivas de Schinkel", dijo.

Entre las obras de Moneo, cuya meta es que sus edificaciones se integren de forma armónica en su entorno, figura el Museo de Nacional de Arte Romano de Mérida (1986), el aeropuerto de Sevilla (1991), el Museo de Arte Moderno de Estocolmo (1998), la ampliación del Museo del Prado (2007) y la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles (2002).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha