eldiario.es

Menú

Chiva y Haro. Suma y sigue

- PUBLICIDAD -

Otra vez más, el pueblo de Chiva, vuelve a ser escándalo nacional por motivos relacionados con la corrupción política que salpica al Partido Popular del municipio desde hace varios años. En esta ocasión lo hace con motivo de la denuncia que el grupo de EU del municipio llevó delante de manera valiente y decidida, sumándose así al conjunto de cargos públicos y ciudadanos que durante años llevamos persiguiendo y denunciando lo que podríamos calificar como una trama organizada desde el PP para saquear las arcas públicas del municipio.

Esta denuncia ha derivado con una querella contra José Manuel Haro, Marcos Navarro y Pascual Navarro, exalcalde, ex concejal de urbanismo y exgerente de la empresa municipal SUMA Chiva respectivamente. Pascual Navarro provenía de la empresa urbanística Llanera, quienes en su día se perfilaban para llevar a cabo la operación de desarrollo urbanístico más depredadora del término que Chiva haya recordado y que la crisis económica (paradojas de la historia) evitó. Tras la quiebra, Haro le hizo acomodo en el Ayuntamiento de Chiva creándole una empresa ad hoc encargada de recaudar fondos públicos en base a informes de urbanismo que, según se desprende de la información de la fiscalía, no se habrían realizado.

Que la fiscalía se querelle supone una evidencia más del clan que ha operado durante tantos años en el municipio desde las instituciones públicas para hacer el agosto mientras veían aumentar el desempleo de sus vecinos y las oportunidades se perdían en benefico de los pueblos de alrededor. Haro y Navarro, encausados y a la espera de apertura de juicio oral por otra trama de expolio de las arcas públicas a base cobrar dietas falsas por valor de cientos de miles de euros, en esta ocasión se sirvieron de una empresa pública para vaciar los bolsillos a sus vecinos, con o sin la complicidad de funcionarios de la casa. Eso ya lo determinará la justicia. Ahora se trata de SUMA Chiva, empresa liquidada al inicio de la legislatura anterior y que según la fiscalía se dedicaba a facturar trabajos falsos y a desviar esos fondos a una cuenta del todo sospechosa; idéntica operativa que con el caso de las dietas falsas. De nuevo decenas de miles de euros que se sustraen y se desvían quién sabe dónde.

Durante años diferentes cargos de la oposición política del municipio han recurrido a los tribunales para denunciar las numerosas irregularidades de lo que asemejaba una trama de corte criminal que operaba desde el Gobierno. Denuncias en fiscalía sobre urbanismo, sobre malversación de caudales públicos y prevaricación se acumulaban en el historial personal de Haro y compañía durante esos años. Pero ahora, con Haro en la oposición y el PP en sus horas más bajas y con un mayor acceso a la información, por fín, se están poniendo las cartas sobre la mesa.

Ahora ya no valen las excusas. La trama corrupta del PP de Chiva es cada vez más evidente a los ojos de los vecinos, y ya no vale recurrir al victimismo porque los jueces y los fiscales no tienen ningún tipo de problema personal con nadie ni ejercen de políticos con ambiciones.

Lejos quedan los tiempos en los que Haro, desde su Torre de Marfil, invitaba a algún jefe de fiscales a ver las procesiones desde el balcón de sus acólitos como demostración de fuerza ante sus vecinos, y sobretodo, ante su oposición política. Ahora el fiscal les he colocado una fianza de órdago para amarrarlos y parece que les queda tan sólo ejercer el zarpazo del felino acorralado; ahora vuelve a acusar a concejales, jueces, fiscales y funcionarios de persecución política para dañar su imagen. Nada nuevo bajo el sol.

Muchos ciudadanos de esta municipio tan maltratado en su fama por la ambición y falta de moral de este clan esperamos ahora de nuevo que se haga justicia y se le ponga freno en seco a los personajes que llevan arruinando el buen nombre de su propio pueblo para arreglar sus vidas mediante la política. Demasiado está tardando Isabel Bonig en destituir fulminantemente a Haro como concejal y portavoz del PP de Chiva si de verdad es coherente con su mensaje de reciclaje del PP Valenciano.

Desde las Cortes Valencianas, Antonio Montiel volverá a pedir por enésima vez a la presidenta del PP que haga dimitir a su compañero Haro por acumulación de imputaciones relacionadas con la pura y dura corrupción política. No espere a que un juez lo condene para que abandone su sillón.

El cerco se va estrechando y las causas se van acumulando, algunas durante demasiado tiempo, pero hay que tener paciencia. Personalmente reitero mi más sincera enhorabuena a los representantes de IU en Chiva por haber cumplido con su obligación con ética pública y audacia. Chiva no se merece este suma y sigue de despropósitos y la vergüenza que supone para todos los que seguimos amando a nuestro pueblo.

Gonzalo Guillén Tarín es politólogo y exconcejal del Ayuntamiento de Chiva.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha