eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"La velocidad del otoño", una obra de teatro "comprometida con la vejez"

- PUBLICIDAD -
"La velocidad del otoño", una obra de teatro "comprometida con la vejez"

"La velocidad del otoño", una obra de teatro "comprometida con la vejez"

La obra de teatro "La velocidad del otoño" es una "manifestación de un gran compromiso con un tejido social en estos momentos muy abandonado, como es la vejez", según su directora, Magüi Mira, quien junto a los actores Lola Herrera y Juanjo Artero, la estrenará en Madrid el próximo 30 de noviembre.

Después de haber bailado juntos durante tres años en "Seis clases de baile en seis semanas", los actores Lola Herrera y Juanjo Artero se vuelven a dar la réplica en este texto creado por Eric Coble que estará hasta el 26 de marzo de 2017 en el madrileño teatro Bellas Artes después de haber estado de gira desde agosto por España.

En "La velocidad del otoño" Herrera y Artero se meten en la piel de Alejandra y Cris, una madre y un hijo que se vuelven a reencontrar tras veinte años en una situación límite.

"Mamá -cuenta la actriz en relación a su papel- está muy cuerda y lo que quiere es que la dejen vivir su vida, a su aire, como ella lo desea, pero los dos hermanos de Cris no la dejan".

Y tal es esta desesperación que la trama arranca con Alejandra encerrada en su casa con un mechero en mano y con suficientes cócteles molotov para hundir en bloque entero. Todo para pedir que la dejen vivir como quiere.

Un papel "muy actual" para la intérprete vallisoletana (Valladolid, 1935), quien reivindica, al igual que la directora de la obra, que es "delictivo" que en la vejez "pretendan" cortarle las alas su personaje. "A mí me parece algo delictivo", puntualiza.

En este sentido, Mira defiende no sólo que se trate de un texto con un "gran compromiso social con la vejez", sino una invitación a reflexionar sobre el hecho de que "la muerte cierra un ciclo": "Los viejos nos dan la vida, y nosotros le damos la muerte. Pero tiene que ser la muerte que ellos quieran", matiza.

En este sentido, Artero recuerda cómo en las representaciones ya celebradas en otros teatros el público le ha transmitido que al finalizar la función "salen con ganas de llamar a sus madres". "Despierta un buen sentimiento, te hace analizar tu situación con tu madre", apunta.

A falta de ocho días para que se vuelvan a encontrar en el escenario, ambos reconocen que la situación actual de la cultura en España es algo por lo que sienten "desazón", en el caso de Artero, o que califican de "inaceptable", como hace Herrera.

"Nunca nos han echado cuentas (los políticos españoles) y nos han utilizado. Es un cansancio, un desgaste por no ver la luz al final del túnel", concluye la actriz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha