eldiario.es

Menú

30 años de Cinema Jove bañando de cine a Valencia

Al marcharme del hotel donde se hospedaban los directores y colaboradores de Cinema Jove, me provocó un sentimiento de tristeza absoluta. Al cruzar la esquina de la Plaza Rodrigo Botet con la calle Barcas, miré hacia atrás, el mundo de luces, cine, charlas sobre el propio cine, y el amor por la cultura quedaban atrás. Al pasar por el Teatro Principal, sonreí, hacía unas horas en ese mismo coliseo se aplaudía a gente que cuenta historias, algunas mejores y otras peores, pero que son honestan y las transmiten con la ilusión de que alguien las vea y sienta algo.

Este año Valencia ha visto como se cumplían 30 ediciones del festival más longevo de la ciudad, de un evento que ha tenido que bajarse de la bici en muchas ocasiones y quitarle los palos que algunos les ponían en las ruedas. Rafael Maluenda, director del festival, ha sabido encontrar el equilibrio justo como para no ser devorado por los recortes y el menosprecio consistorial por la cultura. Él ha concebido un festival lleno de caras extrañas e irreconocibles a primera vista, directores que pasan de puntillas en los círculos menos excitantes del cinéfilo medio. Pero que se dejan ver a los ojos de los más rastreadores.

Alejado por completo de Hollywood y de las producciones que no necesitan de avales o trampolines, Maluenda nos trae a un sueco de apellido imposible de decir a la primera sin hacerlo mal, como Ruben Östlund, el cual se llevaba el premio Luna de Valencia. Con Ruben nos hemos dado cuenta de muchas cosas, algunas ya las sabíamos, otras no. El tiempo en su cine no es importante, los planos son largos, con silencios, con miradas derrotadas, con llantos irrefrenables, y con digresiones en forma de subtramas absurdas, tan absurdas que casan con la triste realidad que nos cuenta.

Seguir leyendo »

Cóm canviar el model productiu valencià

Tothom coincideix en assenyalar que el model productiu valencià ha segut el causant de la crisi econòmica i que es fa necessari canviar-lo. Les principals conseqüències de la crisi, com ara la destrucció d'ocupació i d'empreses, s'han produït amb major intensitat al País Valencià, precisament per l'existència d'un model productiu basat en el major pes de sectors, com la construcció i el turisme de masses, orientats a la baixa qualitat i reduït valor afegit, a la precarització i temporalitat de l'ocupació i a una productivitat enfocada cap als salaris baixos.

Es clar que el Govern del PP, després de 20 anys, no tenia intenció de fer cap canvi. Però, està el nou Govern PSPV - Compromís en condicions i disposat a iniciar el canvi cap a un nou model productiu?. Les declaracions dels seus dirigents assenyalen que s'ha de reconduir l'economia cap els sectors industrials tradicionals, s'ha de retornar al camí de les inversions en innovacions mitjançant els instituts tecnològics i s'ha de potenciar l'agro-indústria valenciana, entre d'altres polítiques. Però, hi ha un pla estratègic clar sobre cóm s'ha de fer açò?. I, és suficient amb aquestes mesures que estan plantejant o calen altres mesures diferents?.

Des del meu punt de vista, el procés de creació d'un nou model productiu hauria de centrar-se en quatre premisses claus: 1) la formulació i implementació d'una estratègia competitiva per a les empreses valencianes basada en la diferenciació amb enfocament front a les estratègies en costos i preus baixos que han seguit fins ara i que ha resultat un fracàs; 2) el disseny d'un pla de millora de la professionalització de la gestió de les empreses valencianes, amb un empresariat amb molt baix nivell de formació; 3) la potenciació i consolidació d'una estructura d'empreses socialment responsables, mitjançant les organitzacions de l'Economia Social i Cooperatives; i 4) la potenciació i consolidació d'un sistema bancari valencià al servei del finançament de les xicotetes i mitjanes empreses. A continuació analitzem cadascun d'aquests punts.

Seguir leyendo »

Desde lo más entrañable, Carolina

La categorización de la portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos, afirmando que “el uso del valenciano es un retorno a la aldea” y que “no tiene ningún tipo de valor en aspectos tales como la empleabilidad” ha dejado indiferente a pocas personas.

Según se puede leer en su blog Carolina Punset Bannel (Washington D.C 1971) es licenciada en derecho por la universidad autónoma de Madrid y Master en cooperación al desarrolló por la Universidad Complutense. Además de haber ejercido como abogada penalista, especialista en cooperación al desarrollo y Ongs.

Lo que todavía genera más sorpresa es que su itinerario curricular trate transmitir que es una persona “sensible” con las desigualdades sociales. Fruto de sus palabras uno entiende o que padece amnesia selectiva o que al final algún kilo de maquillaje hay en todo esto.

Seguir leyendo »

Blaverisme .7

Si alguna cosa no li calia a la nova política valenciana que, afortunadament, s’obri pas al nostre país després de tants anys de fosquíssim túnel era el neoblaverisme que ahir vàrem veure a Les Corts durant la sessió d’investidura de Ximo Puig.

I no li calia, no perquè el fantasma del catalanisme espante ja ningú amb dos dits de front, sinó perquè són tants els reptes que tenim al davant, són tant els problemes socials que cal afrontar que, fer soroll a base de trampes i de conflictes inexistents, és una burla a la ciutadania, pura corrupció intel·lectual i una prova evident que s’ha vingut a servir els poderosos i no a la gent que pateix.

Traure, de nou, l’espantall dels Països Catalans o similar, només s’explica si el que es pretén és posar el focus polític lluny del veritable patiment de la gent, amagar la pèrdua de drets, la retallada dels serveis i el retrocés democràtic que fa indigna la vida de cada vegada més i més persones. Res massa innovador: una vella tàctica dretana i conservadora.

Seguir leyendo »

El terrat del PSOE és això

El PSOE mai el pariren abans que el socialisme, com tampoc l'obrerisme després del comunisme. Sols les masses integrades en els partits polítics de vot "útil" han estat incloses en això que se'n diu Societat; altrament, les no-integrades, són les que resten apartades de l'ordre social i reben el nom caòtic de Massa. La societat parla; la massa s'absté de participar, per exclosa, amb el seu silenci. Són els "ells" contra els "altres"; els "legals" contra els "il·legals". Poca broma quan la divisió s'efectua dins de la mateixa classe treballadora.

"Cal mobilitzar les bases de la (bona?) societat", "cal remoure les consciències de les (bones?) gents", clamen des de la palestra aquells que posseeixen la patent de "socialisme" i "democràcia" en clau partidista. Mobilitzar o remoure, sí, però cap on? Cap a ells. Són mercaders que tenen la Veritat del Nom i entorn d'ell han erigit llur església anomenant successius pontífexs que ens han assegurat que sí, que la Idea segueix existint i en espera de poder metamorfosar-se en els Fets que prometeren, no sense raó, uns messies anacrònics: justícia, llibertat, igualtat i solidaritat; pa i treball. Són paraules que mai poden esperar i sinònim d'heretgia si són dites (i defeses) per un socialisme que ha estat proscrit des d'aquell congrés de Suresnes de l'any LXXIV, on la candidatura dominant per a presidir el PSOE li va estar confiada a un futur i jove terrorista d'estat en cap que ja sabia prendre's la mida; paraules incomprensibles per a un socia tisme hegemònic (hegemònic?) que, a dia d'avui, pretén tornar a pilotar el govern nacionalista espanyol al servei dels sociòpates de l'economia financera global. Són fàcils de repetir les proclames si qui les pronuncia se'n riu d'elles per convicció perquè, en cas de donar-ne credibilitat, el subjecte en qüestió mai podria haver-se postulat a presidir l'Il·lustríssim Club d'Impostors d'Espanya. Sempre Espanya.

No hi ha cap antídot que sane al malalt. Les seus del PSOE són carn de canó per als qui exerciten l'ofici de saludadors, uns il·luminats que pretenen guarir l'inevitable mitjançant la virtuosa xerrameca amb què guanyaren escons durant la Belle Époque II. Han begut oli per ambrosia i no hi ha cirurgia que els puga retornar al seu millor perfil, és per això que molts dediquen els seus darrers moments en redactar-se les memòries dels seus poc respectius melics (sia per remordiments sia per alliberar-se de les Fúries que, dia i nit, els assetgen més pel que feren que pel que digueren en un passat top secret). S'ho veien vindre.           

Seguir leyendo »

Los sacrificios

El sacrificio, como el sexo, presenta habitualmente dos posibles actitudes: la activa y la pasiva. En la primera somos nosotros quienes aceptamos la tragedia con la esperanza de que ésta sirva para alcanzar aquello que, con mayor o mejor claridad, consideramos el bien o la salvación de los demás. Así, Alexander, el personaje de la película de Tarkovski, asume poéticamente su inmolación para evitar el holocausto nuclear a la humanidad, del mismo modo que Jesús se entrega a la cruz, aunque en algún momento lamente la amargura del cáliz, para salvarnos de nuestros pecados, o el fanático hace estallar los explosivos que reventarán su cuerpo con la esperanza de que la deflagración encarrile este mundo descarrilado.

Luego está el otro sacrificio, el impuesto para aplacar la ira de los dioses, reduciendo a la víctima a la mera condición de chivo expiatorio. La actriz Fay Wray lo ejemplificó a la perfección en el clásico de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, al encarnar a la bella heroína ofrendada a las fauces del temido King Kong para tratar de aplacar su furia. Paradójicamente, acabaría siendo la bestia quien terminaría sacrificándose por la bella sobre la cumbre del Empire State, toda una premonición del 11S que John Guillermin subrayaría sin saberlo con su remake de 1976 al situar la escena final en el Word Trade Center, al tiempo que reforzaba el erotismo del filme con la sensual presencia de Jessica Lange.

Aunque el pasivo y el activo son las clases más habituales de sacrificios, la complicada mente humana ha imaginado muchas otras variedades, desde las más livianas, como esa que nos incita a sacrificar los postres en busca de una buena línea, a las más complejas y hasta enfermizas. De entre estas últimas, puede que la más freudianamente enrevesada sea el caso de Abraham y su hijo Isaac. En él confluyen a un tiempo los dos casos comunes. De este modo, el patriarca se sacrifica asumiendo el insufrible dolor paterno de tener que convertir a Isaac, por un simple capricho divino, en víctima inocente y pasiva. La historia, con todo, tuvo un final feliz cuando en el último instante, Yahvé reconoció que todo había sido una broma, un tuit desafortunado y de mal gusto por el que, en cualquier caso, no tenía previsto pedir perdón, ni menos aún dimitir.

Seguir leyendo »

El IVAM y sus locuras

“Hay que apretarse el cinturón por el bien de España y Valencia”. “Hay que trabajar más y cobrar menos por la situación nacional, por esta emergencia en la que nos hallamos”. “Y hay que dar gracias por ése trabajo”. Estas son las frases que nos han ido inoculando en vena para que comprendiéramos que el erario público estaba mermado por la vorágine despilfarradora de Zapatero. Frases demoledoras que iban aparejadas de una situación despreciable por cualquiera: paro, desahucios, recortes sociales, exclusión social... Aunque en esos años de sufrimiento en los que nos decían que la pérdida de derechos laborales era un drama irremediable, algunos seguían en un ola, más lenta, pero igual de satisfactoria, de modo permanente. La tijera suele cortar por los lugares más sensibles y por los más alejados a uno. ¿Quién recortaría en coches oficiales o en comidas pantagruélicas?.

Pero el arte está fuera de esa órbita para el PP, o al menos el negocio que existe en ese mundo minúsculo del arte pictórico y sus marchantes. Virginia Jiménez, que durante el lapso entre la destitución de Consuelo Ciscar y la elección de José Miguel G. Cortés, ocupó el cargo de directora del IVAM, decidió comprobar cómo se había dirigido el museo. Esa investigación no vino de la nada, no apareció un día porque el Consell quisiera airear sus miserias, sino por las presiones que ejercían asociaciones de críticos y artistas, y una ciudadanía que amaba el museo y por ende el arte, y que veían el olor a chamusquina en la gestión. Consuelo Ciscar llevó el mando del museo de arte moderno, con mano firme durante dos lustros. La directora no estaba en crisis, vamos, ni sabía lo que significaba ese concepto tan de moda en los últimos años de Zapatero y en la era Rajoy. En el Informe de Intervención de la Generalitat se ponen de manifiesto que en el IVAM se compraba sin mucho sentido y muy por encima del valor de mercado las obras. Ciscar, que también es mujer de Rafael Blasco, exconseller de solidaridad, que ahora duerme en la cárcel por malversar las ayudas para el tercer mundo, lo controlaba todo. Durante muchos años este matrimonio era el reflejo del poder en la capital, ahora uno está entre rejas y la otra ha quedado al descubierto. Seguramente pensarán: ¡qué nos quiten lo “bailao”!

Eran un matrimonio de nivel, uno Conseller de ¿solidaridad?, la otra, directora de un museo. Sin duda estaban en la ola que antes mencionábamos, en la cresta, viendo al resto como pobres hormigas. Blasco se gastó el dinero destinado al tercer mundo en el primero, comprando casas en el centro de Valencia. De 1,8 millones de euros para construir pozos de agua en Nicaragua sólo llegó el 2,5% a su destino.

Seguir leyendo »

En perspectiva, la educación

Cuando la señora Gomendio, antigua número dos del Ministerio de Educación, afirmó que el sistema universitario español era insostenible y venía a decir implícitamente que los españoles habíamos estudiado por encima de nuestras posibilidades, no hacía otra cosa que ser coherente con los intereses de las élites extractivas que ella representa. De hecho, la acción de gobierno de Wert, de Català, de todo el PP, ha ido en la única dirección de defender a unas élites extractivas que contemplan con horror cómo la democratización y la extensión de la enseñanza amenaza su posición. Ellos, acostumbrados a despreciar el mérito y la capacidad como ascensor social, firmes defensores del compadreo y del amiguismo como medio de perpetuación de sus privilegios, han actuado en consecuencia.

De esta manera, cuando se habla de la realidad educativa española, de nuestro sistema educativo, conviene poner las cosas en perspectiva. Así, cuando se critica la mediocre posición que ocupamos en el ranking del Informe PISA, tal vez debamos tener en cuenta que, tal y como demuestra Pau Mari-Klose, si el nivel educativo medio de los padres españoles fuera similar al de los progenitores finlandeses nuestro país ocuparía el octavo lugar en el citado ranking. De hecho, Castilla León, que ocupa un magnífico lugar en el informe PISA, presentaba a finales del siglo XIX unas tasas de alfabetización similares a las europeas; mientras, en el resto de España, el más atroz analfabetismo era la tónica dominante. En esta línea, debemos recordar que si Francia, con Napoleón, creó la Escuela Nacional obligatoria, en España la enseñanza fue un servicio marginal que se dejaba en manos de los Ayuntamientos (que era lo primero que recortaban) y de la Iglesia. De esta manera, a finales del siglo XIX mientras en Francia apenas el 10 % de la población era analfabeta, en España ese porcentaje ascendía a más del 60 %. Es decir, la historia de la alfabetización y de la cultura de las generaciones precedentes influye y mucho en el nivel educativo medio de un país. Esa es la realidad, y lo que debemos tener en cuenta a la hora de analizar en perspectiva lo que ocurre en el ámbito educativo de un país.

En este sentido, España, salvo el breve paréntesis de ese sueño de modernización que supuso la II República, siempre presentó un brutal atraso educativo hasta los años 70 del siglo XX. Eso era lo que le interesaba a las elites extractivas de este país. Y al parecer lo que les vuelve a interesar.

Seguir leyendo »

Unidad Popular hacia un proceso constituyente

"Para recomenzar una nueva etapa de progreso habrá que volver (...) con métodos nuevos, porque las clases dominantes han aprendido a neutralizar los que usábamos hasta hoy".

Josep Fontana, historiador marxista

(cerró la lista de "Barcelona en Comú")

Seguir leyendo »

Olor a convent cremat

Impressionat encara pels dràstics, profunds i significatius canvis que el president del Govern, Mariano Rajoy, va fer ahir en el “pont de comandament” del seu partit, escric aquest article preocupat, en tant que persona que no vota al PP, per com la dreta està recuperant el terreny polític i la connexió amb la ciutadania en un temps record que mai m’haguera imaginat.

Li vaig escoltar anit a un dirigent popular que estava explicant els canvis de Rajoy: “hemos entendido el mensaje”, i se’m va fer un nuc a la panxa. Quatre paraules (“hemos-entendido-el-mensaje”) que són com un encanteri de sinceritat, que demostren que sí, que el temps dels errors ha passat, que la renovació ja està en marxa. Pot semblar que es tracta d’una frase gastada i buida, pot recordar la que va dir en 1993 Felipe González i que va ser el preàmbul de més i més vots perduts, però en boca del PP, aquesta vegada sí, sona a veritat i arriba al fons de les consciències de la ciutadania.

A més, l’anunci de Rajoy que assegura que va a posar-se decididament al capdavant de l’estratègia del partit és també, segur, una aposta infal·lible. La gent ho estava reclamant, era un clamor. Que siga el polític menys valorat de tot el mapa polític espanyol és un detall menor, que no li lleva ni una mil·lèsima de força, ni de valor a la decisió.

Seguir leyendo »