eldiario.es

Menú

Un juez cita al director del IVF por fraccionamiento de contratos con el anterior Consell ya regularizados

Manuel Illueca y su predecesora, Mariona Roger, deberán declarar como investigados acerca del sistema implantado la pasada legislatura para la prestación del servicio de la Agencia de Tecnología y Certificación Electrónica, cuestionado por la Sindicatura del Comptes

- PUBLICIDAD -
Manuel Illueca, director del IVF, y Ximo Puig, en Elche.

Manuel Illueca, director del IVF, junto al president Ximo Puig

Un juzgado ha citado como investigado al director del Institut València de Finances (IVF), Manuel Illueca, y a su predecesora Mariona Roger para informar sobre el sistema implantado por el anterior Consell para la prestación del servicio de la Agencia de Tecnología y Certificación Electrónica que fue cuestionado por la Sindicatura de Comptes al realizar fraccionamientos de contratos, situación que se corrigió en junio con la adjudicación del servicio, según ha informado en un comunicado la Generalitat.

La Agencia de Tecnología y Certificación Electrónica realizaba contratos mensuales para una asistencia técnica realizada por cuatro técnicos informáticos y una administrativa situación que el actual responsable del IVF ha regularizado definitivamente, con la adjudicación del servicio a principios de junio pasado por un periodo de dos años, tras un procedimiento público que gozó de difusión a nivel europeo, según las mismas fuentes.

La Sindicatura de Comptes cuestionó este sistema en su informe de 2015 al considerar que se trataba de un fraccionamiento de contratos por lo que un juzgado abrió diligencias para aclarar esta práctica y ahora ha citado como investigados tanto al actual responsable del IVF, Manuel Illueca, como a su predecesora y titular de la entidad en el primer semestre de 2015 con el anterior Consell, Mariona Roger.

La prestación de este servicio a través de asistencias técnicas mensuales fue instaurada por el anterior Ejecutivo al menos desde 2013, cuando la Agencia de Tecnología y Certificación Electrónica era un ente independiente. Tras su liquidación e integración en el IVF, en enero de 2014, se mantuvo esta práctica, a pesar de los reparos de la Sindicatura de Comptes, según recoge el comunicado.

Illueca se encontró con esta situación heredada al tomar las riendas del IVF en julio de 2015. En noviembre y tras mantener distintas reuniones con el personal de la Sindicatura de Cuentas, el Instituto decidió prescindir de la persona responsable de la contratación en la Agencia, se informó al Consejo General de la Entidad y se inició el procedimiento administrativo pertinente para subsanar la situación.

Tras la tramitación y culminación de los diferentes procedimientos, que incluyen la elaboración de la memoria justificativa para la contratación del servicio con fecha de 17 de mayo de 2016, el IVF publicó el 14 de febrero pasado los pliegos de condiciones particulares para la licitación de un concurso público abierto que ya está resuelto.

Solo una empresa -la anterior adjudicataria- presentó oferta, dada la especificidad del servicio, que hace difícil encontrar proveedores que cumplan con los estándares de calidad requeridos por lo que a principios de junio, se le adjudicó el servicio un periodo de un año, prorrogable otro más, por importe anual de 250.000 euros, IVA excluido.

Colaboración total

El IVF ha mostrado la total predisposición para colaborar e informar al juzgado sobre este sistema implantando por el anterior Consell de contrataciones mensuales que, en todo caso, ya se ha erradicado en respuesta a las recomendaciones de la Sindicatura.

La Agencia de Certificación Electrónica, tras su disolución a 31 de diciembre de 2013, se integró en enero de 2014 en el IVF. Lo hizo incorporando siguiendo con el mismo procedimiento y en vez de contratar personal laboral, recurría a una asistencia técnica mensual para dar cobertura a las necesidades del servicio.

Tras el cambio en el Consell en julio de 2015, y después de tener conocimiento en octubre del informe preliminar de la Sindicatura, en el que el auditor público reprocha esta práctica, Illueca, inició los trabajos para proceder a la regularización de esta situación, garantizando la prestación de un servicio considerado imprescindible.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha