eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Europa y los mercados emergentes pasan factura en las previsiones de Nissan

- PUBLICIDAD -
Nissan incrementa su beneficio un 6,8 por ciento en la primera mitad del año fiscal

Nissan incrementa su beneficio un 6,8 por ciento en la primera mitad del año fiscal

Debido a las condiciones desfavorables en Europa y la caída de la demanda en los países emergentes, el fabricante de automóviles Nissan Motor recortó hoy sus previsiones de beneficio de cara al actual ejercicio.

En este sentido, la compañía de Yokohama, la segunda ciudad de Japón, espera ganar en el actual año fiscal, que finaliza el 31 de marzo de 2014, 355.000 millones de yenes (2.674 millones de euros), un 15 por ciento menos que en su anterior estimación realizada en mayo.

El dato, no obstante, no es del todo negativo ya que supondrá incrementar sus ganancias en un 4,1 por ciento con respecto a su beneficio neto de 2012, detalló la firma en un comunicado.

Además, anunció que espera en este año un beneficio operativo de 490.000 millones de yenes (3.690 millones de euros), un 11,7 por ciento más que en 2012, e ingresos por venta de 1,19 billones de yenes (76.752 millones de euros), un 16,6 por ciento más interanual.

Para ello, en su objetivo de vender hasta 5,2 millones de vehículos en 2013, impulsará una ofensiva de lanzamientos, como los nuevos Rogue o Infiniti Q50 en EEUU, y se mantendrá a la espera de una deseada recuperación del mercado chino, renqueante en los primeros seis meses del año.

El presidente de la firma, Carlos Ghosn, apuntó directamente como las causas del recorte en las previsiones a "las condiciones desfavorables en Europa, la volatilidad de la demanda en los mercados emergentes y el aumento en los gastos en revisiones" por defectos de fabricación.

En este sentido, tan solo en los últimos meses, la compañía ha tenido que llamar a revisión a más de 1 millón vehículos por diversos motivos como fallos en el acelerador en varios de sus modelos, como Serena, Fuga o Infiniti M, o en el programa de control de frenos.

Pese a estos inconvenientes, el segundo mayor fabricante de Japón -por detrás del líder mundial Toyota Motor-, se ha beneficiado en la primera mitad del año fiscal, de abril a septiembre, del impacto positivo de la caída del yen y de una reducción en los costes de materiales de fabricación por valor de unos 330 millones de euros.

En este sentido, en los primeros seis meses del año fiscal, Nissan incrementó su beneficio neto en un 6,8 por ciento interanual, hasta cerca de 1.430 millones de euros.

Además, en este periodo redujo su beneficio operativo en un 2,6 por ciento y elevó sus ingresos por venta un 17 por ciento interanual, tras vender un total de 2,44 millones de vehículos en todo el mundo (1,5 por ciento menos que en los primeros seis meses de 2012).

En la primera mitad del año, Nissan registró un incremento muy destacado de las ventas de vehículos en EEUU o Japón, donde cosechó un aumento del 14,5 y el 3,6 por ciento, respectivamente.

No obstante, en el resto de mercados no obtuvo resultados especialmente positivos, como en Asia, donde redujo sus ventas de vehículos en un 12,5 por ciento (hasta las 769.000 unidades), o en Europa, donde se recortaron un 6,1 por ciento.

A pesar de todo, Ghosn se mostró optimista con el desempeño de la compañía para este año fiscal, que consideró les permitirá "asegurar ganancias sólidas a los accionistas", detalló en el comunicado.

Al margen de los resultados, Nissan también anunció importantes cambios en la estructura del grupo, dirigidos a "mejorar la eficiencia y operatividad", como el nombramiento como vicepresidente de la compañía Toshiyuki Shiga, hasta ahora director operativo.

Además, anunció su estrategia de duplicar sus divisiones regionales, con las que ha dividido, por ejemplo, el continente americano en dos mercados diferentes.

En este sentido, nombró al español José Muñoz, hasta ahora vicepresidente de ventas y mercadotecnia para EEUU y Canadá, como responsable del mercado norteamericano.

Una nueva línea de gestión que esperan sirva para garantizar la viabilidad del plan maestro a medio plazo de la empresa, el denominado "Nissan Power 88", cuyo objetivo es, entre otros, el de elevar su cuota de mercado mundial al 8 % para 2016 y sacar al mercado de media un nuevo vehículo cada 6 semanas.

Javier Picazo Feliú

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha