Opinión y blogs

eldiario.es

Urnas

Los españoles comienzan a votar en el Extremo Oriente

La confluencia planetaria (Leire Pajín dixit) ha sido la culpable de que coincidieran en el tiempo un cierto agotamiento temático por mi parte y las elecciones generales del 20-D. Por tanto, la opinión la pintan calva y en mi caso cerrar (al menos provisionalmente) el blog con una breve reflexión sobre lo que nos jugamos como ciudad el próximo domingo parece un final aceptable.

Al margen de un sinfín de consideraciones que se podría hacer sobre la trascendencia de la efeméride en diferentes niveles semánticos, a nadie le extrañará que un servidor piense en términos de ciudad y de pérdidas o ganancias. Las encuestas (más o menos cocinadas o precocinadas según origen), pintan un panorama algo más que preocupante: la coalición del PP y Ciudadanos puede ser suficiente para formar gobierno. Podría darse el caso de que Ciudadanos se abstuviera si cumplen su promesa de no votar a Rajoy como presidente o valoran mucho huir del abrazo del oso. Hipótesis poco creíble porque no sólo no tocarían poder sino que serían perseguidos por los siglos de los siglos como los traidores que han hecho posible el gobierno de izquierdas, por mucho que hagan valer su voto en las cuestiones trascendentales. Por tanto la abstención de Ciudadanos es poco probable y, presumiblemente los votos “de izquierda” no permitan formar gobierno.

Si se cumple el escenario más desfavorable, al Ayuntamiento de Valencia (como a otros muchos ayuntamientos gobernados por “fuerzas de progreso”) le esperan cuatro años especialmente difíciles. En primer lugar porque el problema de la financiación de la autonomía se resolverá mal o no se resolverá y con una Generalitat en quiebra técnica pocas “colaboraciones “ cabe esperar de quien nada tiene. En segundo lugar, las transferencias del Estado o los posibles contratos-programa (por ejemplo, en el transporte metropolitano) brillarán por su escasez porque es lógico que “Madrid” adopte una postura cicatera disfrazada de rigor presupuestario y medidas austericidas. Y por lo que a inversiones (o la condonación de deuda en el caso del Consorcio de la Copa de América) se refiere, no son de prever grandes cambios en temas que afectan directamente a la ciudad: el Parque Central, la prolongación del enterramiento de las vías y un larguísimo etc…

Las malas noticias no se limitarán al ámbito financiero. Las modificaciones en la arquitectura del Estado se ralentizarán y la reforma en profundidad de la administración local quedará para mejores épocas. Y si de Albert Rivera depende no habrá izquierdas ni derechas y la unidad de España será incuestionable (¿les suena a algo?). También puede suceder, claro está, que el balance entre los votos del PSOE, Podemos y sus coaliciones e Izquierda Unida, por una parte, y PP y Ciudadanos, por otra, sea tan ajustado que puedan decidir los partidos bisagra habituales (Democracia y Libertad de Artur Mas, Esquerra Republicana, PNV y próximos, Canarias etc…) pero este pequeño grupo- salvo Cantabria- no parece propenso precisamente a pactar con PP o Ciudadanos. La salida es el encarecimiento del voto. Bonito encaje de bolillos.

Seguir leyendo »

Poblats Marítims: La rebel·lió del femer

Casas del barrio del Cabanyal, en Valencia.

Ja fa més d’ una dècada que en un finca ja desapareguda col.lindant a la del bar Calabuig (al final de l´Avinguda del Port) algú penjà ( i estigué varies setmanes) un llençol en el qual es podia llegir: Poblats Marítims 1898-1998: cent anys sent el femer de València. No li faltava raó a l´inventor del graffiti. Des de l’ annexió dels Poblats Marítims a finals del segle XIX ,la veritat és que els successius governs locals no van vèncer la temptació d´utilitzar aquest nou terreny “conquistat” a colp de Decret per a localitzar usos i activitats que trobaren en l´espai comprés entre la via fèrria i la mar una localització adient, o còmoda.

No parle sols del Port , el  creixement del qual -ja en parlaré després- genera continus conflictes. Parle dels nombrosos “grups” d´habitatge “oficial” erigits a la Malva-rosa (que desplaçaren les viles d´estiu i els camps de flors de Monsieur Robillard), al Cabanyal (Homes del Mar, Virgen del Sufragio, Ruiz Jarabo) i a Natzaret (Stella Maris). Parle també de l´accés Sud al Port que féu desaparèixer la platja de Natzaret o del més recent procés d´expulsió de llauradors de La Punta per a construir la fracassada i discutible ZAL. I parle també de la instal.lació de nombroses indústries  (avui quasi totalment desaparegudes) en les proximitats del Port i aprofitant el ferrocarril que transcorria per Serradora.

Si ampliem una mica l´angular i considerem les rodalies dels Poblats Marítims estrictes, caldria ampliar el llistat a Virgen de Beteró, l´Illa Perduda, el bloc d´Ibiza, les indústries de Jacinto Verdaguer, Mercavalència, la depuradora de Pinedo i un llarg etc...Comptat i debatut, si el Jardí del Túria és el lloc on tot cap com dèiem la setmana passada, els Poblats Marítims són la seu per excel.lència dels rebuigs urbans. Un subespai urbà vital per a l’ economia de la ciutat, habitat per classes populars i treballadores que veien amb reticència la seua integració i utilitzaven i utilitzen el clàssic m´en vaig a València. No li faltava raó al llençol.

Seguir leyendo »

Nihil Novo

Asistimos en la últimas semanas a la publicación en estas páginas de unas reflexiones sobre la ciudad y sus cuitas por parte de Josep Sorribes, voz autorizada y solvente donde las haya. Su dilatada experiencia en la “sala de máquinas” del consistorio en aquellos años clave le dan una perspectiva y un caudal de experiencia que a veces se está echando en falta en estos nuevos tiempos, que han de resolver viejos problemas.

En secuencia bilingüe y quincenal ha recorrido lugares y asuntos que siempre han preocupado a la ciudadanía pues las autoridades competentes (in) nunca los han resuelto, y a base de preterirlos y dejarlos macerar se tornan en “problemas-paisaje”. Y digo “paisaje” porque están ahí desde los años 70, ya se han convertido en algo interiorizado por la población hasta el punto de aceptar resignadamente que la Huerta, el Centro histórico o el Marítimo Cabanyal, en realidad son así, como están (y cómo están) y que no se puede hacer casi nada... Como apenas había ni votantes ni dinero rápido a ganar en esos barrios faltaron los incentivos para la acción política.

Con el paso del tiempo y de políticos sin honra elegidos libremente estos “problemas paisaje” se convierten en carcinomas urbanos pendientes de extirpar o de tratar. El caso es que la inacción política interesada, la anestesia del dinero rápido, y la secular perspicacia del valenciano medio derivaron en un estado mental colectivo que ha permitido que en esta ciudad y en estas tierras se llegara a donde se ha llegado, y además sin rubor ni autocrítica alguna: Xé, qué bo!

Seguir leyendo »

El Jardí del Túria en la Agenda Política

El Jardí del Túria / Foto via vvvl.blogspot.com.es

Como es sobradamente conocido, el Plan Sur, primero y el Plan General de 1966, después, atribuyeron al viejo cauce del Turia, una vez realizada la desviación, un uso coherente con el espíritu de la época: eje de comunicaciones oeste – este de la ciudad que incluía una autopista de carriles varios, las líneas de ferrocarril y la nueva estación terminal (ya próxima al Puerto) que sustituía a la estación y la via “xurra”. La autovista enlazaba graciosamente con la A-7 y salvaba con elegancia el “obstáculo” del puerto mediante un paso elevado muy al gusto de la época. La tardía ejecución del By-pass (que estaba en el proyecto original de la A-7 pero que un Real- Decreto aplazó en el tiempo en beneficio de la constructora) evidenció que ya no era tan necesario este eje oeste- este y a partir de 1974 se inició un movimiento de protesta y reivindicación popular que bajo el lema de El Jardí del Túria és nostre i el volem verd fue junto con la recuperación de El Saler (El Saler per al Poble) la gran reivindicación urbana de la transición.

La Corporación democrática salida de las urnas en 1979 tenía por tanto un mandato claro y pese a las sutiles maniobras del último alcalde franquista Miguel Ramón Izquierdo, las cartas ya estaban jugadas y el nuevo Ayuntamiento inició de inmediato el Pla Especial del Jardí del Túria al tiempo que encargaba a Ricardo Bofill una propuesta global que fue expuesta en La Lonja con gran éxito de asistencia en 1982. El lector interesado en los detalles tanto de los antecedentes y del proyecto como de la ejecución puede consultar los trabajos de AVAT ( Comissariat). 2007. La riuà que canvià valència. Ed. Adonay ; Sorribes, Josep (ed.), Valencia 1957-2007. De la riada a la Copa del América. PUV; Llopis Alonso, A. (2010); El Jardín del Turia: otros tiempos, otros proyectos, otras imágenes (Valencia, Historia de la Ciudad VI, Proyecto y complejidad) y, finalmente, “Tai-txi, ‘swing’, ‘skaters & running’.

Hablar del Jardí del Túria es hablar de éxito, sin lugar a dudas del mayor éxito de la política urbanística de la ciudad desde la restauración de la democracia. En eso hay un consenso prácticamente unánime no sólo por el uso masivo que hacen los ciudadanos de este jardín de casi 9 Km. de largo sino también por su claro papel estructurante. Muy pocas ciudades tienen este activo complementado pocos años después, a finales de los 80 por el Passeig Marítim. Nos podemos felicitar colectivamente de haber conseguido que una infraestructura dura pensada en plena vorágine del desarrollismo haya acabado siendo el lugar más conocido, querido y utilizado. Sólo por eso- y hay bastantes más cosas- el mandato de Ricard Perez Casado será recordado como un mandato decisivo en la historia reciente de la ciudad.

Seguir leyendo »

Temps nous, esgotadors i agosarats

Per una qüestió d'estricta justícia volia deixar constància del signe encoratjador dels nous temps. És prou evident que els resultats del pròxim 20 de desembre influiran i no poc en el futur de les expectatives de canvi en el país. Nogensmenys, cal dir clar i fort allò de Galileo: eppur si muove. És a dir, que passats els famosos 100 dies de cortesia parlamentaria sembla que tant el Govern de la Generalitat com  el Govern de la ciutat de València s'han arromangat i el vaixell (o la balandra com ha batejat la meua amiga Àfrica a la seua nova i arriscada editorial) comença a avançar.

A més de les lògiques i necessàries actuacions simbòliques o d'imatge, la Generalitat (que compta  amb l'important impuls i acord de l'alcalde de la ciutat Joan Ribó) ha començat a generar plans concrets d'actuació que previsiblement donaran els seus fruits a temps per a mamprendre actuacions si l'espasa de Dàmocles del finançament ha trobat a mig termini alguna mena de solució. La prova dels nous temps la tenim en la convocatòria consecutiva  per part de la Conselleria d'Infraestructures, Ordenació del Territori i Medi Ambient de tres reunions que permeten si més no albirar esperançes. Primer fou el  Pla del Litoral (amb moratòria inclosa) que pretén  repensar la política de la famosa cota 100 seleccionant àmbits d'actuació en aquells llocs on encara és possible aturar la boja destrucció de l'espai costaner que la recent bombolla immobiliària ha agreujat fins a límits  més que preocupants. L'assistència a l'acte fou massiva (i el saló d'actes era prou gran) i es respirava un ambient de  moderat o de vegades intens optimisme. Temps al temps.

Quatre dies després tenia lloc la solemne (i la paraula està en aquest cas justificada) signatura d'acord sobre la posada en marxa d'una autoritat metropolitana de transport. Feia temps que la meua vista i la meua oïda no veien ni sentien paraules provinents conjuntament  de la Generalitat i l'Ajuntament que foren  tan clares, coherents i positives. Tant la Consellera María José Salvador com l'alcalde Joan Ribó foren clars i taxatius en un tema tan necessari com  ple de sentit comú. Havien estat convocats 60 alcaldes i alcaldesses, les absències foren mínimes i els parlaments i les signatures  es succeïren en un ambient tant o més positiu que l'acte del Pla del Litoral adés esmentat.

Seguir leyendo »

El centro histórico

Aunque en la ciudad de Valencia hay otros tejidos históricos que provienen de la anexión realizada en la segunda mitad del XIX (Russafa, Benimaclet, Marxalenes, Campanar, Patraix , Poblats Marítims etc.), me centraré en lo que habitualmente se conoce  como centro histórico, esto es, el espacio comprendido en la primera ronda que sigue el trazado de la antigua muralla que fue derribada a partir de 1865. Un espacio que a principios del siglo XX albergaba  a unos 100.000 habitantes (casi toda la población menos los barrios extramuros y el disperso agrícola) y que hoy no llega a los 25.000 habitantes. Un espacio que sufrió las sucesivas operaciones de  reforma interior (Convento de la Puridad; calle de la Paz; Barrio de Pescadores, remodelación de toda  la plaza de Emilio Castelar y del espacio entre la antigua estación y la ronda; Avda. del Oeste etc.) con la consiguiente  destrucción del tejido urbano preexistente y la expulsión de las clases populares que lo habitaban. Un espacio en el que se impuso la conocida lógica del binomio degradación/renovación y que hasta 1979 presentaba un barrio renovado (Sant Francesc aunque con bolsas de degradación) y cuatro barrios degradados en diversa medida (El Carme, Velluters, El Mercat i la Seu-Xerea). Un espacio, por último, que fue objeto de nuevo planeamiento para frenar la barbarie sustitutiva (la calle Colón como ejemplo) y donde la intervención pública en el periodo 1979-1991 (primero el Ayuntamiento y luego el Plan Riva) cambió la tendencia e hizo vislumbrar que era posible un centro histórico habitable y gozable. Entre 1991 y 2015  el interés se desplazó a la periferia de los PAI's pero el centro histórico mantuvo un nivel de intervención principalmente privada y en mucha menor medida pública (Plaza Redonda, la intervención “dura” en Velluters, la Plaza de Brujas...) que  impidió -sobre todo la privada- la reproducción de los viejos mecanismos de degradación.

Dicho eso de forma sumaria (detallar el proceso nos llevaría varias páginas), nos encontramos en 2015 ante la posibilidad de dar un salto cualitativo e irreversible y conseguir por fin que el centro histórico, que condensa una parte muy importante de nuestra memoria colectiva, sea un espacio, habitable, paseable y enriquecedor tanto desde la perspectiva económica (el turismo sigue prefiriendo esta clase de espacios) como desde la perspectiva cultural y patrimonial.

Hay esperanza pero no certeza porque todavía queda mucho trabajo por hacer. Sin perjuicio, como siempre, de más y mejores sugerencias, quisiera centrar esta pequeña aportación de ideas en cuatro elementos: la circulación privada, los solares, la política en “batería” y los temas patrimoniales.

Seguir leyendo »

L'Espai Públic

Si hi ha un tema que genera un important grau de consens en l'esquerra  que mana o pretén manar a les ciutats és la necessitat d'ampliar l'espai públic i, per tant, de combatre  els intents d'ulteriors privatitzacins i de recuperar la ciutat per als ciutadans.

El tema és complex  i mereix més d´un espai limitat i més d´una aportació. Jo ja he animat a alguns companys i amics a dir la seua sobre aquest extrem  per a discutir totes les aportacions amb posterioritat i intentar inclús  arribar a una formulació comuna.

Com que crec i mantinc que la història és la mare de totes les ciències socials començaré per una humil aproximació històrica al tema. ¿Ha estat la nostra ciutat alguna vegada en la seua història contemporània una ciutat caracteritzada per l'abundància de l'espai públic? La resposta ha de ser negativa. De la ciutat conventual i amortitzada hem passat a la ciutat capitalista però en ambdós casos l'espai era (i és) dels grups socials dominants.  I el 'trànsit', és a dir, el canvi d'esglésies, convent  i nobles o la burgesia urbana sovint ennoblida a cop de diners no ha suposat cap millora significativa de la presència de l'espai públic.

Seguir leyendo »

Garbanzos

Si la memoria no me falla, en alguna de las últimas intervenciones  de Fraga en el Congreso cuando ya Alianza Popular estaba en claro declive, el precio de los garbanzos era tema recurrente de tan camaleónico personaje para solaz de sus señorías,alguna de las cuales hacía verdaderos esfuerzos por contener la carcajada.

El recurso a la temática garbancil tampoco es tan de extrañar. Por estos  pagos utilizamos bastante el tema de "els cigrons". "Eixe com té els cigrons assegurats…". Pues bien, hablemos de los garbanzos lo que trasladado a los términos más habituales generaría las clásicas preguntas de ¿De qué viven los ciudadanos de Valencia? ¿Cuáles son sus fuentes de renta? ¿Es creciente o decreciente  su renta familiar disponible?

Tenemos la desgracia de que no existe contabilidad local sino sólo regional. Si hacemos caso a ésta y la ciudad y el área metropolitana van como el conjunto, malament. No hacemos más que perder posiciones en todos los rankings 'buenos' y ganarlas en  los 'malos'. No hay estudios fiables y ni los gobiernos conservadores ni, por ahora, los nuevos gobernantes han encargado ningún trabajo a la universidad que permita una perspectiva mínimamente nítida de a dónde vamos. Hablar del nuevo modelo productivo y de la importancia de la innovación queda guai, pero el azúcar se diluye rápido en el café. Hace unos 4 años que Pau Rausell y un servidor nos atrevimos desde el IIDL a  intentar vislumbrar el estado de opinión al respecto y los resultados fueron demoledores aunque interesantes. Las más de 20 entrevistas realizadas a "agentes relevantes" certificaban la jugosa empanada mental y la dispersión  del recetario.

Seguir leyendo »

El dret de la informació; l'obligació d´informar

Si fa no fa, ja estic pràcticament a l'equador d'allò que m'havia proposat suggerir al blog. Tempus fugit i és bo que les coses tinguen un principi i un final. Per allò de l'efemèride de l'equador, he pensat fer una mena de punt i a banda per a posar negre sobre blanc el tema que probablement més em preocupa. Entre tots hem aconseguit lliurar-nos de la caspa i provocar un canvi molt notable en les nostres institucions i un tarannà radicalment  diferent. Hem obert portes i finestres i ha entrat  oxigen a cabassos.  ¡¡Congratulations!!

Ara, cent dies després, toca (o jo crec que toca) reflexionar molt seriosament de cóm i què fer per a que açò no siga el somni d'una nit d'estiu ni una curta primavera. Ha de durar i molt si mantenim l'esperança d'esdevenir una ciutat més justa, amable, culta i eficient. Més d'un pensarà que el que cal fer és senzill: treballar de valent. Això, com el valor a la milícia, se li suposa. Tanmateix, com que ja fa anys pense que l'única revolució possible és la cultural i aquesta és la més difícil perquè requereix canviar els xips i les inèrcies mentals, doncs la cosa es complica una mica.

No m´importa en absolut “encertar” i sí “provocar”. I , en aquest sentit, vull fer una proposta operativa: fer de la informació la màxima prioritat de l´acció política. No es tracta de “ estar a favor” de la informació al ciutadà sinó d´assolir una intensitat i una qualitat de la informació oferida desconeguda fins ara. Si ho aconseguim segur que la participació anirà in crescendo i ja s´encarregaran els mitjans i les xarxes socials de replegar i difondre els continguts. No defense cap monopoli informatiu del sector públic. Quan més fonts d´informació i més competència millor. Simplement defense el dret a la informació del ciutadà i l´obligació d´informar dels governants democràticament elegits. A més, propose formes i accions concretes fins on arriben els meus limitats coneixements. Dret  a la informació perquè com diu l´slogan de Mediamarket ¡¡¡Yo no soy tonto!!! que cal traduir defensant que si les coses s´expliquen com cal la gent les comprén i , a més, li interessen o li poden arribar a interessar. Una població ben informada és una població a la que és més difícil enganyar-la amb tòpics de tota mena i discursos sols aparentment nous. Sols la informació ( que no la propaganda) ens farà lliures (o més lliures per mantenir un sempre recomanable grau d´escepticisme).

Seguir leyendo »

El Parc Central

Recreación del parque central de Valencia.

No recuerdo ahora si lo leí o lo escuché. El caso es que mi buen amigo Ramir Reig contaba con su habitual ironía ya hace años que el hecho de que Sant Vicent Ferrer fuera ( de facto) el patrón de Valencia ex aequo con la Virgen tenía una explicación racional. Por algo es el único santo al que se le conoce un milagro en dos tiempos (el del albañil), Venía la boutade a cuento de que en esta nuestra Ciudad no sólo no hay mal que cien años dure (como ha demostrado Rita) sino que además, aunque somos prolijos en la generación de proyectos, éstos o bien mueren nada más nacer o duran y duran y duran… ejecutándose las más de las veces en varias “fases” Piense el lector- y hay más ejemplos- que el proyecto de Valencia al Mar tiene fecha de nacimiento de 1891 y, con un poco de suerte, cerraremos el capítulo 134 años después.

Además de la parsimonia en la ejecución de los proyectos, la nuestra es una Ciudad en la que el término “provisional” conlleva en el subconsciente colectivo la certeza de que nada de “provisional”. El Zoo se inauguró provisionalmente en Viveros hacia el año 1965 y la provisionalidad duró hasta el reciente Bioparc y Salvador Blanco asumió una massiva y “provisional “plantación de árboles en el Jardín del Túria entre el Puente del Real y la Peineta… y allí seguirán hasta el fin.

Parsimonia y provisionalidad vienen al pelo del tema que hoy nos ocupa. Cuando en 1917 los valencianos estrenamos la magnífica estación de Demetrio Ribes más de uno exclamaría ¡¡Por fin!!. La nueva ubicación de la estación al otro lado de la ronda de las antiguas murallas había tenido. como es habitual en la Ciudad- un dilatado proceso : de Convent de Sant Francesc a Cuartel del Ejército (1836) y de éste a Estación del ferrocarril (en los terrenos de la actual Telefónica). El traslado de la misma permitió por otra parte una completa remodelación de las actuales calles de Passeig de Russafa, Ribera y todo el frente que daba a la Ronda, remodelación más o menos contemporànea con la dràstica , profunda y atípicamente rápida reforma de la Plaça d´Emili Castelar a caballo entre los 20 y los 30 del siglo pasado.

Seguir leyendo »