eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bélgica pagó demasiado para nacionalizar Dexia, según los medios belgas

- PUBLICIDAD -

El Estado belga pagó entre 1.000 y 2.000 millones de euros más de lo necesario para la nacionalización del banco Dexia y así salvarlo de la quiebra, una operación que se cerró por un total de 5.500 millones, según un informe de la Comisión Europea (CE) que recogen hoy los medios del país.

Esta es la conclusión de la evaluación del último plan de ayudas públicas al banco belga llevada a cabo por el Ejecutivo comunitario, que aún no ha sido publicada pero cuyos detalles dan a conocer hoy los diarios económicos L'Echo y De Tijd.

En noviembre de 2012, los gobiernos de Bélgica y Francia acordaron conceder una inyección de capital de 5.500 millones de euros al banco Dexia, de los que cada país aportaba el 53 % y el 47 %, respectivamente.

La CE "considera que Bélgica se mostró demasiado complaciente durante sus negociaciones con Francia" sobre la nacionalización de la entidad, siempre según los citados medios.

En concreto, señalan una estimación independiente del valor del banco encargada por la Comisión, que apunta a un precio de entre 2.000 y 3.000 millones de euros, una cantidad sensiblemente inferior a la abonada por el Ejecutivo federal belga.

Los medios precisan que el cálculo del valor de Dexia fue realizada de forma urgente durante un convulso fin de semana en el que se prolongaron las reuniones entre el Gobierno y responsables de la entidad para evitar su quiebra.

La cantidad suplementaria supuestamente aportada por Bélgica será tenida en cuenta por la CE para analizar si la reestructuración se ajusta a la normativa comunitaria.

Previamente a las medidas acordadas en 2012, los gobiernos de Francia, Bélgica y Luxemburgo ya inyectaron 6.400 millones de euros en Dexia durante la crisis financiera de 2008, cuando se puso en marcha un amplio proceso de reestructuración de la entidad.

Además, Francia y Bélgica ofrecieron garantías al banco por valor de 20.000 millones de euros.

En diciembre de 2011, los tres países citados acordaron un segundo plan de ayuda a Dexia, que preveía aportaciones máximas de 45.000 millones de euros para cubrir las necesidades de financiación del grupo, mientras que Francia y Bélgica otorgaron nuevas garantías por un valor máximo de 54.000 millones.

La Comisión Europea autorizó este primer paquete de medidas en septiembre de 2012, y próximamente deberá pronunciarse sobre la nacionalización pactada entre París y Bruselas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha