eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Banco de Japón se reúne sin perspectivas de cambio en sus políticas

- PUBLICIDAD -
El Banco de Japón se reúne sin perspectivas de cambio en sus políticas

El Banco de Japón se reúne sin perspectivas de cambio en sus políticas

El Banco de Japón (BoJ) inició hoy su reunión mensual de dos días, en la que se espera que la entidad decida mantener intacta su política de flexibilización monetaria para lograr su meta inflacionaria del 2 %.

El índice de precios al consumo (IPC) de Japón, publicado por el Gobierno a principios de mes, experimentó su primera subida en 13 meses en enero, un cambio de tendencia en línea con la estrategia del banco central japonés.

Pese al repunte del índice, que excluye los alimentos frescos por su excesiva volatilidad, numerosos economistas apuntan a que la inflación se debió principalmente al aumento del coste energético y que todavía queda camino hasta la esquiva meta nipona de inflación.

Con el objetivo de acelerar la lenta demanda interna mediante la reducción de las tasas de interés y la disminución de los costos de los préstamos, se espera que el banco central conserve por el momento su política actual de mantener el rendimiento de los bonos públicos a largo plazo a un nivel bajo.

Los mercados se muestran, no obstante, escépticos sobre si el BoJ podrá seguir controlando el rendimiento de los bonos del Gobierno, ya que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) tendría previsto aumentar sus tasas, lo que añadiría presión sobre los tipos a largo plazo en el país norteamericano.

Si la brecha entre las tasas de interés de Estados Unidos y Japón aumenta, el yen caería frente al dólar, lo que podría impulsar a más inversores a vender bonos públicos japoneses y un aumento en la demanda de acciones de los fabricantes nipones orientados a la exportación.

Un yen débil beneficia generalmente a los exportadores japonesas, ya que hace sus productos más baratos, aumentando su competitividad en el extranjero, y refuerza el valor de los ingresos en ultramar de las compañías a la hora del retorno a la divisa del país asiático.

El BoJ activó en 2013 un agresivo programa de compra masiva de activos con el que busca situar la inflación en torno al 2 % y dejar atrás el largo ciclo deflacionista de la tercera economía mundial.

El pasado diciembre la entidad anunció un nuevo método de control de la curva de rendimientos de deuda para, a través de su tasa negativa de 0,1 %, mantener el rendimiento del bono a 10 años -que condiciona los tipos a largo plazo- en torno al 0 %.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha