eldiario.es

Menú

Gema Amor rompe el bipartito con el PSOE en Benidorm

Los liberales abandonan el gobierno tras sus discrepancias con su socio en un expediente urbanístico. El alcalde socialista achaca la decisión a intereses electoralistas

- PUBLICIDAD -
Gema Amor (CDL) ha roto el pacto de gobierno con Agustín Navarro (PSOE)

Gema Amor (CDL) ha roto el pacto de gobierno con Agustín Navarro (PSOE)

Finalmente, se ha roto. De nada sirvió la reunión y posterior escenificación de cierta estabilidad el martes por parte de los dos socios de gobierno ante los medios. La desconfianza mostrada por la líder del socio de gobierno en Benidorm con los socialistas, Gema Amor, se ha trasformado en ruptura.

La hasta ahora primera teniente alcalde de la ciudad ha decidido dejar el gobierno. Sus motivos: los continuos roces que ha tenido con el PSOE. Desencuentros que habían alcanzado proporción de crisis tras sus quejas de que el alcalde, Agustín Navarro, habría punteado supuestamente al ya ex edil de urbanismo, Vicente Iborra, de los liberales, para abrir un expediente urbanístico al edificio Santa Margarita. Da la casualidad que la comunidad de propietarios de este bloque había denunciado anteriormente al pub Tiki Beach por problemas de ruido y alteración del orden público. El enfrentamiento del pasado mes entre la propia Amor y la concejal de Hacienda, Natalia Guijarro, por la convocatoria de plazas había calentado la situación.

Amor, durante su intervención ante los medios, ha criticado “las irregularidades” que han “visto” en el “expediente fantasma”. Pero, sabedora de que este finalmente se archivó y que el alcalde zanjó el caso tildándolo de “malentendido”, ha dado más razones sobre la ruptura. La “total desconfianza” hacía las socialistas, el polémico sueldo de Navarro o las negociaciones sobre las modificaciones urbanísticas en el entorno de Tierra Mítica, han sido otros de los argumentos aportados por la líder del partido Liberales por Benidorm.

“Intereses electoralistas”

La respuesta del ya ex socio de gobierno de los liberales no se ha hecho esperar. Pese a que el alcalde socialista de Benidorm, Agustín Navarro -imputado por el denominado “caso de los enchufes”- ha mostrado sorpresa por la decisión, su reacción ha sido contundente. “No hay una sola razón que justifique la ruptura del pacto. Ni una sola”, ha expresado. “Quieren justificar lo injustificable”, ha añadido.

Pero, Navarro no se ha mordido la lengua y ha achacado la decisión “a intereses partidistas y electoralistas” por parte de Gema Amor, pese a que ella durante su comparecencia ha señalado que “las encuestas demuestran” que los ciudadanos de Benidorm “valoran mucho y muy bien su trabajo”.

Lo cierto es que diversas encuestas auguran resultados muy negativos para el partido de Gema Amor. La razón aparente: la fragmentación del espacio de la derecha donde compiten a parte de su partido, el PP, UPYD y Ciudadanos por Benidorm –no confundir con la marca de Albert Rivera-, formación liderada por la estrella televisiva local Leopoldo Bernabeu. Situación que habría obligado a Amor a distanciarse de los socialistas ante la inminencia de los comicios municipales. Y que mejor, que con una ruptura del pacto ‘antinatura’ con el PSPV-PSOE.

Los presupuestos, salvados

Pese a la decisión de Amor, los presupuestos de la ciudad saldrán adelante. El Partido Popular ya había anunciado su abstención y los liberales también parecen decantarse por esa opción, con lo que la aprobación de los presupuestos no será un problema para el nuevo gobierno en minoría de Agustín Navarro. Tras la ruptura, los concejales de la oposición (11 PP, 3 liberales, 1 no adscrito) superan a los del gobierno (10). El alcalde ha mostrado su compromiso a alcanzar pactos puntuales tanto con el PP como con el concejal no adscrito, e incluso, con sus ex socios de gobierno.

Navarro, a su vez, ya ha reconfigurado el gobierno. Las competencias que ostentaba hasta ahora Vicente Iborra, han sido otorgadas a Pepe Marcet (Playas y Medio Ambiente) y al nuevo primer teniente alcalde: Ruben Martínez (Urbanismo). Mari Carmen Martínez ahora sumará la cartera de Contratación y Patrimonio, y Juan Ramón Martínez recuperará Deportes. Todas estas materias estaban en manos del ya ex concejal liberal, Miguel Llorca. Navarro, a su vez, asumirá Turismo, hasta ahora en manos de Amor. Hecho anómalo ya que tradicionalmente el alcalde se había ocupado de esta materia.

Con esta decisión, Benidorm ya respira la campaña electoral. La lucha por ganar el espacio del centro y de la derecha será la gran batalla, sin descartar pactos como el aún posible de Amor con la fuerza liderada por Carolina Punset en el País Valenciano, Ciutadans, o quién sabe si podría fraguar un posible regreso al PP. Las fuerzas a la izquierda del PSOE (Esquerra Unida, Compromís o Podemos), podrían entrar en el consistorio. La contienda, ha empezado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha