eldiario.es

Menú

Toni Arco: "Las cooperativas de enseñanza estamos en una lucha desigual para darnos a conocer"

La Escuela Sant Gervasi es una cooperativa de enseñanza perfectamente consolidada, forma parte de la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya (FCTC) y del grupo cooperativo Clade

La sociedad se ha especializado en la digitalización, los idiomas y fomentar las competencias de los alumnos en expresión oral

- PUBLICIDAD -
Toni Arco, director financer de Escola Sant Gervasi

Toni Arco, director financiero de la Escola Sant Gervasi

 La Escuela Sant Gervasi, de Mollet del Vallés es una cooperativa fundada en 1970 que opera en el ámbito de la enseñanza. Toni Arco es también de Mollet, tiene 39 años y es desde 2009 el director financiero de la entidad. Estudió Administración y Dirección de Empresas en la Universitat de Barcelona (UB). Además, es miembro del Consejo de Administración de Inkemia IUCT Group y actualmente es miembro del Consejo Rector de Aposta, Escuela del Cooperativismo.
Sant Gervasi, es un proyecto consolidado. Participa en el grupo cooperativo Clade, en la Federación de Cooperativas de Trabajo de Catalunya (FCTC) de la que es miembro activo y, a nivel interno, ha propiciado el nacimiento de dos cooperativas entre sus alumnos. Así contribuye a la difusión del modelo cooperativo.

Presente brevemente el colegio cooperativa Sant Gervasi

La  Escuela Sant Gervasi es una cooperativa de trabajo asociado dedicada a la enseñanza y la formación. El centro tiene más de 1.600 alumnos desde los tres a los 18 años a los que se ofrece una misma línea pedagógica. Además, otras áreas de la escuela como por ejemplo la de calificación profesional hacen subir el número de usuarios a unos 3.000. Somos una escuela privada concertada formada por una comunidad de unos 175 profesionales entre docentes y personal de administración y servicios.

¿En qué considera que se diferencia un colegio cooperativo de uno que fuera privado o de uno público?

Creo que habría que diferenciar el modelo de organización de la titularidad del centro. Como te decía, en nuestro caso somos una cooperativa con la enseñanza concertada entre los tres y los dieciséis años y, en cambio, el bachillerato es totalmente privado. A pesar de esta dualidad, organizamos la enseñanza que ofrecemos de una forma global, sin hacer distinción en el origen de los fondos y centrándonos en ofrecer una enseñanza de calidad en todas las etapas de la vida escolar del alumno.

Quizás una de las características que tiene es que abarca desde educación infantil hasta bachillerato. ¿Esto debe hacer que los chicos y chicas puedan seguir casi todo su itinerario sin moverse del centro, no?

Exacto. Esta continuidad que podemos ofrecer en la educación de los niños, acompañándolos desde que son muy pequeños, como libros en blanco, hasta las puertas de la universidad, pensamos que es uno de los factores diferenciales que hacen los padres y madres elegir la nuestra escuela. Como escuela tenemos muy claro el camino a seguir y que la educación es un proceso progresivo. El hecho de poder disponer de quince años para formar a nuestros alumnos es una gran ventaja para la consecución de los objetivos marcados.

La cooperativa es propiedad de sus trabajadores, básicamente docentes, ¿ pero ha arbitrado algún mecanismo para la participación de los usuarios, por ejemplo las familias?

Sí, ya hace unos años creamos la figura de los socios colaboradores, en nuestro caso padres colaboradores. Si bien desde siempre hemos intentado que los padres y madres que forman la comunidad Sant Gervasi se sientan parte de nuestra escuela mediante diferentes tipos de actividades, con la creación de la figura del padre colaborador esta intención se convierte en un hecho, dado que pasan a formar parte de la cooperativa conociendo, de primera mano, nuestro funcionamiento y teniendo la posibilidad de participar de forma activa en el mismo.

Por lo visto Sant Gervasi tiene especial cuidado en los idiomas y en la digitalización e incluso propicia intercambios con centros educativos por ejemplo de Gran Bretaña. ¿Todo esto no puede dar una imagen elitista?

Al contrario. Somos una escuela muy plural, donde se hay familias de diferente capacidad económica. El hecho de ser una escuela concertada implica que no sea posible la elección de nuestros alumnos, dado que es el Departamento de Enseñanza de la Generalidad de Catalunya que marca los criterios de selección y acceso. Creemos que esta diversidad es muy positiva y nuestro esfuerzo está en que todos los alumnos, independientemente de su poder adquisitivo, puedan disfrutar de todo lo que queremos ofrecerles a ellos para que cuando salgan de nuestro centro estén perfectamente preparados, y eso incluye los idiomas y las competencias digitales pero también otros como la expresión oral y en público, etc.

Sois una excepción entre las escuelas cooperativas, porque no es muy normal un tamaño de 3.000 alumnos ..

Es cierto, no lo es, en nuestro caso estamos completando la cuarta línea educativa con el que aún nos quedan unos años de crecimiento. Este tamaño responde a una inconformidad innata a la escuela, que no sólo nos ha hecho crecer sino ser muy autocríticos y buscar la mejora continua. Pensamos que tenemos un modelo de enseñanza que ha demostrado que funciona, entonces, por qué no hacerlo crecer?

Una de las características que he visto de su centro es que no se ha quedado encerrados en el éxito, cooperan con otras iniciativas, por ejemplo en con las entidades que forme Clade. ¿Esta agrupación sería como la gran empresa en el mundo cooperativista catalán?

Siempre hay que aprender, tanto a nivel personal como profesional y como organización más aún. Uno de los pilares del movimiento cooperativo es la colaboración y la cooperación y lo tenemos muy integrado. Para nosotros, el Grupo Clade, más que la gran empresa, es un foro donde conocer otras realidades empresariales de las que aprender, pues dentro de él encontramos cooperativas pero también que no lo son, de diferentes sectores pero, eso sí, que comparten unos valores muy similares a los nuestros.

Y curiosamente también ha ayudado a crear cooperativas de alumnos, lo que en sí misma representa una novedad importante.

Creemos en el modelo cooperativo por los valores y la manera de hacer que implica y es por este motivo que nos sentimos obligados a transmitirlo. En la sociedad actual, las empresas están basadas principalmente en el capital (los sistemas de voto y control funcionan en base al capital). En cambio, las cooperativas se basan principalmente en las personas. No pienso que sean sistemas antagónicos, pues ambos tienen que aprender del otro. Eso sí, a nivel de enseñanza en las universidades, escuelas de negocios, libros, etc las cooperativas están en una lucha desigual para darse a conocer y creemos que tenemos la responsabilidad de mostrar las bondades de este tipo de organizaciones. Por este motivo, dentro de la propia escuela, hemos creado dos cooperativas de alumnos, una de  primaria y otrade  secundaria, y me consta que funcionan muy bien!

También ha participado con fuerza en las estructuras cooperativas, como la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya, ¿os ha ayudado pertenecer a este organismo? ¿Cómo?

Sí, como te comentaba anteriormente, la lucha es desigual a la hora de dar a conocer el modelo cooperativo en la sociedad y la tarea que se está haciendo desde la Federación de Cooperativas para fomentar la creación de cooperativas con conocimiento, financiación, formación, etc es importantísima. Por lo tanto, creemos que Escola Sant Gervasi debe estar a su lado para ayudar en todo lo que podamos.

¿La crisis le afecta O la fidelidad de más de 40 años hace que la clientela no afloje?

Mal lo tiene quien piense que lo tiene todo hecho. Estos 44 años que lleva la escuela en funcionamiento no los vemos como una garantía de nada, al contrario, deben ser un recordatorio de que no nos podemos relajar y que hay mucho camino por recorrer. Estos años de crisis han afectado a todas las organizaciones y personas de una manera u otra y no somos una excepción. A nivel global, hay que extraer las lecciones adecuadas y al nivel de la escuela ser imaginativos, tenaces y trabajadores para que sus efectos sean lo menores posibles.

Cómo organizáis la intercooperación, más allá de la participación en Clade o en la federació?

Creemos firmemente en la intercooperación. No porque sea uno de los principios cooperativos sino porque nos ha demostrado que la cooperación con otras cooperativas permite conseguir sinergias y objetivos de una manera más eficiente y rica. A título de ejemplo y dado que lo conozco de primera mano, te nombraré el caso de la cooperativa Aposta Escuela del Cooperativismo, una iniciativa que nació hace ya 10 años de la cooperación de una serie de cooperativas para repensar cuál era el modelo de formación que necesitaban nuestras cooperativas. Este es únicamente un ejemplo pero fruto de la intercooperación afortunadamente han nacido muchos más.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha