eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Eurodiputados se muestran divididos sobre el supervisor bancario único

- PUBLICIDAD -

Los eurodiputados de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo se han mostrado hoy divididos sobre cuestiones fundamentales para la creación del supervisor bancario único, entre ellos su relación con el Banco Central Europeo (BCE) y los plazos de su puesta en marcha.

Los diputados mantenían hoy por primera vez un debate sobre la propuesta del comisario europeo de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, para crear un supervisor bancario único para toda la eurozona a partir del 1 de enero de 2013.

Una de las cuestiones claves para los eurodiputados es la separación de la función supervisora que asumirá el BCE de sus tradicionales competencias en política monetaria.

La diputada belga Marianne Thyssen, del Partido Popular Europeo (PPE), destacó la importancia que tiene separar ambas tareas de manera clara, para preservar la credibilidad de la institución en el caso de que algún banco de los supervisados falle.

Thyssen, responsable de un informe sobre esta cuestión, defendió que el supervisor bancario único se integre dentro de una nueva unidad del BCE, para facilitar y acelerar su puesta en marcha, así como para cumplir con el acuerdo alcanzado por los Veintisiete en la cumbre de junio.

"Lograr algún progreso rápido es ahora muy importante, estamos en crisis y el acuerdo político ha sido alcanzado", afirmó Thyssen.

El diputado alemán de los Verdes Sven Giegold, ponente de un segundo texto, hizo hincapié también en la necesidad de actuar con rapidez, a la vez que destacó la importancia de que el sistema resultante "funcione", evite los solapamientos y sea robusto.

"Hay que evitar un conflicto de intereses, con la separación de decisiones soberanas y las tareas operacionales", destacó el diputado del PPE Burkhard Balz, quien defendió que la Autoridad Bancaria Europea (la EBA, según sus siglas en inglés) tome las decisiones políticas.

El eurodiputado alemán Wolf Klinz, de los Demócratas y Liberales (ALDE), puso en duda que el BCE sea la institución adecuada para encargarse de la supervisión bancaria única, a la vez que alertó del riesgo de que la Unión Europea (UE) se "parta por la mitad" si no se asegura la participación en las mismas condiciones a los países que no tienen el euro.

"No debemos confundir entusiasmo y precipitación. Hay que estar seguros de que lo hacemos bien", señaló el belga de Los Verdes Philippe Lamberts, quien consideró "desafortunado" que la creación del supervisor bancario único se estableciera como requisito para poner en marcha la recapitalización directa de la banca, ya que crea un "incentivo malo".

Lamberts también lamentó que el supervisor se cree ligado al BCE, debido a las limitaciones legales que esto crea.

El diputado alemán del PPE Werner Langen criticó que, a su juicio, se está cambiando todo el sistema de supervisor bancario europeo por un país, España, y un banco, Bankia.

Thyssen, por su parte, rechazó esta idea y recordó a los colegas que "esto no es por Bankia o España, todos seguimos en crisis, tenemos que restaurar la confianza".

Otra de las cuestiones que más preocupación despertó entre los eurodiputados es la legitimidad democrática a la que debe estar sujeto el nuevo supervisor bancario, así como el hecho de que el Parlamento Europeo no participe en el proceso legislativo para su creación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha