eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

FOTOS | Cuando el agua mata

La ONU declaró el año pasado al 19 de noviembre como 'Día Mundial de Saneamiento' para fomentar la disponibilidad de los servicios sanitarios básicos

En pleno siglo XXI, 748 millones de personas no tienen acceso a agua limpia. Cada año mueren más de 1,5 millones de niños menores de cinco años por enfermedades evitables relacionadas con el agua, según Oxfam Intermón

El agua sucia mata a más niños que las guerras, la malaria, el SIDA y los accidentes de tráfico combinados, según FoodandWaterWatch.org

Guéra es un área del Sahel, en Chad, estructuralmente vulnerable, sujeta a un sistema económico que combina la producción agrícola y la pequeña  ganadería. Desde 2010, se enfrenta a una serie de crisis alimentarias relacionadas con las graves sequías

- PUBLICIDAD -
Ibrahim Fadoul, esposo de Achta Fadoul vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad) / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón
Ibrahim Fadoul, esposo de Achta Fadoul vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad) / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón
Achta Fadoul recogiendo agua de lluvia contaminada. Vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos / FOTO: Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Achta Fadoul recogiendo agua de lluvia contaminada. Vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos. Trabaja en el campo junto con su familia, menos de una hectárea en la que cultiva sorgo y mijo. Sus tierras no dan suficiente para mantener a la familia y tienen que endeudarse pidiendo cereal prestado en varias épocas del año. En Midjiguir no hay ninguna fuente de agua limpia, y Achta debe hacer cuatro viajes al día para traerla de una charca que se forma en época de lluvias. / FOTO: Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Achta Fadoul, junto a sus hijas Noura y Fatima Zara, cocinando, vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad) / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Achta Fadoul, junto a sus hijas Noura y Fatima Zara, cocinando, vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos. Trabaja en el campo junto con su familia, menos de una hectárea en la que cultiva sorgo y mijo. Sus tierras no dan suficiente para mantener a la familia y tienen que endeudarse pidiendo cereal prestado en varias épocas del año. En Midjiguir no hay ninguna fuente de agua limpia, y Achta debe hacer cuatro viajes al día para traerla de una charca que se forma en época de lluvias. / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Achta Fadoul, transportando dos bidones de agua, vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad) / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Achta Fadoul, transportando dos bidones de agua, vive en Midjiguir, a 23 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos. Entre ellas Noura la hija mayor que le ayuda en las tareas de la casa y campo. Trabaja en el campo junto con su familia, menos de una hectárea en la que cultiva sorgo y mijo. Sus tierras no dan suficiente para mantener a la familia y tienen que endeudarse pidiendo cereal prestado en varias épocas del año. En Midjiguir no hay ninguna fuente de agua limpia, y Achta debe hacer cuatro viajes al día para traerla de una charca que se forma en época de lluvias. / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Maïmouna Souleymane Haddo tiene 48 años, vive en Dirbeye y trabaja como profesora de árabe en el colegio / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Maïmouna Souleymane Haddo tiene 48 años, vive en Dirbeye y trabaja como profesora de árabe en el colegio. Madre de 7 hijos y abuela de dos niñas pequeñas, sólo pudo empezar a trabajar cuando lograron tener un punto de agua cerca de su casa ‘Antes nos llevaba muchísimo tiempo coger agua y después teníamos además que hacer la comida. Y por la noche no podíamos ir a buscar agua, teníamos miedo. Al volver del segundo viaje por la tarde ya se ponía el sol. Desde que tenemos agua, estamos muy aliviadas’. / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Maïmouna Souleymane Haddo tiene 48 años, vive en Dirbeye y trabaja como profesora de árabe en el colegio / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Maïmouna Souleymane Haddo tiene 48 años, vive en Dirbeye y trabaja como profesora de árabe en el colegio. Madre de 7 hijos y abuela de dos niñas pequeñas, sólo pudo empezar a trabajar cuando lograron tener un punto de agua cerca de su casa ‘Antes nos llevaba muchísimo tiempo coger agua y después teníamos además que hacer la comida. Y por la noche no podíamos ir a buscar agua, teníamos miedo. Al volver del segundo viaje por la tarde ya se ponía el sol. Desde que tenemos agua, estamos muy aliviadas’./ FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Sauda Hamid, junto a su bebe, vive en Am-Ourouk, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Sauda Hamid, junto a su bebe, vive en Am-Ourouk, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos entre 15 años y 3 meses y medio. Tuvo dos hijos más que murieron, uno de ellos a los 8 años murió de sed porque se perdió en el campo. Viven de trabajar la tierra (sobre todo sorgo rojo y sorgo blanco) y una de sus grandes dificultades es conseguir agua para vivir. / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Sauda Hamid, junto a su bebe recogiendo agua junto al rio en un cántaro de cerámica, vive en Am-Ourouk, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Sauda Hamid, junto a su bebe recogiendo agua junto al rio en un cántaro de cerámica, vive en Am-Ourouk, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos entre 15 años y 3 meses y medio. Tuvo dos hijos más que murieron, uno de ellos a los 8 años murió de sed porque se perdió en el campo. Viven de trabajar la tierra (sobre todo sorgo rojo y sorgo blanco) y una de sus grandes dificultades es conseguir agua para vivir. / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Sauda Hamid, transportando cántaros de cerámica con agua junto a un grupo de mujeres, vive en Am-Ourouk, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad) / FOTO:Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Sauda Hamid, transportando cántaros de cerámica con agua junto a un grupo de mujeres, vive en Am-Ourouk, un pueblo a 50 kilómetros de Mangalmé, en la región de Guera (Chad). Tiene 28 años y 6 hijos entre 15 años y 3 meses y medio. Tuvo dos hijos más que murieron, uno de ellos a los 8 años murió de sed porque se perdió en el campo. Viven de trabajar la tierra (sobre todo sorgo rojo y sorgo blanco) y una de sus grandes dificultades es conseguir agua para vivir. / FOTO:Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Maïmouna Souleymane Haddo tiene 48 años, vive en Dirbeye y trabaja como profesora de árabe en el colegio. FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Maïmouna Souleymane Haddo tiene 48 años, vive en Dirbeye y trabaja como profesora de árabe en el colegio. Madre de 7 hijos y abuela de dos niñas pequeñas, sólo pudo empezar a trabajar cuando lograron tener un punto de agua cerca de su casa ‘Antes nos llevaba muchísimo tiempo coger agua y después teníamos además que hacer la comida. Y por la noche no podíamos ir a buscar agua, teníamos miedo. Al volver del segundo viaje por la tarde ya se ponía el sol. Desde que tenemos agua, estamos muy aliviadas’. FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Akkoe Moussa, echando agua en un cántaro de cerámica junto a otras personas. FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Akkoe Moussa, echando agua en un cántaro de cerámica junto a otras personas. Tiene entre 45 y 50 años y vive en Madoul, cerca de Mangalmé. En este pueblo hay dos puntos de agua limpia, y sus habitantes han trabajado para mantener la higiene comunitaria / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Akkoe Moussa, echando agua potable en un cántaro de cerámica / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Akkoe Moussa, echando agua potable en un cántaro de cerámica. Tiene entre 45 y 50 años y vive en Madoul, cerca de Mangalmé. En este pueblo hay dos puntos de agua limpia, y sus habitantes han trabajado para mantener la higiene comunitaria. / FOTO: Pablo Tosco - Oxfam Intermón

Hospital de Mangalmé, en la región del Guera, en Chad. / FOTO: Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Hospital de Mangalmé, en la región del Guera, en Chad. En este centro comprueban cada día cómo las enfermedades relacionadas con el agua tienen impacto sobre la salud y el desarrollo de los niños. / FOTO: Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha