eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Brasil reduce la tasa básica de interés a su mínimo histórico

- PUBLICIDAD -
Brasil reduce la tasa básica de interés a su mínimo histórico

Brasil reduce la tasa básica de interés a su mínimo histórico

El Banco Central de Brasil redujo hoy la tasa básica de interés del 7,5 % al 7 % anual, su mínimo histórico, impulsado por una inflación controlada y un escenario macroeconómico más favorable tras dos años de profunda recesión.

La entidad decidió en la tarde de este miércoles bajar por unanimidad los tipos de interés 0,5 puntos porcentuales en el que ha sido el décimo corte consecutivo, algo que ya era esperado por el mercado financiero.

A pesar de que en comparación con otros países el porcentaje aún es elevado, se trata de la tasa de tipos de interés más baja desde el inicio de la serie histórica en 1986, inferior incluso al 7,25 % a la que se llegó entre octubre de 2012 y abril de 2013.

Entonces, Brasil, un país que históricamente ha tenido intereses altos, mantuvo los tipos en ese 7,25 % que elevó sucesivamente hasta alcanzar el 14,25 % anual en julio de 2015.

Sólo en octubre del año pasado comenzó a bajarlos, una tendencia que se ha mantenido hasta alcanzar hoy su mínimo histórico debido en parte a la ausencia de presión por la demanda de consumo.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central justificó su decisión en base a que la inflación ha evolucionado "conforme a lo esperado", a "la recuperación gradual de la economía brasileña" y a que el escenario externo se ha mostrado "favorable".

La tasa básica de interés es el principal instrumento del Banco Central para controlar la inflación, que ha experimentado un descenso sostenido en los últimos meses y cuya previsión es que termine 2017 en torno al 3 %, un resultado notablemente inferior al 10,67 % registrado en el cierre de 2015.

El presidente brasileño, Michel Temer, celebró la decisión "reveladora" del Banco Central y reiteró en un vídeo divulgado por las redes sociales que el país "está volviendo a los raíles" tras la recesión que provocó una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de más del siete por ciento entre 2015 y 2016.

Por su parte, el economista Mauro Rochlin, de la Fundación Getulio Vargas (FGV), explicó a Efe que la bajada en los tipos "tiene como efecto positivo un mayor estímulo al consumo, porque queda más barato el crédito, y también a la inversión en el sector productivo".

El analista apreció que uno de los sectores más beneficiados será el inmobiliario, fuertemente golpeado por la crisis, ya que en última instancia podría desembocar en un aumento en la contratación de personal.

La tasa de desempleo en Brasil está en el 12,2 %, lo que equivale a 12,7 millones de parados, un porcentaje aún elevado a pesar de que la tendencia es a la baja tras el 13,7 % registrado en el primer trimestre de este año, según los últimos datos oficiales correspondientes al mes de octubre.

"De una manera general, la economía reacciona", agregó Rochlin.

Sin embargo, para el profesor Alberto Ajzental, de la FGV, la caída en la tasa básica de medio punto porcentual no tendrá prácticamente efectos positivos para el consumidor final porque aún soporta intereses altísimos.

"No tiene una relación directa porque el crédito en el sector automóvil es del 27 %, los intereses en el comercio llegan al 91 % y los de las tarjetas de crédito están en un rango del 325 % al año", detalló en declaraciones a Efe.

Ajzental evalúa que los cambios se aprecian más en el ámbito macroeconómico ya que cuanta más baja sea la tasa básica, el "Gobierno pagará menos por su deuda".

"Uno ve que la economía como un todo está más saludable, que el Gobierno equilibra sus cuentas y va a gastar menos con el pago de su deuda y en ese sentido, el escenario es más atractivo para los inversores, hacer negocios, emplear a más personas y empezar a producir", apunta.

Los dos especialistas consideran que es posible que la tasa permanezca en el 7 % durante el próximo año, aunque Rochlin interpreta que aún podría haber espacio para rebajarlo medio punto porcentual más, pero solo en caso de que la inflación continúe cerca de ese tres por ciento.

Por su parte, la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), la mayor y más influyente patronal de Brasil, dijo en una nota que la bajada "no es suficiente" y aseguró que hay "espacio para reducciones adicionales en 2018".

"Es necesario que la caída de los intereses llegue al consumidor final para aumentar el consumo y la inversión llevando a la generación de empleo", señaló el organismo.

Carlos Meneses Sánchez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha