eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Avance contrarreloj para iluminar la India en 1.000 días

- PUBLICIDAD -
Avance contrarreloj para iluminar la India en 1.000 días

Avance contrarreloj para iluminar la India en 1.000 días

El Gobierno de la India avanza contrarreloj en su mastodóntico proyecto de llevar luz eléctrica en 1.000 días a los últimos pueblos, unos 18.500, que permanecían en la "oscuridad" en pleno siglo XXI, con el objetivo de dar un empujón a las ansias de modernidad del primer ministro, Narendra Modi.

"En los próximos 1.000 días se instalará red eléctrica en 18.500 pueblos. Nos comprometemos a lograrlo", aseguró Modi durante su discurso con motivo de la celebración del Día de la Independencia el pasado 15 de agosto.

Casi un año después, y con la fecha límite del 1 de mayo de 2018 todavía a cierta distancia, el Gobierno indio ha logrado "sacar de la oscuridad" a 8.960 pueblos, de acuerdo con los últimos datos aportados hoy por el Ministerio de Energía del gigante asiático.

Uno de esos beneficiados es la aldea de Anandpur, en el estado norteño de Uttar Pradesh.

Con una veintena de casas de adobe y ladrillo y situada en un pequeño islote rodeado por un humedal y campos de cultivo, esa empobrecida población parecía predestinada a permanecer anclada en otro siglo hasta que a finales de mayo aparecieron por sorpresa unos funcionarios del Gobierno y, en cinco días, había llegado la luz.

"Cuando llegó por primera vez la electricidad los aldeanos estaban muy felices, literalmente saltando y gritando de júbilo", recordó a Efe uno de los trabajadores gubernamentales, que pidió el anonimato al no estar autorizado a hablar con los medios.

Una de esas familias que se encuentran ahora encantadas con el cableado, los postes y farolas que recorren los caminos de tierra del lugar es la del matrimonio Munesh y Mamta Chauhan y sus cinco hijos.

Para ellos, los beneficios de esta nueva vida con electricidad parecen infinitos: ventiladores para combatir el sofocante calor, la posibilidad de conectar un televisor o el radiocasete, poder cocinar durante la noche, recargar el móvil sin tener que ir al pueblo más próximo situado a varios kilómetros o trabajar tras caer el sol.

"Somos pobres y sobrevivimos con lo poco que tenemos. Antes padecíamos muchas dificultades, era todo oscuridad, pero desde que tenemos electricidad todo ha mejorado", explicó a Efe Mamta, de 35 años.

Su marido Munesh, que en su medio siglo de vida nunca había tenido electricidad en casa, añadió que además con la luz artificial pueden tener controlados mejor sus búfalos y vacas para que no los roben o evitar ser mordidos por alguna serpiente que entre en la vivienda durante la noche, "lo que podría suponer la muerte".

El optimismo de Munesh no decae incluso cuando comenta que el suministro eléctrico no es total, al disponer solo de seis horas de luz al día, tres de ellas cuando ya ha caído el sol, lo que es siempre "mejor que nada".

La posibilidad de disponer de 24 horas de suministro es un espejismo incluso en las grandes ciudades indias, con el recuerdo todavía del apagón generalizado que padeció el gigante asiático en julio de 2012 cuando medio país quedó a oscuras, lo que ha llevado a Modi a buscar incrementar las fuentes de producción, con el foco puesto en energías renovables como la eólica o solar.

En el caso de la falta de suministro en pequeños pueblos, un alto funcionario del Ministerio de Energía indio, que pidió el anonimato, detalló a Efe que se debe a diversas razones, como "cortes de luz o problemas de conexión" por lo remoto de esas áreas.

Sin embargo, el funcionario remarcó que en esos casos el mayor reto no es mantener el suministro, sino los problemas de financiación derivados de instalar el tendido eléctrico "en zonas alejadas y con pocas viviendas, lo que conlleva unos beneficios muy bajos en comparación con la inversión hecha".

Desde el ministerio de Energía anotaban también en varios comunicados la problemática de acceder a zonas dominadas por diferentes grupos guerrilleros en el este y norte del país, aunque el alto funcionario se mostró en desacuerdo con esta idea.

"La insurgencia local no es un gran problema, todo el mundo necesita electricidad", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha