eldiario.es

Menú

De vulvas y penes

- PUBLICIDAD -

Mi adorada Isabel Bonig… me vas a matar a disgustos. Leo que has reclamado "libertad" para que el autobús utilizado por la organización ultracatólica HazteOír en su campaña transfóbica pueda circular por toda España y el carril bus de Valencia.

¿Qué quieres que te diga?. No te entiendo. Tu partido va como un tiro en las encuestas. Hay una campaña unánime, y exitosa, para convencer a la opinión pública española de que María Dolores de Cospedal no sabía quién era Federico Trillo hasta que, una vez nombrada ministra de la guerra, abrió el expediente del accidente del Yak42 y oyó hablar del asunto por primera vez en su vida. Según la prensa económica, Mariano Rajoy es lo mejor que le ha pasado a este país desde lo del gol de Iniesta. El Podemos local está que no ve la hora de que suene la campana para lanzarse a su particular ring orgánico a darse un sopapo valenciano que deje lo de Vistalegre (que ironía vista la triste vista) a la altura del betún. Al PSPV le espera una Semana Santa congresual en la que los nazarenos de una y otra cofradía van camino de protagonizar el primer choque de pasos (con víctimas) de la historia. Parece inevitable teniendo en cuenta la velocidad alcanzada por los costaleros de la Susana del Gran Poder y los del Santísimo Pedro de las Angustias al pasar por el callejón del congreso en direcciones opuestas. Lo de Compromís… es muy largo para explicarlo en una sola frase y por ahora el lío no pasa del whatsapp del grupo. Y con este chollo de panorama, Isabel de mi vida, ¿has pensado que lo más importante que tenías que hacer hoy era subirte al primer púlpito que te han prestado y a lo Mecano  gritarle al mundo aquello de que “Una vulva, una vulva es”? Señor… llévame pronto.

Mira Isabel, lo tuyo de liderar la derecha valenciana es como si te hubieran llamado de Atlanta para informarte de que has heredado la Coca-Cola. Es posible que en un primer momento te vengas arriba y te dé por querer dejar tu impronta en la compañía. Igual se te ocurre retocar la fórmula; poner más cafeína por ejemplo. Es comprensible. Pero la verdad es que tú y yo sabemos que ese brebaje se vende solo. No lo toques. No marees. No digas ni “mu” que solo puedes liarla. Da igual cuántos estudios se publiquen advirtiendo al personal sobre las nefastas consecuencias que para la salud tiene el consumo de bebidas gaseosas y azucaradas. Es como lo vuestro con la “Gürtel”. Digan lo que digan, siempre habrán miles, cientos de miles, mayorías absolutas de hombres y mujeres pidiendo así, como por inercia, sin pensarlo ni mucho ni poco, un vaso lleno de ese estimulante elixir rojizo, como se pide así, a lo loco, una papeleta del PP. ¡No despiertes a la competencia insensata! ¿Para qué quieres cabrear a los rojos, pancatalanistas y radicales de la Pepsi-Cola? ¿No ves que llevan años dándose en la frente con la botella debatiendo hasta el infinito sobre si debieron o no abandonar la vía “Mirinda”?

Isabel de mi vida, tienes modelos en los que fijarte. Mira Cifuentes, tan centrada, tan progre, tan suelta. O Cospedal, que mientras tú pontificabas sobre anatomías y géneros, ella arengaba a las tropas sobre los caminos de la paz en Beirut flanqueada por un diputado del PP y otro de Podemos. Disfruta del privilegio de vivir en la misma archidiócesis que el cardenal Cañizares y deja para el prelado estas batallas en las que él solo puede alcanzar la gloria y tú romperte la crisma en un traspiés. Yo, todo esto te lo digo por tu bien, que conste. Estás llamada a ocupar las más altas responsabilidades. Créeme si te digo que a tí estos debates no te convienen. Un día tendrás que formar tu primer gobierno o nombrar a un nuevo presidente de las Cortes y de lo último de lo que vas a querer ocuparte es de saber si es más de vulva o de pene. Hazme caso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha