eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Pedro Almodóvar: "Abrir fosas no es abrir heridas, es cerrarlas y terminar de una vez con nuestra maldita Guerra Civil"

El director manchego se llevó el galardón del cine iberoamericano a mejor dirección por Julieta en una gala celebrada en Madrid en la que triunfó la argentina El ciudadano ilustre

Además del discurso de Almodóvar, la ceremonia estuvo marcada por los recordatorios y reivindicaciones sobre Venezuela

41 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Almodóvar, Premio Platino a la Mejor Dirección por "Julieta"

Pedro Almodóvar, Premio Platino a la Mejor Dirección por "Julieta" EFE

La argentina El ciudadano ilustre, de Gastón Duprat y Mariano Cohn, fue anoche la triunfadora de los IV Platino, los premios del cine iberoamericano celebrados en la Caja Mágica de Madrid, con tres galardones, los de mejor película, actor (Oscar Martínez) y guion, pero hubo un gran reparto de reconocimientos, que también llegaron a Pedro Almodóvar y Sonia Braga.

El filme de Duprat y Cohn cerró así un año de triunfos, que comenzó con la Copa Volpi de Venecia para Martínez -primera vez para un latinoamericano-, y siguió con el Goya y el Ariel a la mejor película iberoamericana.

La historia de un premio nobel de Literatura Daniel Mantovani, que regresa a su pueblo natal argentino tras décadas de ausencia, traspasó las fronteras y demostró, en contra de la opinión inicial de sus directores, que no era una narración puramente local.

De las cuatro nominaciones con que llegó el filme a esta noche, El ciudadano ilustre solo falló en la de mejor dirección, que fue para Pedro Almodóvar, por Julieta, el primer Premio Platino de su carrera. 

Almodóvar aprovechó el momento de recoger su galardón para dedicarlo a "las cientos de miles de familias españolas que siguen buscando a sus desaparecidos durante la guerra" civil. "No hagan caso cuando dicen que abrir fosas es abrir heridas. Es cerrarlas, algo tan simple como eso, cerrar heridas y terminar de una vez para siempre con nuestra maldita Guerra Civil".

El Platino de Honor fue para Edward James Olmos, que les recordó a los presentes que el talento "no tiene fronteras ni limites, sólo requiere de oportunidades".

Banderas y discursos sobre Venezuela

Las casi 4.000 personas que se reunieron en La Caja Mágica de Madrid comenzaron la noche bailando al ritmo de Gente de zona en un ambiente festivo que pasó a ser reivindicativo con las primeras apariciones de los representantes venezolanos. "Queremos a Venezuela libre, nos urge Venezuela libre", gritó en el escenario la actriz caraqueña Pakriti Maduro envolviendo su pecho con una bandera de su país.

Un par de horas antes, sus compatriotas la actriz Malena González y el actor y director Miguel Ferrari, lucían la bandera de Venezuela, este último, boca abajo, como gesto de "rebeldía", con la intención de llamar la atención "sobre el terrible momento que vive" su país.

"Mis compatriotas están viviendo un momento muy duro, muy crucial para nuestros destinos, para nuestro futuro. Llevamos 113 días en emergencia con una protesta pacífica para exigir nuestros derechos porque se ha roto el hilo constitucional", explicó Ferrari a Efe.

Nada más recoger su premio a la Mejor ópera prima de ficción por su película Desde allá, el venezolano Lorenzo Vigas afirmó en la sala de prensa que en su país están "al borde de un genocidio". "Creo que la comunidad internacional no está haciendo lo suficiente para ayudar, Iberoamérica no puede dar la espalda a Venezuela", dijo.

Bayona, los técnicos 

El argentino Oscar Martínez se llevó el premio a la mejor interpretación masculina por El ciudadano ilustre, y la brasileña Sonia Braga se llevó el de mejor actriz por su trabajo en Aquarius. Emocionada y "resistente" como su personaje, la veterana actriz no necesitó muchas palabras para poner a todo el auditorio de su lado y apuntar a la compleja situación actual de Brasil.

El español Juan Antonio Bayona se llevó emocionado cuatro de los siete premios a los que aspiraba con Un monstruo viene a verme. Aunque era la más nominada de la edición, el hecho de que no apareciera en la lista de mejor película le había restado muchas posibilidades y se confirmó al conseguir todos sus galardones en el campo técnico: fotografía, arte, montaje y sonido.

El Platino a la mejor película de Animación fue para la española Psiconautas, los niños olvidados y el que premia el Cine y Educación en Valores se lo llevó Esteban (Cuba y España).

Nacido en Siria, dio la sorpresa al imponerse como mejor documental al favorito de la noche que era Frágil equilibrio y en la que era su primera edición. Una noche en la que otra de las grandes favoritas, Neruda, del chileno Pablo Larraín, se fue de vacío, al igual que la española El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez, ambas con cuatro nominaciones de partida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha