eldiario.es

Menú

Valencia, tú antes molabas

14 de abril. Parafraseando a Karina, cualquier tiempo pasado nos parece (y en este caso, indudablemente lo fue) mejor. Banderas tricolores inundan las redes sociales, banderas no aptas para aprensivos para con el color púrpura y lo que ello representa.

Entre tanta nostalgia, me puse a pensar. Hay quien reverencia hoy las virtudes de la República, los grandes avances que ella trajo a España, entre los que yo misma me incluyo. Así, lejos de escribir una homilía más a lo que se inició en 1931, pensé que tal vez debía repararse un poco también en lo que llevó a la instauración de la República, es decir, las elecciones municipales del 12 de abril de 1931. Muchos podrían decir que tan sólo fueron la más clara evidencia de la caída en picado de una corrupta y podrida monarquía, de ahí los buenos resultados de los republicanos. Tendrían su parte de razón, claro. También es cierto que habría que contemplar otras muchas variables. El fenómeno humano puede que sea fácil pero nunca es simple.

Sea como sea, el hecho está ahí: la ciudad de Valencia secundó la candidatura republicana con un 79% de los votos frente al tímido 17% de los monárquicos. Tras visualizar estas cifras, no pude más que sentirme, como ya he dicho, como Karina. Sobretodo hoy, cuando lees un titular que contiene el concepto “elecciones en Valencia” y ya puedes ir a la busca y captura de la mejor terapia de choque de Paulo Coelho.

Seguir leyendo »

Me voy a comer esta columna

Lo digo en serio. Voy a imprimirla. Después la haré tiras que engulliré una a una. De verdad. Lo haré, sin duda, el día después de las próximas elecciones autonómicas. Cuando ya conozcamos los resultados. Porque mientras todo el mundo se afana en dar el cambio ya por hecho yo no las tengo todas conmigo.

En la Comunitat Valenciana los escándalos de corrupción ya salpicaron, aunque in extremis, el anterior proceso electoral. Y pese a que la sombra de la sospecha ondeaba sobre el futuro President su lista siguió quedando la primera. Poco importó que apenas unos meses después de la noche electoral tuviese que venir un relevo con nocturnidad y alevosía para evitar que un cargo electo se sentase en el banquillo.

Esto, que se veía venir mucho antes de las elecciones autonómicas, no afectó prácticamente en nada al resultado electoral. Es cierto que, gracias a aquello, el panorama político empezó a enriquecerse, dando cabida a partidos que hasta entonces habían sido marginales. Pero en lo competente al reparto de escaños, el partido en el poder –el mismo que tenemos ahora- se lo siguió llevando crudo.

Seguir leyendo »

Hi havia un polític desafinat...

Ara fa un parell de setmanes, vaig tindre el gust d’estar invitat a una ronda de converses amb una afamada personalitat política valenciana per entretenir-se parlant sobre les urgències i necessitats que els valencians tenim sobre la taula. Estava interessat en confrontar la meua visió personal i les meues vivències professionals amb el pensament polític. No obstant, a les meues preguntes i comentaris, sols vaig obtindre construccions molt educades buïdes de contingut. Inenarrable.

Convindreu en mi que manipular, mentir i balafiar són els tres verbs que resumeixen clarament l’a-política musical del Consell Valencià governat pels conservadors del Partit Popular. No vull continuar amb una visió fatalista d’una societat com la nostra. Crec però, que aquesta realitat salvatge de desgovern contra el teixit cultural valencià no pot, als possibles actors del nou govern, donar-los per satisfets amb un canvi de formes higièniques, de discurs i un abandonament de les antigues i tòxiques pràctiques. Clar i ras, amb un canvi d’estil no n’és suficient.

No es pot solventar la situació de colapse cultural que pateix la música, la cinematografia, les arts escèniques, el disseny sens una visió propera del problema i sens un sentit profund d’estructures d’Estat. I el que és més ridicul si escau, els assessors de l’alternança i l’alternativa no poden empenyar als seus líders polítics a solventar la dialèctica amb una decorativa proposta: “Es pactarà tot amb el sector”. Déu ens pille confessats!

Seguir leyendo »

Aparta de mí este cáliz

¡Milagro! El Ayuntamiento de Valencia convierte 80.000 euros en 378.439. ¿Ayudas a la dependencia? ¿Equipamientos educativos? ¿Tal vez un local social para algún barrio desfavorecido? ¿Creación de empleo? Nooooo. Mucho mejor, dónde va a parar. No sé si recuerdan que en nuestra catedral tenemos el auténtico Grial, aquel que buscaron los Caballeros de la Mesa Redonda y también Indiana Jones. ¿Qué? ¿no se acordaban? No hay problema; nuestro ayuntamiento, siempre presto a satisfacer las necesidades de la ciudadanía, ha decidido hacer una exposición titulada “Los caminos del Grial”, que pueden visitar estos días en el Almudín, a la que adjudicó un presupuesto de 80.000 euros que, oye, tampoco es tanto y todo es cultura y patrimonio, no lo vamos a negar. Hemos visto cosas mucho peores.

Pero ¡aleluya! se ha obrado el milagro del sobrecoste, al que parece abonado nuestro consistorio en vez de al de los panes y los peces, y la cosa ya deja de tener gracia: el presupuesto se quintuplica y llega a la nada desdeñable cifra de 378.439 euros. Y yo me pregunto por qué siempre acaban encontrando dinero de más para este tipo de gastos (ya saben: fastos, fiestas, caprichos de lujo) y nunca para la inversión real: equipamientos culturales de los barrios, promoción de la educación cultural de base, rehabilitación de solares y edificios sin uso, asociaciones ciudadanas que quieren dinamizar las calles. O para algunas urgencias en el uso y conservación de nuestro patrimonio, como por ejemplo, la puesta en valor de los restos de la muralla árabe, que no solo está hecha unos zorros sino que pasa completamente inadvertida:ni un miserable cartelito informándole a usted, querido vecino, o a usted, querida turista, que está apoyada en un muro que tiene mil años de antigüedad y forma parte de la rica y larga historia de Valencia. O para paliar el abandono en el que se encuentra el Museo de Historia de la Ciudad, que da una pena, si lo vieran, con todos sus proyectores, videos y ordenadores donde se cuenta la historia de Valencia apagados y con carteles de no funciona y cuyo arreglo cuesta una mínima parte de lo que ha costado la dichosa exposición.También podrían haber pagado a las artistas que han participado en la exposición “Las dueñas del arte” (Atarazanas), pero se ve que se les debió olvidar mientras buscaban los 18.000 euros que costó el catering para los invitados de la Nit de Foc. Y eso sin salir del terreno de la cultura y el patrimonio, que si vamos más allá y hablamos de otras necesidades, acabamos llorando en un santiamén.

Pero entiendo que es una cuestión de prioridades y, desde luego, la de este ayuntamiento no es la difusión de la cultura, ni la educación, ni la participación ciudadana. El turismo, la Iglesia y la propaganda y el marketingsí lo son. La justificación de esta exposición es, dice el ayuntamiento, atraer al turismo religioso. ¡Vaya por dios! Voy a tener que callarme, porque en cuanto invocas al turismo te salen con aquello de que es una gran fuente de ingresos, fundamental para nuestra economía y no hay que meterse con ello. La necesidad de atraer turistas lo justifica todo. Y no todo se puede justificar. Nadie niega la importancia, ni el valor, ni la atención que requiere la industria turística por parte de los poderes públicos, pero eso no debe ocultar dos aspectos que hay que erradicar ya: las lamentables condiciones laborales de los y las trabajadores del sector turístico (no es el tema de este artículo, pero no puedo dejar de nombrarlo) y la supeditación de la cultura a las necesidades turísticas. No. La cultura y la conservación del patrimonio han de ser un fin en sí mismas. Y han de estar al servicio de la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Una democràcia d'esclaus

Els nazis als camps d'extermini els hi deien centres de reubicació; en publicitat, de l'acte de cagar en diuen trànsit intestinal, i la meva tia Margarita usava sempre allò de "ha passat a millor vida" per evitar dir que algú havia mort.Quan fa un parell de dies escoltava les dades de l'atur i sentia als nostres governants del Partit Popular felicitar-se i assegurar que la creació de llocs de treball era indiscutible, pensava com s'està perfeccionant l'ús dels eufemismes.

Dir-li llocs de treball a la majoria de contractacions que s'estan fent és, més que un eufemisme, una burla en tota regla i, en la mesura, que són els dirigents polítics els que ho proclamen, la conclusió és que el veritable eufemisme és dir-li democràcia al sistema que tenim. Maquillar les xifres de la desocupació acomiadant una persona que cobrava 1.500 euros al mes per treballar huit hores diàries i substituir-la per tres que en treballen quatre, i que al cap del mes s'emporten 350 euros, és explotació laboral, encara que, entre els governs de Zapatero i Rajoy, ho hagen fet plenament legal.

La meva amiga Rosa cobra 280 euros al més com a reposadora de Carrefour. Treballa tres hores diàries, de cinc a huit del matí, de dilluns a divendres. La gasolina que gasta per anar al seu lloc de treball li costa, mensualment, 40 euros. Si plou, l'acompanya el seu marit en cotxe i, després, ella es busca la vida per tornar. És evident que no l'ixen els comptes però té l'esperança que li amplien l'horari. Porta sis mesos i, de moment, res d'ampliació. El cas de Rosa no té res d'excepcional. La majoria de botigues del "glamurós" (o el que siga) carrer Colón de València no tenen pràcticament ningú fent jornades completes. L'habitual són contractes per hores, quatre al dia, a canvi de 400 euros mensuals.

Seguir leyendo »

Al servicio de la política y la ciudadanía

Con fecha 8/4/2015 eldiario.es, en su edición de la comunidad valenciana, publica  un articulo en el que se indica que fuentes del PSPV-PSOE considera que mi abandono de este partido se debería a algo tan burdo e inconsistente como “darse cuenta de no poder mangonear el partido”. Estos aspectos interpretativos sobre mi actuación personal en ese partido son tan falsos, como torpes, debido además al oportunismo de expresarlos, no en publico y en aquella etapa, en la que todo eran halagos, como corresponde a un criterio elemental de democracia interna, sino reservarlos para esta etapa electoral. en que nos encontramos.

Mi militancia de un año en el PSOE finalizó al no cumplirse los acuerdos con los que acordé mi trabajo (cartas dirigidas al Sr.Jordi Mayor, que puede hacer publicas, como puedo hacerlas yo) y estimar que las directrices políticas no serian las que podrían modificar la situación actual de Cullera. Esta actuación es coherente con la adoptada previamente, en diversas localidades por Alternativa Socialista.

El grupo Podemos de Cullera me propuso participar, mediante el sistema caucus, en la candidatura de José María Copete, por quien siento una gran estima. Al ganar las primarias, la candidatura del Sr. Montiel, impulsado por el grupo Central de Podemos, me pareció que esta decisión no tenia la democracia interna requerida, desde mi punto de vista, y por ello me consideré no continuar en este proyecto.

Seguir leyendo »

94 días y 93 noches

Paco y Sonia. Sonia y Paco. 94 días y 93 noches acampados en la avenida de Alfonso el Sabio de Alicante. A las puertas de una sucursal del BBVA. El banco que pretendía cobrar la hipoteca de un piso que ya no les pertenecía, que ya había vendido. Hoy ya dormirán en su cama. Con sus hijas. Ellos y los cientos de personas que han ido desfilando durante este tiempo por esta avenida y que se han acercado a pasar la noche con ellos, a hacerles un rato de compañía, a llevarles mantas, comida, un café caliente…

Paco y Sonia. Sonia y Paco. Cuando se lanzaron a la calle en la noche de Reyes lo hicieron por desesperación. No podían hacer otra cosa si querían conservar lo poco que tenían. Y no. No habían vivido por encima de sus posibilidades. ¡No! Habían comprado un piso de acuerdo a su situación laboral y familiar, pero llegó la crisis. Y les estalló en la cara. A ellos sí. Ellos no tenían una cuenta en Suiza que legalizar. Nadie les daba sobres con dinero.  

Paco y Sonia. Sonia y Paco. Son la cara más real de la crisis económica. Desde que comenzó la crisis en España ha habido más de 400.000 ejecuciones hipotecarias. Sólo unos pocos han conseguido parar el consiguiente desahucio por la alarma social generada, en la mayoría de los casos, con la ayuda de las plataformas Stop Desahucios y Afectados por la Hipoteca (PAH).

Seguir leyendo »

El derecho a la ciudad, una energía ciudadana emergente

"El espacio público debe dejar de ser un espacio en disputa para convertirse en una construcción colectiva. Jóvenes jugando en el antiguo cauce del río Turia" / Mixuro

La ciudad está cambiando con el empuje de nuevas iniciativas ciudadanas. El Centro Cultural Tres Forques, el Solar Corona, los pequeños parques infantiles desarrollados por el Col.lectiu de Mares i pares de Ciutat Vella, son algunos de ellos. Las iniciativas de Ciutat Vella Batega, la reivindicación de Las Naves en Russafa, el repensar el solar del IVAM, las cooperativas de autoconsumo y los huertos urbanos, presentes en muchos barrios y engarzados con la reivindicación de la huerta en Valencia, son algunos más.

Todos estos proyectos y conquistas son movimientos sociales y ciudadanos de nuevo cuño. Una nueva generación que plantea su relación de ciudadanía y de convivencia desde la autogestión, la apropiación, la proposición colectiva y la participación. Cada uno de estos hermosos proyectos está relacionado con los otros y participan del mismo ADN transformador.

La ciudad y sus dotaciones -sean estas educativas, culturales o de disfrute colectivo-, están siendo reorganizadas con actividades que priman la participación, la convivencia y el uso colectivo. Frente a la ciudad construida, la ciudad del consumo y la ciudad-marca turística, son ya muchas las iniciativas que accionan y construyen una nueva urbe: la ciudad vivida.

Seguir leyendo »

Malos tiempos para la lírica (política)

Decíamos ayer, que es un decir muy unamuniano, que la política hispana adolece de futbolización. Y la semántica del fútbol, por otro lado, se está importando, cada vez más, del campo bélico. Ya saben: escuadras que atacan, coberturas por los flancos, lanzamiento de obuses…

Desgraciadamente, nos hemos malacostumbrado a integrar en nuestra jerga todo tipo de eufemismos para camuflar la perplejidad ante la violencia: daños colaterales, terrorismo de baja intensidad, fuego amigo…

Las actuales tertulias políticas –o, más bien, politiqueras- nos venden este maniqueísmo bajo apariencia de debates moderados desde la neutralidad. El discrepante antipático sirve para legitimar el punto de vista políticamente correcto, según la orientación de la emisora. Charlotada.

Seguir leyendo »

Viajeros de otra dimensión

En 1951, millones de espectadores se quedaron sobrecogidos en las butacas de los cines escuchando el alegato pacifista que, en plena Guerra Fría, les dirigía desde la entrada a su platillo volante el humanoide Klaatu acompañado por su robot Gort, de sobrecogedora presencia pese a su inocente acabado. Sin duda, Robert Wise supo explotar en su filme Ultimátum a la tierra una de las claves que explican, por ejemplo, el éxito milenario del cristianismo: la irresistible predisposición de muchos humanos a esperar que alguien caído del cielo nos ilumine trayéndonos la buena nueva.

Ignoro qué provoca mayor atracción, si se trata del mensajero en sí o la perspectiva de que exista otro planeta, espacio o dimensión desconocida al que aferrarnos. Lo cierto es que estas creencias han sido claves no solo para la historia de las religiones o del cine fantástico, sino también para el fecundo terreno de las leyendas urbanas. Aquí, posiblemente, uno de los casos más famoso fue el de Rudolf Fenz un extravagante paseante que en junio de 1950 habría surgido de la nada en plena 5ª Avenida de Nueva York, con tanta fatalidad que esta súbita aparición le situó delante de un coche que lo atropelló causándole la muerte. Lo curioso del caso, es que el tipo, que aparentaba unos 30 años de edad, no solo iba impecablemente vestido a la moda de 1876, sino que en realidad era un tipo desaparecido aquel año cuando salió a dar un paseo que, sin proponérselo, le condujo hasta un misterioso túnel del tiempo.

Obviamente, la historia de Fenz es falsa. En realidad se trata de Rudolph Fentz, un personaje del cuento I’m scared que el novelista Jack Finney publicó en septiembre de 1951 en la revista Collier’s. Sin embargo, ello no impidió que en la década de los 70 el supuesto caso Fenz se convirtiera en una de las pruebas irrefutables esgrimidas por los defensores de la existencia de dimensiones desconocidas. De hecho, incluso hoy en día no faltan quienes presentan como reales sus ficticias cabriolas espacio-temporales, poniendo así de manifiesto esa irresistible atracción por los aparecidos, nos traigan o no la buena nueva.

Seguir leyendo »