eldiario.es

Menú

El complejo sanitario sobre la antigua Fe reforzará la atención de día y la salud mental

El Espai Sanitari Ernest Lluch cubrirá el 90% de las necesidades asistenciales de los vecinos y abrirá el nuevo centro de salud en 2019 y el de especialidades en 2020.

Para ejecutar y urbanizar la segunda fase que incluye el derribo de los edificios antiguos y cuatro hospitales de día para trastornos mentales se ha iniciado un concurso de ideas.

- PUBLICIDAD -
La antigua Fe de Valencia

La antigua Fe de Valencia VÍCTOR PONS

"Con el centro de salud, de especialidades y las urgencias potenciamos la atención primaria, lo que está más cerca de la ciudadanía, y después hacemos una apuesta de cognicidad con un hospital de corta y media estancia y por la salud mental que ha estado muy olvidada en la Comunitat Valenciana".

Así ha explicado este martes la consellera de Sanitat, Carmen Montón, la oferta sanitaria que se habilitará en el Espai Sanitari Ernest Lluch que se levantará sobre los terrenos de la antifua Fe con una inversión total de 146 millones de euros.

Montón ha comentada que los plazos se están cumpliendo según lo previsto y que de esta forma, está previsto que la primera fase del proyecto (urgencias, centro de salud y centro de especialidades) esté finalizada en 2020.

Así, las actuales urgencias se trasladarán de forma temporal, hasta que esté finalizado el centro de salud, al inmueble ubicado en la calle Joaquín Ballester. Las obras de adecuación se licitarán en septiembre y el servicio estará operativo en su nueva ubicación en 2018.

La siguiente dotación en ponerse en marcha será el centro de salud que estará ubicada en los terrenos actualmente diáfanos que hay en la zona recayente a la avenida de Campanar. Así, la previsión es que las obras comiencen en el segundo trimestre de 2018 y finalicen a mediados o finales de 2019.

En cuanto al centro de especialidades que irá justo al lado del centro de salud y dispondrá de cirugía mayor ambulatoria, la previsión es que las obras arranquen a finales de 2018 y finalicen en 2020.

Según Montón, aunque el hospital de referencia de los vecinos de la zona seguirá siendo la nueva Fe de Malilla, "con estos tres nuevos recursos los vecinos tendrán cubiertas el 90% de sus necesidades asistenciales, ya que la mayoría de desplazamientos se hacen para consultas externas y especialidades, que volverán así al barrio de Campanar; en Malilla solo harán los ingresos hospitalarios".

En cuanto a la segunda fase del proyecto, los derribos de los edificios antiguos (solo se mantienen tres pequeños inmuebles) se harán al mismo tiempo que se construyen el centro de salud y el de especialidades, de forma que quedará una superficie de 64.000 metros cuadrados en la que se construirán el resto de equipamientos y se urbanizará el interior del complejo y el entorno, obras que arrancarán en 2019.

Entre las nuevas dotaciones, se incluyen un hospital de media estancia con 150 camas, cuatro hospitales de día para la atención de trastornos mentales,  un centro de encuentro de pacientes de salud mental, un centro de estudios e investigación en salud y género, una escuela de salud, una casa del paciente y la ampliación del aparcamiento subterráneo hasta alcanzar las 1.000 plazas para todo el complejo. A ello se suma un parque urbano que conectará el espacio vacío entre todas estas instalaciones.

Concurso de ideas

Para desarrollar todo el proyecto, la Conselleria ha convocado un concurso de ideas que será "abierto, público y anónimo" y en el que podrá participar cualquier arquitecto o sociedad profesional de arquitectos a partir de noviembre.

De todos los candidatos que se presenten se realizará una selección de seis finalistas, de donde saldrá el proyecto ganador y encargado de la redacción del Plan Director y del Plan Especial de Ordenación elegido.

Los proyectos de los candidatos se expondrán al público para que se puedan votar. La propuesta que consiga un mayor número de votos populares ocupará una plaza de los seis finalistas que pasarán a la fase final de selección.

Los otros cinco serán elegidos por un jurado presidido por la consellera de Sanidad e integrado por el director general de Asistencia Sanitaria, el arquitecto jefe del Servicio de Infraestructuras de la Conselleria, el arquitecto jefe del servicio de Coordinación y Planificación, Suministros y Servicios Generales de la conselleria y el arquitecto del servicio de Planeamiento del Ayuntamiento de València.

También forman parte del jurado un arquitecto designado por el Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunitat Valenciana, otro designado por la Escuela Superior de Arquitectura de la Universitat Politècnica de València, uno más elegido por la Asociación de Vecinos del Barrio Campanar, un arquitecto de la subdirección general de Infraestructuras de la conselleria, un ingeniero industrial seleccionado por la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de la Universitat Politècnica de València, así como la gerente del hospital La Fe y la presidenta del Consejo de Salud de la Comunitat Valenciana.

Los seis seleccionados que pasen el corte recibirán un premio de 20.000 euros. La propuesta vencedora obtendrá un adelanto de 100.000 euros a cuenta del pago de la redacción del proyecto, valorada en 400.000 euros. Además, habrá dos accésit de 25.000 euros cada uno.

La designación del proyecto ganador se conocerá en julio de 2018: "Hay que tener en cuenta que el desarrollo del Espai Sanitari Campanar Ernest Lluch es un proyecto planificado de forma escalonada para coordinar los trabajos de forma que no se solapen y que se vayan encadenando uno tras otro", ha informado Carmen Montón.

División de opiniones entre los vecinos

El proyecto sanitario de la antigua Fe ha caído de forma diferente entre los vecinos de la zona. Por un lado, la plataforma Salvem La Fe de Campanar ha reclamado que se incluya la construcción de un hospital de unas 600 camas que atienda las necesidades de toda la zona norte de València y que evite los desplazamientos a la nueva Fe de Malilla.

Por su parte, el protavoz de la Comisión Cívica por un Hospital Digno en Campanar, Matías Alonso, entidad que engloba a las asociaciones de vecinos de la zona, ha apoyado el proyecto "mientras se cumplan los acuerdos y compromisos que adoptó la Conselleria con la Comisión y que pasan por evitar ese 90% de los desplazamientos a Malilla".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha