eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Apoyos, brazaletes negros y colas tras un mes sin billetes grandes en India

- PUBLICIDAD -
Apoyos, brazaletes negros y colas tras un mes sin billetes grandes en India

Apoyos, brazaletes negros y colas tras un mes sin billetes grandes en India

Los indios cumplen hoy un mes de colas y "sufrimiento", como ha reconocido el primer ministro, Narendra Modi, tras su decisión de sacar de circulación los billetes de denominación más alta para luchar contra el dinero negro, una medida que la oposición ha vuelto a rechazar con brazaletes negros.

"Siempre dije que la medida del Gobierno traería algún grado de inconvenientes pero este sufrimiento en el corto plazo allanará el camino para las mejoras a largo plazo", indicó hoy Modi en la red social Twitter, en coincidencia con el primer mes de una medida que ha puesto contra las cuerdas a no pocos indios y extranjeros.

El 8 de octubre, sin previo aviso y por la noche, el primer ministro hacía una inusual intervención televisiva transmitida a todo el país en la que informaba de que los dos billetes de mayor denominación, los de 500 y 1.000 rupias (6,7 y 13,4 euros, respectivamente), salían de circulación con efecto casi inmediato.

Al día siguiente los bancos cerraron y dos días más tarde las filas se instalaron ante los bancos de todo el país, con gente aguardando para poder primero cambiar los billetes ilegalizados y posteriormente sacar dinero en la ventanilla en los cajeros con nuevos billetes que aún no llegan a satisfacer la demanda existente.

Turistas atrapados con dinero súbitamente ilegal en alguna esquina del país, empresas que habían sacado dinero para pagar a empleados sin cuentas de banco, en un país escasamente bancarizado, y defraudadores con dinero en negro fueron algunos de los que quedaron atrapados en un panorama que aún no termina de destrabarse.

Hoy Modi recurrió a Twitter para hacer balance de la medida y agradecer a los indios por el "yagna (la ofrenda o sacrificio) contra la corrupción, el terrorismo y el dinero negro".

El primer ministro aseguró que su medida ataca la corrupción y ayuda a los trabajadores del campo, a los empleados por cuenta ajena y a los comerciantes.

"Juntos debemos asegurar que la India derrota al dinero negro. Esto empoderará a los pobres, nueva clase media y beneficiará a las generaciones futuras", afirmó.

El ministro de Finanzas, Arun Jaitley, anunció ayer que desde el 10 de noviembre han vuelto al sistema bancario 11,85 billones de rupias (163.456 millones de euros) en forma de billetes de 500 y 1.000 rupias.

Según dijo, se estima que los billetes sacados de circulación constituyen el 86% de los 14,5 billones de rupias (199.980 millones de euros) que hay en circulación.

Hoy defendió que el objetivo es reducir al máximo las transacciones en efectivo y destacó las rebajas y descuentos en tasas y precios que está ofreciendo el Gobierno para facilitarlo.

Pero la oposición no está nada de acuerdo con esa visión y conmemoró el día llevando brazaletes negros en el Parlamento.

El líder del Partido del Congreso, de la dinastía Nehru-Gandhi, Rahul Gandhi, acusó hoy a Modi de tener nexos con las compañías de pago electrónico y de aprovecharse de la situación.

Aseguró que si le permiten hablar en la cámara baja del Parlamento (en continuo receso por el boicot mutuo de los partidos políticos) explicará por qué PayTM -el nombre de una importante compañía de pago electrónico- es en realidad "Pay To Modi" (Paga a Modi, en inglés).

"Se está riendo, se lo está pasando bien mientras la gente sufre", dijo el vicepresidente del Partido del Congreso.

El también líder opositor, Arvind Kejriwal, jefe de Gobierno de Delhi, dijo que la decisión del Gobierno de sacar de circulación los billetes supone un fraude que valoró en 8 billones de rupias (110.500 millones de dólares) debido a que "grandes compañías industriales y los ricos" han tomado créditos de los bancos.

"Al menos 8 billones de rupias han sido objeto de apropiación indebida", dijo.

Los problemas de liquidez ha tenido estos días también su proyección internacional tras las quejas de las representaciones diplomáticas en el país, que en algunos casos, como el de Rusia, han amenazado con llamar al embajador en Moscú y tomar medidas retroactivos con los diplomáticos indios en ese país.

Mientras tanto el Parlamento sigue prácticamente paralizado por el boicot sistemático que se hacen mutuamente la oposición y el oficialismo a la hora de abordar el tema de las medidas monetarias.

Hoy, en un gesto completamente inusual, el habitualmente comedido presidente del país, Pranab Mukherjee, llamó a los parlamentarios a debatir y a encontrar soluciones a los problemas de los indios.

"Por el amor de dios, hagan su trabajo", dijo Mukherjee en un acto público.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha