Opinión y blogs

eldiario.es

Ante todo mucha calma

- PUBLICIDAD -

Amigo informático 1

Es una circunstancia más o menos habitual que nos pasa en esta era tecnológica, a los que trabajamos con tarjetas de memoria o memorias flash, cuando sin querer borramos una foto o archivo. Peor es el caso de que vayamos a utilizar la tarjeta o pendrive y comprobemos que no tengamos acceso a la misma. O queremos morirnos porque hayamos formateado por error la tarjeta de memoria de nuestro último viaje . Ante todo, mucha calma, es posible que no esté todo perdido.

Aunque las tarjetas de memoria son un elemento bastante seguro, hay  muchas razones por las cuales pueden llegar a fallar. Afortunadamente casi siempre hay solución, así que sigue leyendo y te contaré la mejor manera de solucionar este tipo de problemas.

Memory cards

Probablemente sabes que al eliminar un archivo de un dispositivo flash este no desaparece de inmediato, sino que lo que ocurre es que se borra la posición que dicho archivo ocupa en la memoria en una tabla del dispositivo que se llama tabla FAT. Al borrar esa fila de la tabla lo que hace es marcar esa posición como libre para poder almacenar más información. Hasta que no volvamos a escribir en esa posición no borraremos el archivo de manera definitiva. Por ello es muy importante dejar de usar esa memoria de la que hemos borrado el archivo. Si lo hacemos así, la información se mantendrá intacta (siempre que no estemos hablando de una tarjeta destruída o similar) y tendremos muchas probabilidades de recuperarla. Conviene hacerlo lo antes posible.

Solo tenemos que hacer una búsqueda en Google para encontrar cientos de opciones para recuperar archivos, ya sean de una tarjeta de memoria, un disco duro o de cualquier unidad de almacenamiento de datos. Normalmente se trata de herramientas de pago, aunque suelen ofrecer una versión gratuita (con más o menos limitaciones) para probar su funcionamiento.

Éste suele ser muy sencillo ya que generalmente cuentan con una interfaz visual que nos va guiando en todo el proceso. Normalmente lo primero es la selección de la unidad lógica que queramos analizar, luego la elección de un método de recuperación (más ligero o más profundo), del tipo de datos que queramos restaurar y de dónde guardarlos.

A continuación, lo normal es que la aplicación se tome su tiempo para ir leyendo todos los sectores de la tarjeta (algo que dependerá lógicamente de su capacidad) y, o bien los guarde directamente o bien o nos muestre los archivos que son susceptibles de recuperar.

Como decimos, aplicaciones hay muchas. En la actualidad podemos mencionar algunas como, Recuva, Stellar Data Recovery, PhotoRec, Wise Data Recovery, EASEUS Data Recovery o GetDataBack.

Pero si os tengo que recomendar una en concreto nos vamos a quedar con Transcend RecoveRX. Como podéis imaginar por su nombre, se trata de una herramienta que nos ofrece un fabricante de tarjetas, Transcend, y que está especializada en la recuperación de tarjetas de memoria. Además, su descarga y utilización es completamente gratuita.

Vamos a ver un ejemplo.

Introducimos una tarjeta de memoria en nuestro PC, de la que vamos a borrar una imagen, para poder hacer la prueba de funcionamiento de este software. Borramos la imagen Apple-mac.jpg.

  • Abrimos el programa

  • Seleccionamos la tarjeta de memoria, Siguiente

  • Marcamos que queremos recuperar fotos, en este caso. Seleccionar todas y seleccionamos la carpeta donde queremos obtener las recuperaciones. Siguiente.

  • Tras esperar un rato vemos que en nuestro caso ha recuperado 123 imágenes.

  • Pulsamos Salir y comprobamos en la carpeta de ficheros recuperados que efectivamente está el archivo eliminado.

Icono

icono

Recuperar

recovered

v

manzana

Vamos con una serie de consejos que merece la pena recordar sobre las precauciones básicas que debemos tener en el uso de tarjetas de memoria.

En primer lugar, es altamente recomendable pasar la información contenida en ellas a nuestros discos duros lo antes posible. Una vez descargadas, es conveniente resistir la tentación de formatear la tarjeta y guardarla tal cual (mejor formatearlas cuando vayamos a usarlas de nuevo). De esta manera, si lo que fallara es tu ordenador o tu disco duro tendremos la información original a buen recaudo. Por cierto, que para eso es conveniente guardarlas en su estuche original.

Por otra parte, es mejor tener varias tarjetas de capacidad media que una sola de alta capacidad. Es decir, comprarse una única tarjeta de, por ejemplo, 64 gigas es una tentación poco recomendable. Si da problemas podemos quedarnos sin la información contenida y sin otra tarjeta para seguir haciendo fotos. Así, es preferible tener dos de 32 gigas (o similar) para asegurarnos de tener un respaldo en caso de problemas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha