eldiario.es

Menú

Alicante exigirá los 225.000 € que costó la huelga de basuras a la empresa adjudicataria

Se trata de 31.000 euros al día por no haber prestado el servicio, 15.000 euros por la obligación de contratar a una expresa para retirar los residuos que suponían un riesgo de salubridad y seguridad y la restitución de 34 contenedores que fueron quemados

- PUBLICIDAD -
Alicante retira la basura acumulada en la huelga por problemas de salubridad

Las basuras acumuladas junto a los vertederon durante los días de huelga en Alicante

El Ayuntamiento de Alicante exigirá a la adjudicataria de la recogida de basuras que asuma los más de 225.000 euros que en términos económicos ha supuesto la huelga de basuras que durante siete días ha afectado a esta ciudad y que fue desconvocada la pasada tarde-noche tras alcanzar un acuerdo empresa y trabajadores.

Esta cifra económica recoge tres situaciones que se han dado: el hecho de no haber dado servicio durante la huelga - unos 31.000 euros por día-, el coste de la contratación de una empresa para poder retirar residuos que suponían un riesgo de salubridad y seguridad - unos 15.000 euros- y la restitución de 34 contenedores que fueron quemados durante los días de huelga.

Los más de 200.000 euros en los que se cifran inicialmente estos tres conceptos serán liquidados en el marco de la actual contrata, cuyo importe económico asciende a más de 260 millones de euros por un plazo de ocho años.

Además, el consistorio pedirá a la adjudicataria del servicio, una unión temporal de empresas (UTE), que explique por qué los servicios mínimos no se prestaron en el porcentaje establecido -un 50 por ciento del servicio- durante algunos días de huelga.

Según datos aportados por Andrés Llorens, concejal de Atención Urbana, la estimación de recogida de basuras por parte de los servicios mínimos era de 175 toneladas diarias, una cifra que llegó a reducirse hasta las 60 toneladas en algunas de las jornadas.

En este sentido, el propio edil ha adelantado que alrededor del 50 por ciento de los contenedores urbanos fueron "saboteados" al ser movidos y dispuestos de tal forma que impedían su vaciado.

Además, según ha añadido Llorens, durante la huelga se detectó "un porcentaje muy elevado de averías en camiones" del servicio.

Como consecuencia de esta situación y al avanzar los días de huelga, los inspectores municipales de Salud y Seguridad detectaron un centenar de enclaves o "puntos" urbanos donde existía "un grave riesgo para la salubridad pública y, en ocasiones, para la movilidad de peatones y tráfico de la ciudad".

Por ello, el Gobierno local optó por decreto autorizar diversas actuaciones que corrigieran esta situación, como la aparición de alimentos putrefactos e insectos.

A través de una empresa ajena al servicio, se retiraron residuos que suponían un peligro de salubridad y seguridad, pues en varias calles los peatones se veían obligados a utilizar la calzada de circulación para transitar.

En opinión de Llorens, la contratación de estos servicios -que se desarrollaron entre el sábado y el domingo- no supuso un atentado al derecho de huelga, pues se trataba de "situaciones de riesgo" para los ciudadanos.

Además, los residuos retirados no se remitieron a la planta de tratamiento ya que fueron depositados en contenedores o solares donde existía un riesgo menor.

Acuerdo empresa-trabajadores

La huelga en la recogida de basuras en Alicante concluyó anoche tras un acuerdo alcanzado entre el comité de empresa, previamente aprobado por los trabajadores, y la adjudicataria.

El acuerdo recoge tres años de congelación salarial -inicialmente se hablaba de cinco-, el mantenimiento de la actual plantilla (466 empleados) con la posibilidad de no amortizar puestos vacantes por jubilaciones y 39 días de vacaciones, cuatro menos de los actuales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha