eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La CE, preocupada por efecto de la reforma fiscal y regiones sobre el déficit

- PUBLICIDAD -

La Comisión Europea (CE) mostró hoy su preocupación por el efecto negativo que la reforma fiscal y las cuentas de las regiones de España pueden tener sobre la reducción del déficit público, al tiempo que consideró que el país tendrá que revisar su presupuesto para 2015 para cumplir con sus compromisos.

El Ejecutivo comunitario indicó hoy, en su opinión sobre el presupuesto para 2015 presentado por España, que el país tendrá que tomar las "medidas necesarias" dentro del proceso presupuestario para evitar incumplir el objetivo de reducir el déficit por debajo del 4,2 % del PIB el próximo año, para situarlo en un 2,8 % en 2016.

"Queremos pedir a España que especifique qué medidas adicionales son necesarias para garantizar que el objetivo de 2015 sea cumplido y para hacer progresos también en la estructura presupuestaria", indicó el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa.

"Para 2015 consideramos que son necesarias medidas suplementarias para lograr el objetivo" de déficit, insistió.

En este contexto, la CE apuntó a que el escenario en el que el Gobierno de Madrid basa sus presupuestos es más "benigno" que el que la institución considera más probable tanto a nivel de crecimiento como, por ejemplo, respecto a la deuda, así como a cuestiones como el elevado riesgo tarifario que acumula el país.

Bruselas destacó en concreto dos cuestiones que pueden resultar problemáticas: las cuentas de las regiones y el impacto de la reforma fiscal, cuyo coste neto "podría ser también algo más elevado de lo previsto".

La CE recordó que el país espera compensar las pérdidas de ingresos generada por la reforma fiscal, con la reducción de los tipos de los impuestos de sociedades y sobre la renta de las personas físicas, con un aumento de los impuestos medioambientales y otras medidas fiscales a escala autonómica y local.

Sin embargo, consideró que la reforma fiscal podría estar "infra-financiada", indicaron fuentes comunitarias.

"Las medidas podrían tener un efecto positivo en el empleo, pero su impacto podría haber sido mayor de haberse centrado más en la disminución de los costes de la mano de obra mediante la reducción de las cotizaciones sociales", especificó la CE en su documento.

Respecto a las regiones, la Comisión consideró que hay "riesgos limitados" que pueden obstaculizar el cumplimiento del objetivo de déficit ya este año, "en particular si las restricciones de gastos planeadas a varios niveles de Gobierno no se materializan como se espera".

De cara a 2015, Bruselas vuelve a apuntar a las regiones al adoptar "una visión más prudente sobre la contención del gasto, en particular a escala autonómica y local".

"Pensamos que hay que ir más lejos en la aplicación de medidas correctivas para los gobiernos regionales que no satisfagan los objetivos del presupuesto que son deseables", dijo Moscovici.

En el documento, la CE insiste en que "la aplicación de las medidas correctoras a las comunidades que no han cumplido los objetivos presupuestarios ha avanzado a un ritmo mucho más lento que en 2013".

España se sitúa junto a otros seis países -Francia, Bélgica, Italia, Malta, Austria y Portugal- entre los países de la zona del euro que la Comisión Europea considera que han presentado unos proyectos presupuestarios que podrían incumplir las normas europeas de disciplina fiscal.

La CE también ha advertido hoy a España de que los desequilibrios que acumula su economía, en especial, respecto al alto desempleo y su alta deuda.

"En cuanto a los desequilibrios, sabemos que el desempleo es el principal problema", explicó Moscovici, quien apuntó que son necesarias "reformas estructurales" y sostuvo que el país debe continuar en la línea mantenida en los últimos años en los que reformó el mercado laboral, el de productos y el sistema financiero.

"Es en este sentido en el que España debe seguir, el de las reformas ya emprendidas", dijo.

España suspende cinco de los once indicadores macroeconómicos que la Comisión analiza: el desempleo, la deuda, las pérdidas en la cuota de mercado de las exportaciones y la posición neta de inversión internacional, aunque ha logrado aprobar el indicador sobre el tipo de cambio efectivo que suspendía el año anterior.

Ante esta situación, Bruselas mantendrá su vigilancia sobre los "riesgos asociados" a la evolución de estos desequilibrios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha