eldiario.es

Menú

Vila-real anuncia un ajuste económico para pagar sentencias urbanísticas heredadas del PP

“El Partido Popular invadía los terrenos de los vecinos a coste 0 y ahora la justicia dice que hemos de pagar”, denuncia el alcalde

El ayuntamiento lleva desembolsados más de 16 millones de euros por los imprevistos de la gestión del anterior equipo de gobierno

Benlloch marca 10 medidas para racionalizar el gasto hasta lograr el equilibrio total de las cuentas con el objetivo de atender a los proveedores

- PUBLICIDAD -
El alcalde de Vila-real, José Benlloch, durante su comparecencia ante los medios.

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, durante su comparecencia ante los medios.

El Ayuntamiento de Vila-real se ha visto obligado a aplicar un ajuste económico para hacer frente a los pagos heredados del anterior equipo de gobierno del Partido Popular. A pesar de acumular un desembolso de 16 millones de euros en concepto de imprevistos desde que el PSPV-PSOE asumiera la gestión municipal hace ya cinco años, el lastre financiero sigue poniendo en riesgo la viabilidad del consistorio, especialmente por la multiplicación de sentencias judiciales condenatorias.

Como explica el alcalde, José Benlloch, “vivimos una situación de dificultades económicas derivadas, todavía, del urbanismo del PP, que invadía los terrenos de los vecinos a coste cero y que ahora la justicia dice que hemos de pagar, con toda la razón. Tenemos que controlar la bomba que han dejado a la ciudad para muchos años y no hay otra solución más que ser responsables”.

Entre el legado del anterior equipo de gobierno, además de lo reseñado, destaca el sobrecoste de 600.000 euros en el tratamiento de las basuras, el abono de la paga extra pendiente a los funcionarios o la llegada del plan Xarxa Llibres.

Ante esta situación, y a lo largo de los próximos seis meses, Vila-real prevé poner en marcha 10 medidas para racionalizar el gasto hasta lograr el equilibrio total de las cuentas con el objetivo de pagar mejor a los proveedores. Algunas de ellas son la reducción de actividades en Estiu al Termet, la suspensión y cambio de enfoque de la Vilabeca y la supresión de las ayudas a emprendedores.

Además, habrá una subida del 9% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) con vistas a 2017. Será el primer incremento de la época de Benlloch, ya que cuando asumió la alcaldía en 2011 congeló el recibo, e incluso lo bajó en 2014.
A todos estos ajustes se sumará una modificación en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para “consolidar lo que ya tenemos iniciado sin pensar en seguir creciendo más. Habrá que hacer cirugía con lo que ya hay en materia urbanística”, concluye el alcalde.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha