eldiario.es

Menú

Campaña de carteles en la Marina para exigir el fin del peaje en la AP-7 tras 45 años

Una plataforma comienza a empapelar las poblaciones de las dos comarcas  para pedir la liberalización de la autopista "y que se deje de poner en riesgo nuestras vidas en carreteras colapsadas"

- PUBLICIDAD -
Prou peatges, AP-7

En los paisajes urbanos de las dos comarcas de la Marina están apareciendo nuevos carteles. Exigen la liberalización de la AP-7 y el fin del pago del peaje, en una campaña que ha sido convocada por la plataforma JODaD La Marina (Joves pel dret a decidir), como una forma de visualizar en la calle un objetivo en el que están de acuerdo amplios sectores de la sociedad.

Además de la cartelería, la citada entidad ha divulgado con insistencia por las redes sociales un comunicado en el que señala que no pagar más por la autopista que vertebra ambas comarcas no es sólo una cuestión económica, sino una “forma de evitar seguir poniendo en peligro nuestras vidas” por culpa del exceso del tráfico de la N-332 “que tantos accidentes con muertos y heridos ha provocado en las carreteras que cruzan nuestros pueblos”.

El problema al respecto es doble. Por un lado, flota la duda de si el Gobierno de Mariano Rajoy finalmente liberalizará la AP-7. Es decir, si renovará  o no la actual concesión. Pero por otro, cabe la posibilidad de que aún despidiéndose a la mercantil, el ejecutivo mantenga el peaje en este caso para ingresar el dinero de forma directa en las arcas del Estado. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna ya ha deslizado esta última posibilidad.

Desde 1972

La convocatoria de la campaña bosqueja una breve historia sobre la gestión de la autopista desde que en 1972 se le concediera a Aumar por primera vez. Posteriormente, gobiernos de UCD, PSOE y PP han seguido renovando la concesión en una zona en la que por si fuera poco no hay un tren en condiciones competitivas. En ese sentido, JODaD señala que está adherida a otra campaña, la que clama por el tren entre Dénia y Gandia.

La plataforma insiste además en subrayar la cruda realidad de las «carreteras altamente ocupadas y peligrosas» de ambas comarcas, “con más accidentes mortales que la V-31 y travesías colapsadas, como el caso de Altea o Gata”. “Tras 45 años de la concesión, hay que pedir que no se prorrogue más y su total liberalización”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha