eldiario.es

Menú

"En Castellón no hemos tenido corrupción, no es como en Valencia"

Sergio Toledo fue nombrado el jueves coordinador general del PP de Castellón. Apuesta por "ponerse las zapatillas y quitarse las corbatas" para acercarse a los ciudadanos. 

Es el hijo de Francisco Toledo, exdiputado del Grupo Socialista en Les Corts Valencianes y actual presidente del Puerto de Castellón 

- PUBLICIDAD -
Sergio Toledo, coordinador general del PP local de Castellón.

Sergio Toledo, coordinador general del PP local de Castellón. eldiariocv / Castellón

Todavía no ha cumplido 26 años y su padre -Francisco Toledo- es un alto cargo nombrado por el gobierno autonómico socialista. Es licenciado en Administración y Dirección de Empresas y milita desde hace años en Nuevas Generaciones del PP. Este es el perfil de Sergio Toledo, la persona que Begoña Carrasco, líder del PP en la ciudad de Castellón, ha elegido como número dos en el partido. Es la cara más visible del cambio que Carrasco ha hecho en el Comité de Dirección, el órgano director de la formación, cuyos miembros han sido renovados en su totalidad. 

Con esta decisión, Carrasco pretende simbolizar el comienzo de una nueva época en el PP local, que intenta sacudirse el estigma de la corrupción. La tarea no será fácil, después de lustros en los que la formación ha servido de hogar político a Carlos Fabra, el hombre que se ha convertido en un símbolo de los chanchullos en el imaginario nacional, y tras soportar escándalos como la imputación de Alfonso Bataller, el exalcalde de Castellón y antecesor de Carrasco en el puesto de presidente de los populares de Castellón. 

¿Con qué ánimo afronta el nuevo cargo?

En primer lugar, lo que vamos a intentar es estar más cerca que nunca de los ciudadanos. Begoña ha sido valiente en apostar por gente joven. Esto es algo que la sociedad viene demandando: regeneración política. Desde  hace tiempo, ella ha empezado a apostar, y yo estoy completamente de acuerdo, por estar cerca de los castellonenses para dar a conocer lo bueno que hemos hecho y recuperar su confianza. Se trata de salir a la calle: ponernos las zapatillas y quitarnos las corbatas. 

¿Cómo va a librar al partido de la imagen de corrupción que arrastra?

Muchas de estas noticias que han salido últimamente pueden desmotivar a la gente dentro del partido. Por eso, tenemos que hacer todo lo contrario: hablar de política y de ideas para recuperar a todo el mundo. Además, en la ciudad de Castellón no hemos tenido nada de corrupción, no es como lo que está sucediendo en Valencia.

El comité de dirección se ha renovado en su totalidad, ¿el ambiente entre los que han sido descabalgados es de ilusión compartida o de enfado?

Creo que esto debe ser una carrera de relevos. Yo hoy tomo el cargo con 26 años y dentro de un tiempo tendrá que haber un relevo por mi parte. Es algo que tenemos que entender todos, que hay que buscar la mejor persona en el mejor lugar y el mejor momento. E ir renovando para no perder músculo y energía a nivel de partido. Hay que contagiar ilusión, y para ello hay que tener ilusión. 

¿La renovación tiene que ver con la intención de apartarse de cualquier sospecha de corrupción?

La renovación tiene que ver con una nueva dirección, que tiene que hacer su equipo y escuchar la demanda de la ciudadanía de regeneración en ideas, en formas y en caras. 

¿Cuál es la relación con su padre, al tener ideologías tan opuestas? 

Yo siempre he sido del PP y él ha sido del PSOE. Entré como militante en política hace tiempo y hemos tenido nuestros debates políticos en casa. Nos respetamos mucho, yo me alegro cuando a él le va bien y él también cuando a mí me va bien.

¿Cómo se interesó por el PP?

Tengo que agradecerlo a mi abuelo materno, que tenía una ideología política parecida a la que tengo yo. Murió hace dos meses, le hubiera hecho mucha ilusión verme en este cargo. Me viene de ahí y de lo que he podido ver a lo largo del tiempo con mis estudios. Me gusta mucho leer y creo que hay que conocer todas las ideologías para poder opinar y formarte un criterio. Si no sabes lo que opina la otra persona, es difícil que puedas negociar y hablar de cualquier cosa. Es importante escuchar, ahora a nivel estatal estamos viendo que se habla mucho, pero se escucha poco. Lo mismo con los ciudadanos: saber escuchar para saber sus necesidades. La política es un servicio a los ciudadanos y consiste en eso, en intentar hacer la vida un poquito mejor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha