eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bolivia rescinde otros dos contratos con Corsán Corviam por abandono de obras

- PUBLICIDAD -
Bolivia rescinde otros dos contratos con Corsán Corviam por abandono de obras

Bolivia rescinde otros dos contratos con Corsán Corviam por abandono de obras

El Gobierno de Bolivia rescindió otros dos contratos que tenía con la española Corsán Corviam, filial de Isolux Corsán, por el deterioro de una carretera construida por esa empresa y el abandono del mantenimiento de otra ruta, y también cobrará los avales bancarios de ambos proyectos por 42 millones de dólares.

Las obras comprometidas son la carretera entre los pueblos de Yucumo y Quiquibey, en la Amazonía boliviana, y un tramo de la doble vía que une las regiones de La Paz y Oruro, informó hoy el ministro de Obras Públicas, Milton Claros.

"Hemos verificado en los dos tramos que no hay presencia de la empresa. Entonces estamos ejecutando también esos contratos y esas boletas (...) Son 42 millones de dólares en total que se van a ejecutar a la empresa", dijo Claros, según la agencia estatal ABI.

Según Claros, en el caso de la doble vía La Paz-Oruro, Corsán Corviam incumplió una cláusula del contrato por la que se comprometió a hacer mantenimiento de la ruta durante cinco años tras la entrega de la obra, que se concretó en febrero de 2015.

En cuanto a la carretera entre Quiquibey y Yucumo, la obra, que fue inaugurada hace cinco meses por el presidente Evo Morales, "está presentando algunas observaciones en la ejecución final", indicó.

Las autoridades bolivianas notificaron hace dos semanas a la empresa española sobre su intención de rescindir ambos documentos, pero no tuvieron respuesta.

"Entonces lo que se tiene que hacer es rescindir el contrato", agregó la autoridad.

El plazo para evitar el cobro de avales bancarios en el caso del tramo Quiquibey-Yucumo concluyó el pasado 20 de abril y este jueves lo hará el de la doble vía La Paz-Oruro.

El Gobierno boliviano ya rescindió por abandono de obras los contratos con Corsán Corviam para construir la carretera entre los pueblos amazónicos de Ixiamas y San Buenaventura y de la planta hidroeléctrica de Miguillas, situada en el norte de La Paz.

El Estado contrató la construcción de esa ruta por 137 millones de dólares y de la hidroeléctrica por 397,9 millones de dólares.

Las autoridades bolivianas informaron la semana pasada que ya han cobrado 20 millones de dólares de los 151 millones que otorgó en avales bancarios la constructora española por ambas obras.

Corsán Corviam paralizó ambas obras unilateralmente por razones de "seguridad física de las personas, incumplimientos contractuales no atribuibles al contratista y eventos sobrevenidos a la ejecución de obras que no han sido resueltos", según un comunicado de su matriz española, Isolux Corsán, difundido la semana pasada.

Isolux argumentó que la estatal Empresa Nacional de Electricidad no atendió a las alternativas de la firma para reformular la ejecución de la planta de Miguillas "ante la constatación de la imposibilidad material y técnica de ejecutar el proyecto tal y como le fue encargado en la adjudicación".

Respecto a la carretera, la compañía sostuvo que la estatal Administradora Boliviana de Carreteras, que adjudicó la obra a Corsán Corviam, retiene avales por valor de 12,1 millones de dólares que debían devolverse y le adeuda otros 10,8 millones, lo que habría ocasionado problemas con sus propios acreedores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha