eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Brufau advierte de que Europa se desindustrializará si no homogeneiza su política energética

- PUBLICIDAD -
Brufau dice que renunciar a saber si tenemos hidrocarburos "me parece una barbaridad"

Brufau dice que renunciar a saber si tenemos hidrocarburos "me parece una barbaridad"

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha advertido hoy de que Europa corre el riesgo de desindustrializarse si no homogeneiza su política energética con la de otras zonas de planeta, como Estados Unidos o China, que son más competitivas.

Brufau, que participa en el Congreso Anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) que se celebra en Sevilla, ha destacado "la fuga del carbono" de empresas europeas a otras zonas donde los costes energéticos y las normativas ambientales son menos exigentes.

"El equilibrio óptimo entre sostenibilidad, competitividad y seguridad en el suministro debe de ser equivalente al de otras regiones del planeta si no queremos desindustrializar Europa por la fuga de empresas", ha apostillado.

En su opinión, "se puede perder una buena parte de la competitividad europea si no se gestiona la energía de manera muy eficiente y con un nivel de competitividad frente a Estados Unidos y a otras zonas del mundo que sea parecido".

Preguntado sobre las perspectivas del fracking -técnica de fracturación hidráulica para extraer gas subterráneo- el presidente de Repsol se ha mostrado "pesimista" porque, ha destacado, las administraciones temen el coste social y político de autorizarlo.

"Tomar la decisión de forzar el fracking le va a costar mucho a un gobernante; es un tema europeo; el Gobierno europeo tendría que tomar una decisión para probar si el fracking puede ser una realidad, porque dejarlo al albur de los gobernantes nacionales o regionales no va a funcionar", ha aseverado.

En su conferencia sobre los retos de la globalización, Brufau ha dicho que afronta la crisis con optimismo, porque ayuda a superar incertidumbres y abre "un mundo de oportunidades" y ha añadido: "No comparto el pesimismo que se está instalando en el mundo; estas crisis puntuales representan los eslabones débiles de un proceso de crecimiento continuado".

Brufau ha descrito "la formidable encrucijada global" que vivimos, basada en tres incertidumbres: "la falta de una gobernanza global en un mundo que se está globalizando"; la necesidad de "comprender" los cada vez más vertiginosos cambios sociales y tecnológicos y la búsqueda de un nuevo modelo energético.

Ha señalado retos como el reparto de la riqueza en un mundo que va a pasar de los actuales 1.900 millones de personas de clases medias a casi 5.000 millones en unas décadas o garantizar un planeta "sostenible donde se garantice "que las futuras generaciones tendrán energía, tierras y agua suficientes como para que el plantea pueda progresar".

Respecto a la energía, ha abogado por un nuevo modelo energético "inteligente", basado "en consumir lo menos posible y de la manera más eficiente posible" porque la demanda energética primaria crecerá un 33 por ciento en 2035 y mantendrá un protagonismo del 70 por ciento de los combustibles fósiles.

También ha advertido de que la sociedad "está cambiando a una velocidad intensísima" la vez que se consolida "una conciencia global que traspasa fronteras".

"Las demandas de la sociedad hay que gestionarlas como oportunidades porque las empresas que van a tener éxito serán las que se posicionen bien en tecnología y en entender las demandas sociales; los consumidores, los clientes, los inversores, las propias sociedades están dispuestas, con una velocidad vertiginosa, a aceptar o rechazar negocios y productos", ha señalado Brufau.

Preguntado por la expropiación de YPF por el Gobierno argentino, Brufau ha contestado que gracias "al duro trabajo" realizado por Repsol con líderes internacionales para explicarles "que si este caso se quedaba en una mera confiscación, el mundo no tendría seguridad jurídica", la comunidad internacional "se movilizó para que éste fuese el caso que no podría repetirse".

"Aunque en el camino ha habido muchas pérdidas y mucho quebranto, el mundo entiende ahora muy bien que un país no puede saltarse las reglas", ha añadido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha