eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Draghi advierte a Gobiernos que "la política monetaria no puede hacerlo todo"

- PUBLICIDAD -

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, advirtió hoy a los Gobiernos de la eurozona de que, aunque la política monetaria desempeña su papel en la recuperación, es necesario que prosigan con sus reformas.

"La política monetaria ha hecho mucho, y si persisten las reformas estructurales puede hacer todavía mucho, pero no lo puede hacer todo", dijo Draghi ante los eurodiputados de la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo (PE).

El presidente de la autoridad monetaria destacó la "urgencia" de la integración económica europea pendiente y la "importancia" de que persistan las reformas en los Estados.

"Aunque 2014 fue un año de grandes cambios económicos en la zona euro, lo conseguido hasta ahora no es suficiente", advirtió.

Para el presidente del BCE, "hay que desplegar una política económica común para que las economías vuelvan al buen camino".

"Es necesario y urgente adquirir compromisos a corto plazo de medidas concretas, poner en práctica el pacto de estabilidad y lanzar una estrategia de inversión", añadió.

Destacó la importancia de "recuperar la confianza" en la zona euro y apuntó que para ello "es indispensable contar con una arquitectura política y económica que demuestre al mundo que podemos integrarnos cada vez más" económicamente.

Apuntó que la "expectativa" de la institución financiera "para una recuperación moderada en la eurozona en el periodo 2015-2016 sigue vigente" pese a que en el "último verano la perspectiva económica se haya revisado a la baja".

Por otro lado, Draghi se felicitó porque los niveles de deuda soberana hayan bajado "hasta los niveles de 2012", unas cifras que "generan mayor confianza de inversores".

Menos satisfecho se mostró el presidente de la autoridad monetaria por que la política monetaria en la eurozona no termine de traducirse en las condiciones de crédito, "que siguen muy estrechas".

A propósito del principal mandato del BCE, la estabilidad de precios, Draghi apuntó que sus perspectivas de inflación pasan por seguir en el 2 % o por debajo y que para garantizar ese mandato de estabilidad de precios hay unanimidad para emprender medidas no convencionales (incluida compra de bonos soberanos) si empeorara la situación.

Descartó asimismo que el BCE se plantee revisar al alza los objetivos de inflación por encima del 2 %.

Negó igualmente, por otro lado, que ciertas políticas monetarias de compra masiva de activos hagan que los Estados se relajen en sus reformas emprendidas con la crisis.

"Puede que haya conexión entre ahorro por tipo interés inferior y reticencia para gastar dinero público, pero creo que no hay pruebas de que los países hayan evitado llevar a cabo reformas laborales solo porque los tipos de interés fueran elevados", explicó.

A propósito de las formas laborales, y en respuesta a una pregunta del eurodiputado Pablo Zalba (PP), Draghi apuntó que "las reformas estructurales del mercado laboral han dado beneficios", y subrayó que "aunque aún sea pronto para ver la correlación, la hay".

También Draghi fue preguntado por Ernest Urtasun (ICV) sobre la revelación de cartas entre el exministro de Finanzas irlandés Brian Lenihan y el presidente en 2010 del BCE, Jean-Claude Trichet, en las que el segundo advertiría al primero sobre la necesidad de aceptar un programa de reformas para asegurarse un rescate financiero.

El actual presidente de la autoridad monetaria evitó responder a la pregunta directa de si no se extralimitó el BCE en su mandato y señaló que fue el Gobierno irlandés el que tomó la decisión de demandar ayuda financiera.

El otro país del que se habló con nombre propio fue de Grecia, cuya deuda Draghi consideró que no es ni "adecuado" ni "necesario" que sea reestructurada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha