eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

091 vuelve a decir adiós, "con la puerta abierta a lo que tenga que suceder"

- PUBLICIDAD -
091 vuelve a decir adiós, "con la puerta abierta a lo que tenga que suceder"

091 vuelve a decir adiós, "con la puerta abierta a lo que tenga que suceder"

Veinte años después de su primera separación y tras un año de exitosa y efímera gira de reunificación, 091 vuelve a despedirse de los escenarios con un concierto en Granada, más conscientes esta vez de que "el futuro da muchas vueltas y dejando la puerta abierta a lo que tenga que suceder".

"En 1996 dijimos que nos separábamos. Las circunstancias de la vida nos han llevado a desdecirnos de aquello y a perder algo de credibilidad, por lo que, para no repetir el error, no vamos a tener ahora esa radicalidad al decir que no habrá más", señala José Ignacio Lapido en una entrevista con Efe junto al resto de la banda.

Los granadinos aseguran en cualquier caso que no hay planes para ellos como grupo más allá de la actuación final de mañana en el Palacio de Deportes de su ciudad (de hecho, Lapido tiene en estudio un nuevo disco en solitario que debería ver la luz en 2017).

Fue a principios de año cuando causaron un gran revuelo con el inesperado anuncio de su vuelta a los escenarios con la gira "Maniobras de resurrección", un tour finito -avisaban- que les llevó a agotar entradas en grandes plazas de media España y a actuar en festivales multitudinarios como Mad Cool, Low o Sonorama.

"El balance no puede ser más positivo, porque partíamos de la premisa de hacer una gira de un año por el aniversario; nos sorprendió el revuelo mediático que causó y nos dimos cuenta de que se iba a convertir en algo grande con la venta de entradas", reconocen.

A raíz de esa acogida, se presentaron nuevos proyectos colaterales, como la reedición de todo su catálogo discográfico, fuera de circulación durante muchos años, y la propuesta de grabar en Granada durante sus dos actuaciones de mayo un álbum en directo que se publicó en otoño.

"Dentro de la tranquilidad, teníamos una responsabilidad añadida porque aquello se iba a registrar y porque estábamos ante 10.000 personas cantando nuestras canciones, cosa que no nos había pasado nunca", recuerdan los miembros de esta humilde formación, que solía actuar en pequeños y medianos aforos y cuya sombra y leyenda se fue alargando más y más tras su disolución.

Allí sonaron viejas canciones como "Sigue estando Dios de nuestro lado", "Nubes con forma de pistola" o "Zapatos de piel de caimán" y recuerdan como especialmente emotivo el momento en el que interpretaron "El espantapájaros", tras dar de baja la electricidad en favor de la música acústica.

El tiempo transcurrido desde su disolución, dicen, les ha servido para marcar distancia con quienes eran y sorprenderse a sí mismos. "¿Esto lo hacía yo?", han llegado a preguntarse durante esta gira, veinte años más viejos, pero también "más maduros y con más recursos para enfrentarse a un proyecto artístico".

En la mente de todos estará aquel otro mítico último concierto en Maracena (Granada) en 1996, en una época en la que apenas acababan de empezar a echar a andar los primeros festivales y en el que el circuito de salas poco tenía que ver con el de ahora.

También estará presente el recuerdo de dos miembros importantes del equipo, fallecidos después de aquel concierto: su exmánager Javier García Lapido (hermano de José Ignacio y Víctor), y el que fuera su técnico de sonido, Fonfi Conejo.

"La separación en 1996 no fue por motivos personales, sino porque todos pensábamos que 14 años juntos eran suficientes. Las faenas no hay que alargarlas innecesariamente", afirmaban en marzo, motivos que siguen considerando buenos para este final. "Aunque nosotros ya nos estamos convencidos de nada", apostillan ahora.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha