eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Las cárceles argentinas registran 6,3 % más de presos que en 2015

- PUBLICIDAD -
Las cárceles argentinas registran 6,3 % más de presos que en 2015

Las cárceles argentinas registran 6,3 % más de presos que en 2015

Argentina cuenta con un 6,3 % más de personas encarceladas que en diciembre de 2015, informaron hoy fuentes oficiales.

El área de Registro y Bases de Datos de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) indicó en un estudio que, según los últimos datos recabados, en noviembre pasado los establecimientos dependientes del Servicio Penitenciario Federal alojan 10.980 personas en sus centros.

El 60 % de los presos se encuentran en detención preventiva, un total de 6.591 personas.

Los mayores índices del año se registraron el pasado noviembre, cuando se contabilizaron algo menos de 11.000 convictos, pero el estudio puntualiza que las cifras han subido fuertemente en los últimos tres meses.

De esta manera, entre octubre y noviembre se registró una evolución mensual de 109 personas detenidas, la mayoría de ellas por causas federales.

Los complejos carcelarios que registran mayor crecimiento en su población fueron las unidades I y IV de Ezeiza (provincia de Buenos Aires) y la unidad 12 de Viedma (Río Negro, centro), en los que se concentra cerca del 60 % del crecimiento de todo el país suramericano.

En los centros penitenciarios femeninos hubo un incremento de 3 % entre octubre y noviembre, lo que en cifras se traduce en una evolución de 786 mujeres detenidas a 811.

Cabe destacar que el estudio resalta que existe un creciente incremento de las mujeres que se encuentran encarceladas sin condena firme, que pasó del 66 % a comienzos de año al 70,5 % en diciembre.

En el Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres ubicado en Ezeiza se incorporaron el último mes 31 personas transexuales, mientras que en todo el año se contabilizó un aumento del 11,2 %.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha