eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hong Kong permitirá que la ley china rija en su nueva estación de trenes-bala

- PUBLICIDAD -
Hong Kong permitirá que la ley china rija en su nueva estación de trenes-bala

Hong Kong permitirá que la ley china rija en su nueva estación de trenes-bala

Hong Kong anunció hoy un controvertido plan que permitirá que las autoridades chinas hagan cumplir las leyes que rigen el resto del país -diferentes a las del territorio- en una nueva estación de trenes bala de la ciudad, lo que ha generado temor entre algunos sectores por la pérdida de libertades.

El Ejecutivo hongkonés explicó que algunas partes de la terminal que albergará las salidas y llegadas del futuro tren de alta velocidad que conectará Hong Kong con la vecina provincia china de Cantón serán alquiladas al Gobierno chino y se considerarán legalmente fuera del territorio, recogen los medios locales.

Tras décadas como colonia británica, Hong Kong regresó a soberanía china en 1997 y en su retorno el régimen comunista se comprometió a mantener un sistema de derechos impensable en otras partes de la nación, como libertad de prensa o de expresión.

En base a este sistema y salvo algunas excepciones, la legislación china no se aplica en Hong Kong y las autoridades del continente no deben interferir en sus asuntos.

Consciente de la polémica, el Ejecutivo hongkonés de Carrie Lam, quien tomó posesión del cargo hace menos de un mes, se esforzó hoy en asegurar que el acuerdo con Pekín no violará la llamada "Ley Básica" hongkonesa (la Constitución regional).

Legalmente, señaló el secretario de Justicia, Rimsky Yuen, la zona estará "fuera de Hong Kong", por lo que no violará la Ley Básica y descartó que el plan signifique ceder territorio a Pekín, según Hong Kong Free Press.

Alrededor de 200 agentes chinos trabajarán en la zona y contarán, entre otros, con salas de detención, según el plan presentado hoy, que se espera que consiga el apoyo necesario en el Legislativo hongkonés, dada la mayoría que ostenta el sector pro-Pekín, para ponerse en marcha el año que viene.

Legisladores prodemocráticos y activistas del territorio acogen con recelo el plan, pues consideran que recorta sus libertades y que se suma a las crecientes interferencias del régimen chino en los asuntos de esta especial región.

La iniciativa avanza en un momento complicado, tras el "secuestro" por agentes chinos de varios trabajadores de editoriales especializadas en libros críticos con los líderes comunistas o la decisión de Pekín de descalificar a varios legisladores prodemocráticos elegidos por voto popular.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha