eldiario.es

Menú

El retorn dels veïns

En realitat, mai se n´anaren, però els últims esdeveniments polítics (candidatures populars, assamblees obertes...) permeten vore una revivificació de la influència dels moviments veïnals pertot arreu.

Fem un poc d´història. Les associacions de veïns, juntament amb l´església de base, eren uns dels pocs àmbits en els quals es podia fer política (el contraste de pareceres) durant el franquisme. Jugaren, sense dubte, un rol capital en la socialització política i reivindicativa de molts quadres de la futura democràcia.

En arribar la Transició, partits i sindicats donaren orde de replegament a les seus bases. La carta del carrer no es jugaria, acord d´elits. L´èxit passat de la mobilització de les associacions de veïns portaria implícit una dolça derrota, a mig termini. Sí, existiria un reconeixement, però la influència anava a minvar, any rere any, fins els anys del desencant. Dit reconeixement es plasmà en la cooptació dels més reconeguts líders veïnals pels partits progressistes (PSOE i PCE, bàsicament). Un repàs de les hemeroteques valencianes de l´època mostra una presència rellevant d´este moviment i determinats noms eren habituals en les fulles dels diaris. Per exemple, la forta repercussió d´un Carme que, llavors, pareixia una espècie de Kabul. La política de fitxatges decapità, en cert grau, estes associacions, que passaren a tindre una importància més bé subalterna.

Seguir leyendo »

Responsabilitat, nom de dona

Com a professora, intente explicar als meus alumnes les diferències entre un sistema presidencial i un parlamentari, com el nostre. En este sistema, la ciutadania triem uns representants i són estos els qui elegeixen al President o Presidenta de la Generalitat. Òbviament intentant traslladar l’opinió i el desig dels seus votants i necessàriament, al voltant d’un programa comú.

Com a membre de la comissió negociadora de Compromís, el que intente deixar clar és que la gran responsabilitat que tenim és la de construir un govern sòlid que garantisca l’Agenda del Canvi amb les propostes que necessita la nostra terra.

La posició des del primer dia de Compromís i de Mónica Oltra ha sigut coherent amb eixa responsabilitat. Primer, parlem del QUÈ. Parlem de les propostes que han de dur endavant. Treballem una Agenda del Canvi. Sabem que compartim diagnòstic, però ara cal treballar el tractament per a una Generalitat malferida. I quan acordem el QUÈ, ja parlarem del QUI. I això ho farem sense imposar (però tampoc acceptant imposicions), buscant garantir un govern sòlid, i el més ampli possible. Això vol dir, amb les tres forces que representen el canvi (Compromís, PSOE, i Podem) dins d’un acord de govern.

Seguir leyendo »

Urna: Sarcòfag de la vella política

Hui sí que vull parlar de pactes, dels molts pactes que caracteritzaran el futur de la política a l'Estat espanyol i, per descomptat, també al nostre País Valencià. El canvi polític està definitivament en marxa, i no serà un recanvi o les conegudes alternances que hem viscut en l'àmbit estatal durant els últims anys. És un canvi de veres, un canvi profund, un canvi en les formes però, sobretot, un canvi en el fons, en les polítiques a portar a terme, en les prioritats.

L’esclat de Ciudadanos ajuda a entendre el que està passant: els grans poders econòmics han potenciat el partit d’Albert Rivera conscients que calia un agent amb etiqueta de novetat que vetlara pels seus interessos. És allò que va dir el president del Banc de Sabadell, Josep Oliu, de «un Podemos de derechas». Ciudadanos porta la bandera de la regeneració política, diu qui val i qui no val per a la nova política, dóna carnets de bons i de corruptes a qui considera... però amaga el que vol fer, com vol governar, quin és el seu programa. L’altaveu és la lluita contra la corrupció però, sense entrar en la seua dubtosa legitimitat i credibilitat per aquest discurs, callen sobre les polítiques a aplicar. Certament, la gent reclama que les coses es facen d’una altra forma, sí, però, sobretot, el que realment es vol és que es facen altres coses. I en això estem. El canvi està en marxa, les polítiques començaran a canviar aviat perquè l’esquerra transformadora, començant pel País Valencià, ocupa el centre de les noves majories a bona part de l’Estat.

El que ja ha començat és un procés que ens porta cap a una segona transició, jo quasi diria que, en realitat, ara ve la veritable transició, i ha de desembocar de manera obligada en un nou procés constituent. Tocarà modificar el model d’Estat, el model econòmic i productiu, el model polític i, també, l’organització territorial. No serà cosa d’un partit, ni de dos. Els temps de les majories absolutes i dels pactes per les altures ja és passat. Estem assistint a l’extinció dels dinosaures polítics que ens acompanyen (i ens acollonen) des de la mort de Franco. No seré jo qui gaste temps en discutir si es podia haver fet més o menys. Estic disposat a acceptar que en la Transició es va arribar fins allà on es va poder però ara, per favor, que els protagonistes d’aquells episodis (i els seus fills i nets polítics directes) s’aparten, que se’n vaguen a casa, que tornen als seus llocs de treball (els que en tinguen) i que deixen que gent nova agafe el relleu.

Seguir leyendo »

¿Cómo será Valencia sin Rita Barberá?

Rita Barberá tenía la cara desencajada, sus ojos buscaban a algún culpable imaginario para condenarlo a galeras. Respiró hondo antes de coger los micrófonos y ponerlos como a ella le gustan. Miró a cámara, sabía cuál era la suya, conoce el medio en el que durante años se ha desenvuelto, mas sabía que esa noche era una de sus últimas con el poder en sus manos. El cetro simbólico de la capital le era arrebatado. Alberto Fabra la cogió del hombro para salir entre la nube de reporteros, se mascaba el cambio. Sensaciones que recordaban a libertad. Rita ya no será la que ría al lado de las falleras o la que vigile la Plaza del Ayuntamiento, desde esa atalaya inexpugnable en que se había convertido el consistorio. Ya no inaugurará nada en la ciudad, ni repartirá besos y por descontado ya no necesitará volver al barrio que quiso derribar inmisericorde.

Y, ¿que será de Valencia sin Rita Barberà?. No tengo consciencia de haber vivido en la ciudad sin ella manejando los hilos del poder. La cultura quizás lo agradezca o tal vez no. La sociedad indómita y arriesgada de Valencia nunca ha sido del agrado de “la jefa”, y desamparados por los medios, las subvenciones o el más mínimo reconocimiento han sabido crear un espacio de cultura diferente. Quizás no la echemos de menos gracias a ello. Valencia, durante el mandato de Barberà, construyó una ciudad paralela, contracultural (aunque en realidad esa no fuera su intención) y con un aroma rebelde. Creó iconos del teatro y del humor como Xavi Castillo, actor que jamás fue del agrado del consistorio. En los lugares mas arrinconados por el Ayuntamiento, se crearon movimientos sociales, que reivindicaban la cultura en la calle, la danza, la dolçaina y el tabalet. La ciudad que se ha reinventado y ha conseguido tener una identidad propia cuando la gente bramaba por ver a Fernando Alonso en el circuito de Fórmula 1 o cuando veían lo engalanada que estaba la ciudad para el Papá. Y ahí, la cultura y una parte de la ciudadanía, siguieron creando otra realidad, sin duda mucho más cercana al pueblo. Pero nunca aparecía en Canal 9, ¿cómo iba a hacerlo si estaba secuestrado?. Valencia a vivido con Rita, pero Rita no ha vivido con los valencianos. Ninguneó su lengua, salvada una vez más por personas que se preocuparon por mantenerla viva como fuente de una historia común que seguía viva y feliz. Rita, y su amigo Camps, aquel que lanzaba besos a Dios en su propio juicio, subieron a la ola de locura que arreció por la ciudad, daba igual que hubieran personas debajo de los puentes o que los niños estudiaran en barracones. Daba igual. La ola era cegadora y majestuoso. ¿Quién iba a osar decirle a la omnipotente Barberà que podía intentar hablar más en valenciano o que existían barrios preciosos que luchaban por mantenerse en pie?. ¿Quién?. Pues los mismo que ahora esperan un giro, una vuelta a la normalidad. Los que desean que la cultura vuelva a ser patrimonio inmaterial de los valencianos.

Pero no sólo en la cultura la ciudad será diferente. ¿Como serán unas fallas sin ella?, sin esa espontaneidad que adoraban sus admiradores y abochornaba al resto. ¿Tendrá el mismo garbo el próximo alcalde cuando suba a las Torres de Serrano y conmine a sus conciudadanos a disfrutar de las fiestas patronales?. ¿También irá vestido de rojo?. El que sustituya a Rita paseará su sonrisa por los mercados hablando de las bondades de la ciudad a los trabajadores, tendrá que coger niños, reírse de las ocurrencias de ancianos. ¿O será diferente y todo más serio?. Y lo pregunto porque durante muchos años, esas y no otras, han sido las formas de trabajar aquí. Gente que decía que Rita era como el Rey, campechana y amable. Tan campechana que llevaba 7 policías cuando se iba a Jávea a disfrutar del verano, haciendo que sus guardaespaldas se alojasen en hoteles de 233 euros la noche. Pero Rita era así, si tenía que irse a Milán a la clausura del congreso “Milán, Capital Europea del Deporte 2009”, no se sentía mal por rascarse un poco el bolsillo, aunque fuera a costa de los contribuyentes. Para ese viaje tan campechano Rita se fue con su hermana, y dos personas más, gastándose lo mínimo que pudieron, no fuera a ser que su campechanía se viera resentida, 10.600 euros en billetes y dos coches.

Seguir leyendo »

La realitat supera la ficció

Així ha sigut en el PP valencià. Quan pensàvem que no era possible una manifestació més cridanera de l´hedor polític, els últims esdeveniments estan mostrant la versió més esperpèntica de la corrupció sistèmica.

Les taques en la pell no deixen de ser el símptoma extern d´una malaltia que va per dins. Les escenificacions burdes han salpicat els últims mesos d´un PP valencià que, si no es descompon, és per la mobilització de les seues bases, que fan que el seu terra electoral siga encara molt alt.

Recorda un poc a les estàtues dels últims emperadors de l´Imperi Romà, amb eixos caps gegants i rictus a la defensiva, i no és complicat trobar similituds amb el monòlit que Ripollés erigí a Carlos Fabra.

Seguir leyendo »

Los orígenes del mal

A la hora de comprender la tremenda crisis que afecta al mundo occidental, a la hora de intentar entender en qué situación nos encontramos es inevitable echar la vista atrás y enfrentarse a la revolución conservadora que tuvo lugar en Estados Unidos y buena parte de Europa en las últimas dos décadas del siglo XX. Reagan y Tatcher fueron sus mascarones de proa. Y supuso no sólo el final del New Deal; supuso el principio del fin de la clase media.

Las cifras, que son tozudas, describen a la perfección lo que aconteció aquellos años. Centrándonos en Estados Unidos, si en 1980 el 1 por ciento de los norteamericanos más ricos recibía el 9 por ciento de los ingresos totales, en el año 2007 ese 1 por ciento recibía el 23,5 por ciento del total de los ingresos. Todo ello fue consecuencia de una reforma fiscal diseñada para beneficiar a las grandes fortunas y a las grandes corporaciones, algo que Clinton y el Partido Demócrata permitieron y que explica, junto con su exportación de la “Tercera Vía”, la crisis de identidad y yo diría que hasta psicológica de la socialdemocracia europea. Fruto de esta revolución fiscal neoliberal, si en 1955 los cuatrocientos mayores contribuyentes de los Estados Unidos pagaban en impuestos un 51,2 % de sus ingresos; en 2010 ya sólo pagaban el 18,1 por ciento de lo que ganaban. Como consecuencia de esto, los beneficios de las grandes empresas alcanzaron máximos históricos. Sin embargo, en el otro lado de la cuestión, y tal como afirmaba en 2007 una publicación poco sospechosa de simpatías izquierdistas como es The Economist, “si en los últimos años los beneficios empresariales han crecido en los Estados Unidos un 60 %, los ingresos salariales un 10 %”. De resultas de eso, según cálculos de Stiglitz la media de los ingresos de los hogares norteamericanos había caído entre el año 2000 y el 2008 un cuatro por ciento. En resumidas cuentas, los beneficios de las grandes corporaciones aumentaron espectacularmente mientras se les disminuían los impuestos; asimismo las rentas del trabajo se redujeron y por lo tanto la clase media vio cómo disminuían sus ingresos a la vez que se desmoronaban los servicios públicos, como consecuencia de los menores ingresos del Estado.

Pero, se dirá; ¿no aumentó la riqueza de la clase media en las últimas décadas del siglo XX? No, lo que aumentó fue esa sensación. La clase media lo que hizo fue endeudarse hasta las cejas. Y esto sí que fue una novedad.

Seguir leyendo »

Elefants perduts en temps de canvi

No vaig a parlar de pactes. O sí. Certament en política tot està tan lligat que un dia, per exemple, tens l’ocurrència de parlar de la necessitat de dissoldre les Diputacions per evitar dir el nom de la persona que creus més adequada per presidir la Generalitat i pot acabar resultant que per culpa de les Diputacions s’haja de repetir tot el procés electoral. No serà el cas, ja ho sé. De fet, tampoc pense parlar de les Diputacions. El que pretenc dir és que en política passa com en els cistells de cireres, que n’estires una i enganxada en segueix una altra, i una altra, i una altra.

Conten que un dia, José Rodríguez de la Borbolla, president d’Andalusia entre 1984 i 1990, després d’una esbroncada d’Alfonso Guerra, llavors totpoderós vicesecretari general del PSOE, per unes declaracions que el mandatari autonòmic havia fet, li va dir: “Bueno, Alfonso, pues dime dónde està la raya”. I Guerra li va contestar: “La raya se mueve”. Portem des de 1977 que, certament, les ratlles del que es podia dir i no dir, fer o no fer, les prioritats, les marcaven els polítics. Això és el que, jo diria que definitivament, s’ha acabat amb les eleccions autonòmiques i municipals de diumenge passat. Ara les ratlles les marquen els ciutadans.

Òbviament, els representants de la vella política no ho han entés. No em sembla casual que les tres principals ciutats de l’Estat, Madrid, Barcelona i València hagen sigut l’escenari de la derrota electoral de tres elefants polítics (Esperanza Aguire, Xavier Trías i Rita Barberá), gent caducada després de més de 30 anys encadenant càrrecs, ni que els esmentats perdedors hagen apel•lat a governs frontistes per barrar el pas de gent tan radical, perillosa i subversiva com Manuela Carmena, Ada Colau o Joan Ribó.

Seguir leyendo »

Te cambio Valencia por Alicante

El martes escuché en ‘La Ventana’ el testimonio de una mujer de 50 y pocos años, casada y con un hijo, que sobrevivía (o lo intentaba) con 350 euros al mes. Su hijo se había ido a vivir con sus tíos para poder comer, ducharse y llevar una vida más o menos normal. Mientras, ella decía que estaba más gorda que nunca porque comía a base de pasta, patatas, arroz y más pasta, más patatas, más arroz. Hasta 2010 su vida era como la de cualquier otro: un piso en alquiler, un coche pagado, un trabajo…pero desde entonces no ha levantado cabeza.

Ese martes todavía resonaban en mis oídos los ecos de esa canción de estribillo machacón ‘Hay un gallego en la luna’ que no me puedo quitar de mi cabeza desde que oí la comparecencia de Rajoy del lunes. Esa en la que habló de problemas de comunicación (siempre la paga el mensajero).

El mismo día, el Instituto Nacional de Estadística (INE) hacía públicos los indicadores de pobreza y alertaba de que los ingresos en los hogares españoles volvían a caer en 2014 y que el riesgo de pobreza se incrementaba, principalmente en los hogares monoparentales y entre los niños.

Seguir leyendo »

La futura gestión del medio ambiente valenciano: del programa a la realidad

Els efectes dels devastadors incendis de 2012. Alcublas. / Andreu Escrivà

En este periódico se hizo hace poco un  excelente análisis de la parte ambiental de los programas electorales. Jordi Castro repasaba las propuestas de los partidos, y preguntaba a sus responsables cómo veían la gestión de nuestro entorno. El resultado, exceptuando a la representante popular, fue un rotundo suspenso para la gestión ambiental del Partido Popular. Conseguir esa unanimidad es complicado, pero posible tras años empeorando sistemáticamente las políticas y programas ambientales.

El caso es que ahora, después de luchas ecologistas y vecinales, de múltiples denuncias y sanciones de la Unión Europea, de vertidos e incendios, de opacidad e ilegalidades, de trámites de cartón piedra y prioridad absoluta del ladrillo, llega un tiempo nuevo. Un tiempo en el que no vale vivir a la contra, que siempre es más fácil, sino ponerse a los mandos. Demostrar que las propuestas que se hacían desde la oposición no son cartas a los reyes magos, sino acciones concretas que pueden mejorar las cosas.

De los temas en los que la hasta ahora oposición coincide, hay uno reincidente: los incendios. Lamentablemente, todos se fijan en el fuego y no en el bosque, y esto viene a ser como si tratamos la fiebre con hielo, pero sin administrar ningún medicamento. No debemos atajar los síntomas, sino tratar la enfermedad. No hay bosques sin medio rural, pero el arraigo y las oportunidades para las poblaciones de interior no deberían basarse únicamente en subastas de parcelas forestales al mejor postor. Malvender el bosque como única salida a las comarcas de interior, obviando que es mucho más que árboles y madera, es de una cortedad de miras que asusta, aunque lamentablemente haya sido la única acción emprendida hasta ahora. Los incendios son mediáticos y dolorosos, y también un buen recordatorio de todo lo que estamos haciendo mal (especialmente en aquellos en los que tenemos la certeza de que el carácter catastrófico hubiese sido evitable sin recortes), pero hay que ir a la raíz (y nunca mejor dicho). Hay mucho que hacer, de la misma forma que el vaciado de contenido, trabajadores, presupuesto y protección legal de los espacios naturales protegidos nos dicta claramente qué hacer: revisión legislativa de la ley 11/1994, puesta en marcha de todos los instrumentos de ordenación territorial previstos y, por supuesto, dotación de medios y personal.

Seguir leyendo »

De los bolsos de Vuitton a la bicicleta de Ribó

Lo admito. Durante toda la jornada electoral no pude evitar un intenso encogimiento del bajo vientre, síntoma evidente de esa enfermedad que se conoce como el Mal de Celia Gámez. Se trata de una curiosa dolencia que provoca esperpénticas visiones de Rita Barberá y Esperanza Aguirre cantando a capela esas coplillas con que la cupletista recordaba a los vencidos aquello de ¡No pasarán! Decían los marxistas / ¡No pasarán! Gritaban por las calles / ¡No pasarán!, se oía a todas horas por plazas y plazuelas con voces miserables; y cuyo estribillo concluía con un castizo y lapidario: ¡Ya hemos pasao!

Por fortuna, el recuento de votos tuvo un poder curativo más efectivo que el bálsamo de Fierabrás. En cualquier caso, lo cierto es que, a pesar de los números que iban apareciendo en la pantalla de mi ordenador, un punto de incredulidad me impedía fiarme de lo que veían mis ojos. Por desgracia, el exilio me mantiene a 8.000 kilómetros del Cap i Casal, así que la distancia me impedía comprobar directamente el alliberament de esa plaza tantos años secuestrada por el Caudillo, que en un tiempo fue del País y que finalmente se ha quedado con el insulso nombre del Ajuntament (ay, que martirio tiene esta tierra con las denominaciones). Preferí esperar prudentemente al día siguiente para confirmar lo que todos aseguraban, aunque por si acaso tomé antes un par de copas como celebración, pensando que en el peor de los casos también podía contar como desahogo frente al desengaño.

Pero no. Al despertarme al día siguiente, allí estaba la BBC para confirmarme que, definitivamente, el dinosaurio se había ido, llevándose de paso al Moniato y las botellas vacías de Beefeater. Por desgracia, el saurio de las pesadillas también se llevó injustamente por delante la representación de EU en les Corts, aunque en el último minuto la organización haya logrado al menos la pedrea desconsoladora de mantener su presencia en la Diputación, institución donde, gracias al tenaz trabajo de Rosa Pérez, el fantasma de Alfonso Rus hoy no tiene otra cosa que contar más que los eslabones de la cadena que arrastra. EU (y el PCPV, claro) deberán ahora entregarse a ese cíclico ritual, ejecutado demasiadas veces a medias y a destiempo, que parece determinar su historia y que le obliga a marchar de refundación en refundación hasta la anhelada victoria final.

Seguir leyendo »