eldiario.es

Menú

Terroristas de segunda

- PUBLICIDAD -

Paco y Sonia llevan ya más de un mes acampados en la puerta de la sucursal del BBVA en Alfonso el Sabio de Alicante. Colchones, pancartas, bolsas de comida ocupan la acera junto a familiares, amigos y miembros de la Plataforma Stop Desahucios que les acompañan. Ya perdieron su piso. Piden que se les condone la deuda pendiente. Ocho personas que iban a ser desahuciadas se suicidaron el año pasado en España. La mitad que en 2013, cuando se conocen 16 muertes por esta causa directa. Se trata de datos aproximados aportados por diferentes organizaciones ante la dificultad de contabilizar tan macabras cifras.

Mientras Paco y Sonia luchan por una vida digna en esta céntrica avenida de Alicante, una mujer de 45 años era asesinada por su pareja el pasado miércoles en Ronda después de una discusión. El año pasado, 40 niños se quedaron sin madre por la violencia de género. 59 mujeres murieron en 2014 por esta causa (tres más que el año anterior). 548 asesinadas por sus parejas o ex parejas en ocho años (2007-2014).

En España, doce personas mueren al día por Hepatitis C. Pero no hay fármacos para todos. Y la suerte de los enfermos es diferente en función de la comunidad en la que vivan.

En los atentados de Madrid de marzo de 2004 murieron 192 personas. Y el mes pasado, un brutal atentado en Francia que acabó con la vida de 12 trabajadores semanario francés Charlie Hebdo nos conmovió a todos.

Tanto que, en menos de un mes, PP y PSOE, los dos principales partidos políticos del Congreso (por lo menos hasta las próximas elecciones) se han puesto de acuerdo para pactar la cadena perpetua con revisión para los terroristas. Lo que, a mi entender, no deja de ser curioso cuando en la mayoría de los atentados cometidos por yihadistas el asesino se inmola junto a sus víctimas. Pero, dejando este matiz aparte y sin ningunas ganas de entrar en el fondo del debate sobre si cadena perpetua si o cadena perpetua no, que se lo dejo a personas más preparadas, llama mi atención que haya asuntos que requieran de esta urgencia mientras que para otros no parece tan acuciante llegar a acuerdos.

Porque, señor Rajoy, señor Sánchez ¿Para cuándo un gran acuerdo para acabar centenares de muertes de mujeres en sus hogares? ¿Para cuándo un pacto para luchar contra estos terroristas que dejan a niños sin sus madres, marcados de por vida por la violencia vivida en sus casas? ¿Por qué para esto no hay prisa? ¿Por qué no se ataja el problema de raíz en colegios e institutos? ¿Por qué se empeñan en llevar la religión a las aulas y no la tolerancia, la ética, el control de las emociones?

Señor Rajoy, señor Sánchez… ¿Para cuándo un pacto para acabar con la tiranía de los bancos que exigen a sus desahuciados seguir pagando pisos que ya se han vendido a terceros y por los que ya se ha recuperado el crédito otorgado? ¿Cuándo se van a sentar a hablar de la dación en pago con esos bancos que hemos rescatado entre todos con el dinero destinado a educación, sanidad, lucha contra la violencia de género o seguridad?

¿Por qué no hay prisa para esos otros terroristas?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha