eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Popular corrige las cuentas de 2016 con ajustes de más de 600 millones de euros

La entidad ha anunciado además el cese del que era hasta ahora su consejero delegado, Pedro Larena

El auditor del banco, PricewaterhouseCoopers, considera que puede haber insuficiencia de provisiones de créditos dudosos, riesgos y garantías asociadas

La acción de Popular ha recogido la noticia con caídas del 5%

La ratio de capital del banco queda rebajada a una horquilla de entre el 11,7% y el 11,85%

- PUBLICIDAD -
Banco Popular pone a disposición de pymes y autónomos en Galicia 700 millones de euros

Las cuentas de 2016 de Popular se cerraron el año pasado con  unas pérdidas de casi 3.500 millones de euros arrastradas por las provisiones del banco para hacer frente a su ladrillo tóxico. Sin embargo, los números podrían ser incluso peores. El auditor de las cuentas de la entidad, PricewaterhouseCoopers, considera que hay que hacer ajustes en las cuentas porque puede haber insuficiencia de provisiones por créditos dudosos, riesgos y garantías asociadas. Además, el auditor estima que podría haber préstamos a clientes que se habrían utilizado como financiación para la ampliación de capital del banco del año pasado y si esto fuera así habría que deducirlo del capital.

Tras conocerse esta información, por la tarde el banco ha comunicado a la CNMV el cese del que era hasta ahora su consejero delegado Pedro Larena. El anuncio se produce después de que se hubiera nombrado como adjunto al presidente a Miguel Escrig asumiendo competencias que hasta ese momento eran de Larena.

Banco Popular no reformulará las cuentas de 2016 pero incluirá las correcciones que sean oportunas de forma retroactiva en los estados financieros del primer semestre tras una auditoría interna de la cartera de crédito y de la ampliación de capital, según ha informado la entidad este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Estas correcciones situarán el ratio de capital total del banco entre el 11,7% y el 11,85%, por debajo del 13,14% de final de año.

Estas correciones de cuentas se suman al momento turbulento que atraviesa el banco que acaba de ver el relevo en su puesto directivo después de que el anterior presidente de la entidad haya sido sustituido por Emilio Saracho. Un relevo que se produce en medio del debate sobre la viabilidad del banco y donde se suceden los rumores de mercado sobre su posible compra.

El banco presidido por Saracho ha asegurado que las desviaciones detectadas en cuatro aspectos puntuales de sus cuentas "en ningún caso" representan un impacto "significativo" en las cuentas de 2016.

El mercado ha acogido la noticia con dudas y la acción de Popular cae un 5% en la bolsa.

¿Qué ve el auditor?

En concreto, el auditor observa "insuficiencia" en determinadas provisiones constituidas respecto a riesgos que deben ser objeto de provisiones individualizadas, que afectarían a los resultados de 2016, y por ello, al patrimonio neto, por un importe de 123 millones de euros.

A ello se suma una "posible insuficiencia" de provisiones asociadas a créditos dudosos en los que la entidad se ha adjudicado la garantía vinculada a estos créditos que, estimada estadísticamente, ascendería, aproximadamente, a 160 millones de euros.

Asimismo, ha detectado la "posible obligación" de dar de baja alguna de las garantías asociadas a operaciones crediticias dudosas, siendo el saldo vivo neto de provisiones de las operaciones en las que se estima que pudiera darse esta situación de, aproximadamente, 145 millones de euros, lo que podría tener un impacto, aún no cuantificado, en las provisiones correspondientes a esas operaciones.

Además, existen, según la auditoría, determinadas financiaciones a clientes que pudieran haberse utilizado para la adquisición de acciones en la ampliación de capital llevada a cabo en mayo de 2016, cuyo importe, si se verificara, debería ser deducido de acuerdo con la normativa vigente del capital regulatorio del banco, sin efecto alguno sobre el resultado ni el patrimonio neto contable.

La estimación estadística del importe de estas financiaciones es de 205 millones de euros, siendo el importe total objeto de este análisis de 426 millones de euros.

"Estos son ajustes que no suponen ningún incumplimiento y, en ningún caso, representan un impacto significativo en las cuentas anuales de la entidad que justifiquen una reformulación, tal y como ha confirmado el auditor PwC y que proceden de los trabajos rutinarios del departamento de auditoría interna", ha señalado el banco.

Respecto a cómo esto afecta a la ratio de capital del banco, se prevé que esta se reduzca desde el 13,14% del cierre de 2016 hasta una horquilla de entre el 11,7% y el 11,85%. El banco estima que cumple con el límite regulatorio a cierre de marzo de 2017 que se sería aplicable al grupo por todos los conceptos ya que este es del 11,375%.

El consejo de administración de la entidad ha considerado oportuno informar públicamente de estas circunstancias teniendo en cuenta que la junta general ordinaria se reunirá el próximo 10 de abril, en segunda convocatoria, para decidir, entre otras cosas, sobre la aprobación de los estados financieros del primer semestre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha