eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Barajas bate récords en un 2015 con la huella de las crisis de Siria y Nepal

- PUBLICIDAD -
Barajas bate récords en un 2015 con la huella de las crisis de Siria y Nepal

Barajas bate récords en un 2015 con la huella de las crisis de Siria y Nepal

El año 2015 ha sido para el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas un año de récord, y es que el complejo con más tráfico y pasajeros de España ha superado sus registros en materia de pasajeros extranjeros a la vez que sus guarismos globales también han despuntado cerca del mejor registro histórico.

Con exactamente 3.352.329 de pasajeros internacionales, Madrid-Barajas batió su récord histórico en la materia en el mes de agosto, un mes que ha marcado precedente ya que nunca antes el complejo había recibido a tantos viajeros internacionales como ocurrió entonces, según los datos ofrecidos por Aena, entidad que gestiona el complejo, a Efe.

En los datos agregados, el incremento de los pasajeros internacionales del aeropuerto madrileño también es notable, puesto que, durante los primeros once meses de este año, las estadísticas señalan que 31.166.292 pasajeros de este tipo han pasado por sus terminales, o lo que es lo mismo, un 14,4 % más que en el mismo periodo del año pasado.

Por su parte, en el global de viajeros, el Adolfo Suárez mantiene la tendencia ascendente que ha experimentado en los últimos años y las cifras, a falta de un mes para cerrar el balance, se acercan a las obtenidas antes de la crisis, cuando en 2007 se produjo el récord de todos los tiempos con 52.110.787 pasajeros en un año.

A 30 de noviembre de 2015 ya han pasado por Barajas 43.177.945 pasajeros, cifra que supera los registros de los dos años anteriores completos: 41.833.686 (2014) y 39.735.618 (2013).

En el apartado de distinciones individuales, el premio gordo este ejercicio se lo lleva el día 14 de septiembre, cuando por el complejo madrileño pasaron 159.156 viajeros.

Pero como no todo en esta vida son números, sino también emociones, el aeropuerto madrileño ha vivido historias de reencuentros, lágrimas, desencantos o alegrías, como la de los familiares de los españoles a los que les sorprendió el terremoto de Nepal y que poco a poco fueron regresando.

"Tuvimos la suerte de que en el momento del terremoto estábamos en la fiesta de inauguración de un complejo deportivo y todo el pueblo estaba en la otra orilla del río", explicó a pie de pista Juan José Rodríguez, un cooperante español en Nepal, nada más bajar del avión que le trajo de vuelta una calurosa tarde de abril.

Menos impresionados y más emocionados, quizá porque el seísmo no les pilló tan de cerca, estaban los 21 castellanoleoneses que en los primeros minutos del pasado 5 de mayo irrumpieron en Barajas, donde les esperaban de noche sus familiares, desplazados desde casa para la ocasión.

Con una bandera de Castilla y León en una mano y la del sindicato CCOO en la otra -puesto que regresaban de un viaje organizado por dicha organización- regalaron abrazos y tranquilizaron a los suyos nada más llegar de ver con sus propios ojos "un drama".

"Había casas hundidas, la gente estaba en la calle y muchas personas iban con máscaras, el hedor era insoportable..." rememoró Juan José García, el portavoz del grupo que acudió a Nepal a recorrer el "Tour del Annapurna".

No del Himalaya, pero sí de un campo de refugiados sirios en Hungría regresó, días después de aquella foto de un niño muerto en la orilla del mar, el padre Ángel, quien con rabia pidió a los Gobiernos e instituciones pertinentes que solucionaran un problema que aún sigue ahí, aunque no ocupe portadas ni titulares.

"No hay que estudiar demasiado, lo que hay que hacer es traerlos", inquirió el padre Ángel a los medios nada más llegar al aeropuerto una tarde de septiembre, cuando aterrizó, según confesó "destrozado" después de comprobar la situación que viven los migrantes sirios en los campos de refugiados de Hungría.

Más alegre, al menos para los viajeros, ha sido la escasa repercusión que han tenido este año las siempre temidas huelgas de controladores aéreos, quienes se han quejado de que los servicios mínimos establecidos por el Gobierno ahogaron la incidencia de sus protestas.

También problemas tuvieron, pero de otro tipo, los 315 pasajeros de un vuelo de TAM Airlines que este semana tuvieron que regresar a la terminal después de que su avión, con destino Brasil, sufriera un aviso de bomba, que finalmente resultó ser falso.

Menos queja tendrán, casi seguro, aquellos que se hayan visto beneficiados por las nuevas rutas inauguradas en Barajas, 38 en total, entre las que destacan capitales como Hangzhou (China), La Habana (Cuba), Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), Cochabamba (Bolvia), o Asunción (Paraguay).

El año 2016 ya asoma y, para abrir boca, el Adolfo Suárez Madrid-Barajas ha anunciado que ofrecerá el servicio directo entre la capital madrileña y Hong Kong, que comenzará a operar en junio, pero eso, como ver si los datos continuarán mejorando, es otra historia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha