eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Musa dice que la democracia todavía no ha llegado a los países de la Primavera Árabe

- PUBLICIDAD -
Merkel aboga por aplicar medidas puente hasta que las reformas tengan efecto

Merkel aboga por aplicar medidas puente hasta que las reformas tengan efecto

El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, afirmó hoy que la democracia no ha llegado aún a Egipto, su país, ni a los otros Estados de la Primavera Árabe, sino que el proceso se encuentra todavía en su fase inicial.

"La democracia no es solo acudir a las urnas, es respetar los derechos humanos, los derechos de las mujeres, tener jueces independientes y una prensa libre", dijo Musa, exmiembro del Gobierno del derrocado jefe de Estado egipcio Hosni Mubarak y ex candidato presidencial en las elecciones celebradas el año pasado.

"No hemos alcanzado esto, no podemos decir que hayamos alcanzado la democracia, sino que estamos en su fase inicial", manifestó Musa en un debate en el marco del Foro de Davos (Suiza) sobre democracia en el mundo árabe, junto al ministro turco de Exteriores, Ahmet Davotoglu; la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, y el periodista estadounidense Thomas Friedman.

El veterano político egipcio descartó que el Islam sea el problema que impide que los países de la región avancen hacia la democracia y atribuyó esta creencia a "una confusión deliberada" por parte de quienes defienden "posiciones orientalistas".

Le secundó el jefe de la diplomacia turca, quien recordó que "el principio central del Islam es la dignidad humana", por lo que no existe "ningún tipo de contradicción con la democracia".

Davotoglu subrayó en este sentido que fue precisamente la dignidad humana lo que estuvo detrás de las revoluciones de Túnez, Egipto y Libia -"no fueron revueltas para pedir comida"- y pidió paciencia para que los procesos democráticos se consoliden.

"Hace dos años en Davos nadie hubiera imaginado que dos años después habría presidentes elegidos democráticamente en estos países. En dos años se ha conseguido mucho, aunque queda mucho por hacer", argumentó el ministro turco de Exteriores.

Pillay, por su parte, denunció los pasos atrás que se han dado en la puesta en marcha del proceso democrático, como en el caso de la nueva Carta Magna de Egipto, que, "en contra de lo que hacía la Constitución anterior, no recoge las obligaciones internacionales del país en lo que se refiere al respeto de los derechos humanos".

La Alta Comisionada de la ONU lamentó que en Egipto no haya habido un proceso consultivo para elaborar la nueva Constitución y lo contrastó con el realizado en Túnez, donde se dio marcha atrás en la concepción de los derechos de la mujer, de la complementariedad a la igualdad, en busca del consenso.

El periodista Thomas Friedman, corresponsal durante muchos años en la región y presente en la plaza cairota de Tahrir durante la revolución egipcia, opinó que "no hay marcha atrás".

"Egipto es como un tigre que llevaba 50 años encerrado en una jaula. Hay tres cosas que están claras, el tigre no volverá a la jaula, no hay que intentar domarlo y a partir de ahora solo va a comer carne de vacuno, después de décadas en las que solo se le alimentaba con comida para perros", ilustró el periodista.

El director general de la organización Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, se sumó al debate dejando en el aire una pregunta que, a su juicio, marcará el futuro de la región: "¿Egipto se convertirá en Turquía, donde gobierna un partido islámico que no utiliza el Islam para suprimir derechos, o se transformará en Irán?".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha