eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La OIT aboga por cambiar las leyes de Bangladesh tras la tragedia de Dacca

- PUBLICIDAD -
La OIT aboga por cambiar las leyes de Bangladesh tras la tragedia de Dacca

La OIT aboga por cambiar las leyes de Bangladesh tras la tragedia de Dacca

Más allá del acuerdo alcanzado entre 31 firmas textiles y los principales sindicatos del sector, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aboga porque Bangladesh adapte su legislación laboral a los estándares internacionales para que todas las compañías estén obligadas a cumplirla.

"El acuerdo alcanzado ayer es muy positivo y un gran avance. Pero lo que también se necesita es una ley que vele por los derechos de los trabajadores y eso incluye su seguridad", señaló hoy en una conferencia de prensa el director general adjunto de la OIT, Gilbert Houngbo.

"Estoy seguro que si hubiese una ley que cumpliera con los estándares internacionales, las empresas locales contratadas por las compañías internacionales no tendrían más remedio que cumplir con ella", agregó.

El acuerdo fue firmado por 31 compañías textiles internacionales, entre ellas la española Inditex y la sueca H&M, pero ha sido rechazado por las estadounidenses Walmart y Gap.

El pacto, de una duración de cinco años y de obligado cumplimiento, promueve las inspecciones independientes de seguridad en el sector textil y la difusión pública de sus resultados, así como reparaciones y renovaciones obligatorias con el objetivo de garantizar la seguridad en los talleres textiles.

El convenio fue alcanzado a raíz de la tragedia del pasado 24 de abril al derrumbarse un edificio de nueve plantas en las afueras de Dacca, con cinco talleres textiles que producían para grandes marcas, y que ocasionó la muerte de al menos 1.127 personas y heridas a 2.438.

La OIT está trabajando desde el día siguiente a la tragedia con las autoridades bengalíes para ayudarles tanto a gestionar el suceso, como a impulsar la reforma de sus leyes laborales.

"El acuerdo de ayer es importante, pero hay que asumir que sólo comprende a un tercio de las 3.000 fábricas textiles del país. Nosotros queremos asegurarnos que no sólo las condiciones de seguridad de éstas fábricas son las adecuadas, sino que los trabajadores ven sus derechos respetados", señaló Houngbo.

Sobre la posibilidad de que algunas empresas abandonen el país para instalarse en otras naciones con leyes menos estrictas, Houngbo respondió que espera que la tragedia y sus consecuencias sirvan para que otros gobiernos sean conscientes de la necesidad de adaptar sus legislaciones.

"Lo que tiene que cambiar es el modelo de hacer negocios, y lamentablemente, tragedias como ésta sirven para despertar consciencias", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha