eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

China impulsa la internacionalización del yuan para aumentar su influencia

- PUBLICIDAD -
China impulsa la internacionalización del yuan para aumentar su influencia

China impulsa la internacionalización del yuan para aumentar su influencia

Dentro de los esfuerzos de China por aumentar su capacidad de influencia como segunda potencia económica mundial que va camino de ser la primera, Pekín está impulsando cada vez más la internacionalización de su moneda para el comercio, las finanzas e incluso como divisa de reserva nacional.

A medida que el gigante asiático está siendo consciente del papel que ocupa, cada vez más, en los intercambios mundiales, sobre todo en comercio, China ha ido adoptando también una posición más decidida a la hora de fomentar la aceptación y el uso mundial del yuan, aunque aún está lejos de alcanzar el rol del dólar o el euro.

A eso sólo se llegará después de "mucho tiempo" y de un "proceso gradual", dentro del cual aún se está dando el primer paso, fomentar su utilización habitual en el comercio internacional con China, "un objetivo razonable", dados los intensos lazos económicos del país con todo el mundo, explicó a Efe el economista Xu Bin.

Para Xu, profesor de Economía y Finanzas y decano asociado de investigación de la Escuela Internacional de Negocios China-Europa de Shanghái (CEIBS), "es relativamente fácil establecer el yuan como moneda en acuerdos comerciales internacionales", pero será más difícil que cale como moneda para invertir o como moneda de reserva.

Los dos grandes obstáculos para ello son, por un lado, que China por ahora es muy prudente en la apertura de su mercado financiero, por lo que aún no hay suficientes productos de inversión en yuanes que sean atractivos como para que interese tanto internacionalmente hacerlo en la moneda china, y por otro, las barreras políticas.

"El yuan todavía no es una gran divisa, y aún no es convertible", recuerda Xu, por lo que sólo el cuantioso caudal de sus relaciones comerciales con todo el planeta sostiene sus posibilidades de ser cada vez más influyente, y "políticamente podría haber algunos obstáculos, sobre todo desde EEUU".

En el resto del mundo, sin embargo, China ha impulsado en los últimos meses una gran campaña para establecer una red de centros internacionales para la clarificación de negocios con el país oriental directamente en yuanes, sobre todo en Asia, la Unión Europea y Norteamérica, a lo que puede que siga Latinoamérica.

Por una parte, China aspira, desde 2009, a que Shanghái se consolide en 2020 como centro financiero, comercial y logístico con el peso internacional de Londres o Nueva York (para lo que el plan prevé que en 2015 sea el centro mundial de referencia para el comercio internacional en yuanes).

A eso favorece la creación, en 2013, de la única Zona Piloto de Libre Comercio de China (ZPLC), que facilitará los intercambios comerciales y financieros en yuanes, entre otras medidas, así como la apertura, la semana pasada, de un vínculo bursátil, limitado pero real, entre Shanghái y Hong Kong.

Y a esto se suman los acuerdos de permuta de divisas ("swap") que China ya ha firmado con al menos 27 autoridades monetarias de otros países, con acuerdos que rondan los tres billones de yuanes (395.097 millones de euros, 489.792 millones de dólares).

El banco central chino ya tiene además acuerdos de cambio directo en este sentido con el euro, el dólar estadounidense, el dólar singapurés, el australiano y el neozelandés, la libra esterlina británica, el yen japonés, el rublo ruso y el ringit malasio.

Y la red de ciudades con centros de clarificación del comercio en yuanes se extiende ya por Asia (Hong Kong, Seúl, Singapur, Taipei y Macao), Europa (Londres, París, Fráncfort y Luxemburgo), Norteamérica (Toronto) y Oceanía (Sydney), y se está negociando para África (Nairobi) y Latinoamérica (lo está estudiando Montevideo).

Solamente en lo que va de año, China ha llegado a acuerdos de este tipo con ocho países y las operaciones entre enero y finales de octubre totalizan ya 8 billones de yuanes (1,3 billones de dólares, 1,045 billones de euros, según dijo este jueves en Pekín el gobernador adjunto del banco central chino, Hu Xiaolian.

Según Xu, dado el volumen comercial de esta región con China, y la cada vez mayor proyección empresarial china en esos países, "todo hace que Latinoamérica cada vez sea más importante para el comercio internacional de China", por lo que es "inevitable" que con el tiempo tenga "tal vez no una, sino dos o tres" capitales del yuan.

Los grandes candidatos, para Xu, son São Paulo y México D.F., aunque también ve posibles otras opciones, como la de Montevideo.

En cualquier caso, advirtió, la prioridad para China por ahora está en el sudeste asiático, Europa y Norteamérica, y su volumen comercial con Latinoamérica, "aunque está creciendo, sigue siendo relativamente pequeño", por lo que, aunque la red de centros para el comercio en yuanes llegará hasta allí, eso "llevará cierto tiempo".

José Álvarez Díaz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha