eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El refugio normando de Picasso abre por primera vez sus puertas al público

- PUBLICIDAD -
El refugio normando de Picasso abre por primera vez sus puertas al público

El refugio normando de Picasso abre por primera vez sus puertas al público

El público podrá entrar por primera vez en el palacio normando en el que Pablo Picasso se aisló de la vorágine de París e investigó nuevas formas esculturales entre 1930 y 1935, la mayoría inspiradas en su amante Marie-Thérèse.

La mansión, a unos 60 kilómetros del norte de París y ubicada en la pequeña localidad de Gisors, permanecerá abierta, por primera vez a los visitantes, durante cuatro domingos (8 y 22 de abril y 13 y 27 de mayo).

Picasso (1881-1973) encontró en las caballerizas vacías de la aislada propiedad el lugar ideal para establecer su taller, que albergó sus numerosas obras junto al habitual caos del que se solía rodear.

Tenía 50 años cuando la adquirió a comienzos de los años 30 y ya era un artista reconocido. En el palacio, disfrutó de una gran libertad creadora lejos de la capital París, a pesar de que en aquel momento atravesaba una crisis personal y artística.

Mantenía entonces una vida paralela con su amante Marie-Thérèse Walter, 28 años más joven que él y cuya relación terminó en 1935 con el nacimiento de su hija Maya y la separación de su primera esposa, Olga Khokhlova.

Picasso plasmó sus vivencias como si se tratase de las páginas de un diario, por lo que no es extraño que Marie-Thérèse aparezca retratada en sus esculturas como una figura sensual y cargada de erotismo, entre ellas "Busto de mujer", en 1931, o "Mujer acodada", en 1933.

La mansión y el jardín de varias hectáreas que la rodea pasó a las manos de Olga después de que la pareja se separara en 1935.

Bernard Ruiz-Picasso, nieto del célebre artista español, decidió abrir la casa de su abuelo "no solo para que el público vea el taller de escultura", sino también para presentar la obra del artista estadounidense Joe Bradley.

El trabajo de Bradley se muestra en las caballerizas, ocupadas por las piezas de Picasso hasta que éste las repatrió a París, a escondidas, durante la Segunda Guerra Mundial.

"Abrir una casa con memoria es aún mejor si hay un proyecto o una idea de presentar un artista contemporáneo que muestra el presente como es", explicó en declaraciones a Efe Ruiz-Picasso, cuya colección está estimada como la más importante de todos los herederos del artista.

Pero el palacio normando también cobija el lujoso vehículo de la marca barcelonesa ya extinta Hispano-Suiza, propiedad del genial artista y que Ruiz-Picasso todavía utiliza de vez en cuando para dar una vuelta por los alrededores de la mansión que le pertenece.

Paralelamente, tres exposiciones se inauguraron hoy en el antiguo centro medieval de Rouen, a unos 60 kilómetros de la finca de Picasso, con la meta de profundizar en el trabajo que el artista desarrolló durante su "periodo normando".

El museo de Bellas Artes se centra en Boisgeloup, un lugar en el que el andaluz pudo "abordar todos los dominios artísticos" y donde vivió época "muy rica" que poca gente conoce, explicó a EFE una de las comisarias de la exposición, Virginie Perdrisot.

El Museo de la Cerámica explora, por su parte, la dimensión escultórica de la cerámica de Picasso, género que practicó en el inicio de su carrera y retomó a partir de 1946.

Por último, la titulada "González/Picasso: une amitié de fer" ("González/Picasso: una amistad de hierro") muestra la obra del escultor catalán Julio González (1876-1942), amigo del artista malagueño con el que llegó a colaborar.

La obra de González, pionero en el trabajo sobre el hierro, se expone en el Museo Le Secq des Tournelles de Rouen, que desde su fundación, en 1920, está alojado en una iglesia gótica.

Las tres exposiciones podrán visitarse hasta el próximo 11 de septiembre y coinciden con una primavera cargada de eventos en torno a Picasso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha